¿Puede el Covid-19 afectar la memoria y la creatividad? Una científica argentina premiada busca la respuesta

·7  min de lectura
Haydée Viola tiene 54 años
veroTELLO

Haydée Ana María Viola tiene 54 años, un doctorado en biología y un flamante título: acaba de anunciarse que es la ganadora del Premio Nacional L’Oréal-UNESCO “Por las Mujeres en la Ciencia”, que se realiza hace 15 años en el país.

El proyecto por el que fue premiada, y para el que recibirá un apoyo económico de $1.000.000, busca evaluar el impacto del Covid-19 en la Argentina sobre la ansiedad, la depresión, la creatividad y la memoria.

Bulevar Caseros: el reducto gourmet que florece al amparo de elegantes edificios históricos

¿En qué consiste el proyecto? Se hacen una serie de encuestas que se entregan por redes sociales y se contestan de forma voluntaria. Para evaluar la creatividad, por ejemplo, se le muestra a la persona una hoja de diario y se le pregunta qué usos alternativos le podría dar. Por ejemplo, hacer un avioncito de papel. Las respuestas se analizan de forma totalmente artesanal. Para evaluar la memoria se le pide al participante que descubra el recorrido oculto que une 15 nodos y que sólo se puede adivinar con prueba y error. La persona debe ir recordando la trayectoria del recorrido a medida que avanza. Al día siguiente debe realizar la misma secuencia, que idealmente debería poder completar en menos pasos.

Haydee Viola es investigadora principal de CONICET en el Instituto de Biología Celular y Neurociencias “Dr. Eduardo De Robertis” (IBCN - CONICET) donde dirige el estudio "La formación de memorias de largo término bajo la hipótesis del etiquetado conductual"
veroTELLO


Haydee Viola es investigadora principal de CONICET en el Instituto de Biología Celular y Neurociencias “Dr. Eduardo De Robertis” (IBCN - CONICET) donde dirige el estudio "La formación de memorias de largo término bajo la hipótesis del etiquetado conductual" (veroTELLO/)

El proyecto busca así desarrollar una aplicación original para dispositivos móviles que permita estudiar a gran escala los procesos cognitivos y las variaciones de estado de ánimo.

“Es interesante estudiar los procesos de aprendizaje y memoria en las personas durante la pandemia y cómo varían entre las que se infectaron por Covid-19 respecto de las que no, o dependiendo de cuánto tiempo llevan de su contagio, o simplemente ver cómo hay otras situaciones que pueden alterar la creatividad que tienen que ver con los estados emocionales”, explica Viola, que desde hace muchos años investiga la memoria.

Actualmente es investigadora principal de CONICET en el Instituto de Biología Celular y Neurociencias “Dr. Eduardo De Robertis” (IBCN - CONICET) en la ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí es la directora del equipo de investigación a cargo del estudio “La formación de memorias de largo término bajo la hipótesis del Etiquetado conductual”, en el Laboratorio de Memoria.

¿Qué es el etiquetado conductual de la memoria? “En síntesis es una hipótesis que postulamos en laboratorio para explicar mejor los mecanismos que se utilizan para generar memoria de larga duración. Ya está bastante estudiado que, para que una experiencia se guarde en el cerebro, debe incidir la síntesis de proteínas. Nuestra tesis es que, ok, se necesitan las proteínas, pero también un proceso importantísimo que es que la experiencia logre marcar o identificar los sitios que se activaron en el cerebro para ello”.

La postulación detrás de la teoría es que, por lo general, no se aprende de a una cosa aislada: una experiencia puede recordar o mejorar otros recuerdos e influir en la generación de los nuevos. “Así puede haber existido una experiencia débil pero que haya dejado una marca en el cerebro. Si poco tiempo antes o después experimentaste algo saliente que fue capaz de inducir síntesis de proteínas en el cerebro eso serviría para transformar el aprendizaje débil en uno que dure por más tiempo”, explica Viola.

Vecina de Benavídez, es la primera graduada universitaria de su familia. Desde chica fue siempre muy curiosa, y considera que la mejor carrera que podría haber elegido una niña que siempre preguntaba por qué es la biología.

Becada

Algo similar le sucedió a Ana Sol Peinetti, ganadora de la categoría Beca de la premiación. De niña amaba resolver problemas e investigar. Oriunda de General Pico, La Pampa, llegó a Buenos Aires para estudiar química a los 18 años. Y nunca se fue. Tampoco nunca dejó de estudiar.

