Costa Rica avanza en el desarrollo de una medicina contra la COVID-19 a base de plasma

Agencia EFE

San José, 28 abr (EFE).- El Instituto Clodomiro Picado de Costa Rica anunció este martes que tras fabricar un primer lote de prueba, está listo para procesar el plasma de pacientes recuperados de la COVID-19 en la búsqueda de un medicamento para el tratamiento de la enfermedad.

La citada institución, especialista en producción de antivenenos de serpientes, desarrolla el proyecto por solicitud de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y afirmó que los resultados obtenidos en el lote de prueba fueron muy satisfactorios.

La prueba permitió verificar que todo está listo para recibir el plasma de las personas convalecientes del COVID-19 cuando la CCSS lo envíe, para posteriormente producir la formulación de inmunoglobulinas purificadas y concentradas que se podría inyectar a pacientes para tratar la enfermedad.

El objetivo es trabajar en un tratamiento contra la COVID-19 a base de plasma donado por las personas recuperadas.

Si una persona se recupera satisfactoriamente de la COVID-19, su organismo genera una inmunidad (resistencia) que puede ser extraída del plasma de su sangre y ser usada para salvar la vida a otras personas con cuadros agudos provocados por el virus SARS-CoV-2.

Esa inmunidad es gracias a los anticuerpos o inmunoglobulinas que neutralizan dicho virus.

"Hicimos una corrida de prueba simplemente para verificar que la línea corría bien, y los resultados fueron muy satisfactorios. La precipitación ocurrió del modo que esperábamos y pudimos obtener más de 50 viales de un proceso de 25 litros de plasma", explicó en declaraciones enviadas a la prensa el coordinador de la División Industrial del Instituto, Guillermo León.

Esta prueba se efectuó con plasma de pacientes que no han padecido la enfermedad, con el único propósito de afinar el sistema de producción.

Para realizar este proceso el Instituto tuvo que modificar su laboratorio de producción, con el objetivo de incorporar una línea alternativa de procesamiento de plasma humano. Ya que se trata de una línea completamente diferente a la que se usa en la elaboración de los sueros antiofídicos, que es a lo que se dedica el ente.

"El trabajo de estas últimas semanas lo hemos enfocado en la producción de antivenenos y así llenar nuestras bodegas con el suficiente producto para satisfacer la demanda. Esto nos dará espacio y despejar la agenda del cuarto limpio con la idea de procesar, sin mayores retrasos, el plasma en el momento en que la CCSS lo haga llegar”, enfatizó León.

Costa Rica también anunció la semana pasada que trabajará en la investigación y desarrollo de sus propias pruebas para diagnosticar el virus SARS-CoV-2, que causa la enfermdad de la COVID-19, y que liberará la información para que la puedan utilizar otros países.

Hasta el momento Costa Rica contabiliza 697 casos de COVID-19, 6 personas fallecidas y cerca del 40% de los contagiados han sido declarados como recuperados.

(c) Agencia EFE