El costo de producir en el país subió 3,6% en septiembre

LA NACION

El Instituto de Economía de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) presentó ayer el índice de costo argentino de la producción (ICAP), un nuevo informe sintético que aspira a monitorear periódicamente la tendencia del costo empresario a partir del seguimiento de variables vinculadas a insumos productivos y clima de negocios.

El estudio saldrá con periodicidad mensual y tiene un retardo de dos meses. Por eso, su primera edición se refiere al mes de septiembre, período en el cual se detectó un incremento del 3,6% en el costo argentino respecto del mismo período del año anterior.

"Lo que esto muestra es una desaceleración en el ritmo de aumento del costo porque, en agosto, este mismo guarismo había sido del 6%", comentó durante la presentación a la prensa la economista Silvia Caviola, una de las creadoras del flamante índice. "Está mostrando que hay una mejora en términos de costos", agregó.

Con un alza mensual de apenas 0,1%, el ICAP se mantuvo estable respecto de agosto, razón que le impidió mantener la tendencia a la baja observada durante el mes previo. Asimismo, el estudio reveló que el índice se encuentra 6% por encima de los niveles de enero de 2016.

"Luego de una baja de casi 2% mantenida durante el primer trimestre del año pasado, el costo argentino tuvo hasta agosto de 2016 una tendencia estable, que comenzó a revertirse en el último trimestre. Esta misma tendencia creciente se mantuvo durante el primer semestre de 2017 y parece estar revirtiéndose a partir de las últimas dos mediciones", detalló la UADE.

En este marco, Caviola contó que las causas de la suba del ICAP en septiembre fueron los aumentos en la presión tributaria (21% en términos reales), el costo de la construcción (4,86%), el salario privado (12,26%), el pago de seguros (5,26%), los bienes de capital (6,80%) y el costo logístico (1,96%).

Entre los componentes del ICAP que exhibieron una tendencia descendente en términos reales durante el noveno mes del año estuvieron la energía eléctrica (-3,96%), las materias primas (-14,09%) y el riesgo país (-15,23%), a los que se sumaron los conflictos laborales (-98,86%).

Sobre esta última categoría, Caviola detalló que "todo lo que sea conflicto y paros afecta la productividad, y eso repercute sobre los costos de la producción."

El equipo a cargo del diseño del ICAP reconoció que sus resultados muestran similitudes con los obtenidos por el índice de precios internos al por mayor (IPIM), que elabora el Indec. De hecho, la correlación entre ambos indicadores es bastante alta: 0,84, siendo 1 la correlación perfecta.

"La tendencia de ambos es similar", señaló Caviola. "Pero el ICAP incorpora el clima de negocios, que no está incluido en el IPIM. De esta manera, el indicador no muestra solamente la evolución de los insumos", concluyó.