Costa Esmeralda, el exclusivo barrio cerrado donde alquilar cuesta US$4000 la quincena y tiene ocupación plena

·4  min de lectura
El barrio cerrado queda en el Partido de la Costa
Tomás Cuesta

Costa Esmeralda tiene 1000 hectáreas entre médanos, verde y mar. El exclusivo barrio cerrado con playa propia, que comenzó como un proyecto en 2004 y que inauguró su primera casa en 2008, cuenta con 16 barrios, 4000 lotes y solo en 2021 inició la construcción de 700 casas y entregó 35 departamentos nuevos.

Costa Esmeralda está en el Partido de la Costa, cerca de Pinamar. Tiene de todo: un centro comercial propio (con locales de gastronomía y de otros rubros), una proveeduría, 12 canchas de tenis, una de golf, una de fútbol, un campo de polo, pádel, un gimnasio y muchas propuestas para familias.

También cuenta con un anfiteatro, juegos para chicos, y la administración organiza torneos de varios deportes para toda la familia.

(ARCHIVO) El barrio cerrado Costa Esmeralda en el Partido de la Costa
Tomás Cuesta


(ARCHIVO) El barrio cerrado Costa Esmeralda en el Partido de la Costa (Tomás Cuesta/)

Hay tres paradores sobre la playa y ofrece privacidad y seguridad. La ocupación de una temporada a la otra aumentó en un 20% y la mayoría —entre un 70 y un 80%— de los que se alojan durante el verano son inquilinos.

En este momento hay ocupación plena. Según dijo a LA NACION Santiago Valledor, gerente de proyecto de Eidico, la desarrolladora que administra el lugar, son 1885 las plazas ocupadas.

Pinamar: iba en cuatriciclo, quiso esquivar un control de alcoholemia y atropelló a un policía

El costo de una casa, por una quincena, arranca en los US$4000. Las casas son muy amplias: la más chicas tienen cuatro cuartos. Y alojarse ahí da derecho al uso de todos los servicios.

Costa Esmeralda es ideal para aquellos que quieren olvidarse de la rutina y la vida urbana. Si una familia quiere disfrutar sin moverse demasiado, puede hacerlo: no es necesario trasladarse para nada. Y en tiempos de coronavirus, eso vale el doble.

Ana Paula y Gabriel viven la mayor parte del año en Costa Esmeralda
Gentileza


Ana Paula y Gabriel viven la mayor parte del año en Costa Esmeralda (Gentileza/)

Alquilar un departamento cuesta la mitad que una casa: US$2000. Los edificios están cerca de uno de los lugares más lindos del complejo: una confitería sobre un médano con vista al campo de golf de 27 hoyos, con verde a un lado y el otro —los green de los hoyos son particularmente vistosos— y con bastante silencio.

Oferta gastronómica

El lugar tiene una buena propuesta gastronómica. Hay algunos turistas o propietarios que van allí todas las tardes para ver caer el sol, leer e incluso trabajar.

Costa tiene avenidas de arena “troncales” que conectan los principales puntos del barrio y en las que se puede circular a 50 kilómetros por hora. Esas avenidas no tienen conexión con los barrios para dar mayor tranquilidad.

Hay un autobús ecológico que permite moverse dentro del predio sin el auto. Los cuatriciclos y los UTV —que tanta polémica causan en Pinamar— son patentados por los administradores del barrio por seguridad y para controlar que no excedan los límites de velocidad. Si lo hacen son multados.

El centro comercial de Costa Esmeralda
Tomás Cuesta


El centro comercial de Costa Esmeralda (Tomás Cuesta/)

Se podría decir que Costa Esmeralda es una mini ciudad en medio del bosque y con salida al mar. Una a la que muchos propietarios decidieron irse a vivir de manera permanente. Hay alrededor de 250 personas todo el año y otras 150 de manera intermitente.

Uno de los que hace un mix entre Costa Esmeralda y Buenos Aires es Gabriel, con su esposa, Ana Paula. La pandemia les dio el empujón. “Tenía una oficina con 50 empleados a los que tuve que mandar a la casa. Así que cargamos las cosas para 15 días cuando cerró todo y terminamos viviendo ocho meses. Ahora vamos y volvemos”, contó en una entrevista a la revista interna del barrio.

El barrio cerrado Costa Esmeralda en el Partido de la Costa
Tomás Cuesta


El barrio cerrado Costa Esmeralda en el Partido de la Costa (Tomás Cuesta/)

Cristina y Juan también eligieron irse a vivir a Costa Esmeralda en pandemia. Ella cuenta que alquilaron su casa de Buenos Aires y convirtieron a este en su hogar definitivo. “Fue algo así como recuperar el paraíso perdido. Y en gran parte gracias a la seguridad de Costa y la amabilidad de toda su gente”, afirma.

Por todas estas razones Costa Esmeralda se convirtió en un lugar codiciado. No por nada todos sus lotes ya fueron vendidos. Ahora, solo queda una parte a desarrollar por fuera de lo que es el barrio individual, y estará destinada a emprendimientos comerciales y edificios. El resto, son todas reventas. El año pasado se llegó a las 1000 cesiones de tierras.

El barrio cerrado Costa Esmeralda en el Partido de la Costa
Tomás Cuesta


El barrio cerrado Costa Esmeralda en el Partido de la Costa (Tomás Cuesta/)

El barrio cerrado Costa Esmeralda en el Partido de la Costa
Tomás Cuesta


El barrio cerrado Costa Esmeralda en el Partido de la Costa (Tomás Cuesta/)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.