Ana Sol Peinetti, de 34 años, ganó la categoría Beca por su proyecto de  un test de antígeno altamente sensible y específico que permita identificar velozmente variantes de Covid-19 (ej, Delta). La idea es que sea económico y de producción local, de modo que posibilite realizar screenings de alta periodicidad, por ejemplo en colegios, empresas y medios de transportes.
veroTELLO


Ana Sol Peinetti, de 34 años, ganó la categoría Beca por su proyecto de un test de antígeno altamente sensible y específico que permita identificar velozmente variantes de Covid-19 (ej, Delta). La idea es que sea económico y de producción local, de modo que posibilite realizar screenings de alta periodicidad, por ejemplo en colegios, empresas y medios de transportes. (veroTELLO/)

Terminada la carrera, hizo un doctorado en química en la Universidad de Buenos Aires. Su tesis investigó el “uso de matrices nanoporosas como molde para la síntesis de nanopartículas”. Luego realizó un postdoctorado en ingeniería de biomoléculas en el Departamento de Química de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. A eso le sumó otro postdoctorado en química de materiales en el Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas (INIFTA) de La Plata.

El proyecto que presentó para la premiación de L’Oréal-UNESCO, por el que ganó $700.700 para seguir su desarrollo, integra todos los saberes que acumuló en 34 años.

El proyecto que presentó la Doctora Peinetti integra todos los saberes que acumuló en su vida profesional.
veroTELLO


El proyecto que presentó la Doctora Peinetti integra todos los saberes que acumuló en su vida profesional. (veroTELLO/)

Se trata de un test de antígeno altamente sensible y específico que permita identificar velozmente variantes de Covid-19. La idea es que sea económico y de producción local, de modo que posibilite realizar screenings de alta periodicidad, por ejemplo en colegios, empresas y medios de transportes. De esa forma, se podría evaluar el nivel de circulación viral en la población de la variante preocupante de SARS-CoV-2 para la toma de decisiones rápida. Por ejemplo, sobre el mantenimiento de la presencialidad en docentes y alumnos.

Así se fusionan sus conocimientos de materiales y de ingeniería de moléculas en aplicaciones de diagnóstico.

“Busco desarrollar unas moléculas de DNA (ácido desoxirribonucléico), llamadas aptámeros, que uno las puede seleccionar muy específicas para que puedan reconocer distintas variantes de Covid-19. Funcionan en algún punto como anticuerpos, pero la ventaja es que se pueden obtener muy rápido (a través de una técnica específica). Entonces es un test que se podría ir acomodando a medida que vayan surgiendo nuevas variantes”.

A través de un subsidio, Peinetti logró importar de Estados Unidos el equipamiento que permite obtener las moléculas de DNA mediante la selección in vitro.

Otras menciones

También obtuvieron menciones en la categoría “beca” las científicas Guadalupe Peralta, investigadora asistente de CONICET en el Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal (IMBV-CONICET) de la ciudad de Córdoba e Investigadora postdoctoral en la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Canterbury de Nueva Zelanda y María Rocío Meini, investigadora asistente de CONICET en el Instituto de Procesos Biotecnológicos y Químicos de Rosario (IPROBYQ-CONICET) en la ciudad Rosario, Santa Fe y jefa de Trabajos Prácticos en la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la Universidad Nacional de Rosario.

Peralta propuso el proyecto “La diversidad en la biodiversidad”, que busca conocer la variabilidad morfológica de plantas y polinizadores en un gradiente latitudinal del desierto del Monte, uno de los biomas argentinos, y comprender su rol en las interacciones entre especies. A partir de esto, poder entender cuán importante es, desde un punto de vista ecológico, que los individuos de una misma especie sean diversos en su morfología.

En tanto, Meini postuló el proyecto “Revalorización de desechos agroindustriales mediante procesos de bajo impacto ambiental para obtener compuestos bioactivos”, que consiste en optimizar los procesos que facilitan la extracción de polifenoles antioxidantes a partir de residuos agroindustriales como orujo de uva y cascarilla de soja, junto a una evaluación de la funcionalidad de los extractos y sus posibles aplicaciones en alimentos. Según la descripción del proyecto, se basa en utilizar estos residuos agroindustriales “que hoy se encuentran en gran volumen en nuestro país generando problemas tanto ambientales como económicos, con los fines de generar productos de alto valor con aplicaciones en alimentos funcionales y en cosmética”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.