Corte del Vaticano escucha llamada telefónica grabada en secreto del cardenal con el Papa

FOTO DE ARCHIVO. Un juicio en el Vaticano de 10 personas acusadas de delitos financieros, incluido el cardenal Angelo Becciu, se reanuda después de que un juez principal ordenara a la fiscalía dar a la defensa más acceso a las pruebas y a interrogar a los acusados ​​a quienes no se les había dado el derecho a hablar antes, en el Vaticano

Por Philip Pullella

CIUDAD DEL VATICANO, 24 nov (Reuters) - Un tribunal en un juicio por corrupción en el Vaticano escuchó el jueves una llamada telefónica grabada en secreto entre el principal acusado, el cardenal Angelo Becciu, y el Papa Francisco.

La grabación fue realizada sin el conocimiento del Papa por alguien en una habitación con Becciu en julio de 2021, poco antes de que comenzara el juicio y mientras el pontífice aún se estaba recuperando de una cirugía intestinal mayor, según las declaraciones ante el tribunal.

Se pidió a los reporteros que abandonaran la sala mientras se reproducía la cinta, pero los abogados que la escucharon dijeron que Becciu le pidió al Papa que confirmara que le había autorizado un pago para ayudar a liberar a una monja que había sido secuestrada en África.

Los abogados dijeron que en la conversación, el Papa parecía perplejo y confundido por el motivo de la llamada de Becciu y que el líder católico le pidió repetidamente al cardenal que le enviara una nota escrita sobre lo que quería.

En 2018, Becciu, entonces la tercera persona más poderosa del Vaticano, contrató a la también acusada Cecilia Marogna, quien se describe como analista de seguridad, para liberar a una religiosa colombiana que fue secuestrada en Malí por un grupo vinculado a Al Qaeda.

Marogna, de 44 años, recibió 575.000 euros (598.630 dólares) de la Secretaría de Estado, el departamento más importante del Vaticano, entre 2018 y 2019, cuando Becciu trabajaba allí. El dinero fue enviado a una empresa que ella había establecido en Eslovenia y recibió algo en efectivo, según las declaraciones ante el tribunal.

La policía descubrió que Marogna había gastado gran parte del dinero en uso personal, incluida ropa de marca de lujo y visitas a centros de salud.

Marogna está acusada de desfalco, en tanto que Becciu enfrenta cargos por desfalco, corrupción y abuso de poder. Ambos, al igual que otros ocho acusados en el juicio, niegan haber actuado mal.

El fiscal jefe en el juicio, Alessandro Diddi, dijo a los periodistas el jueves que había comenzado un nuevo ángulo de su investigación bajo la que sospecha de que Becciu está involucrado en una conspiración criminal. El fiscal sostuvo que ya ha entregado esos detalles en la corte.

Los abogados de Becciu dijeron en un comunicado que no estaban al tanto de nuevas acusaciones. La declaración no hizo comentarios sobre la llamada telefónica grabada en secreto.

Un año antes de que comenzara el juicio, Francisco despidió a Becciu bajo sospecha de nepotismo. Becciu niega haber hecho algo para ayudar económicamente a su familia.

(Reporte de Philip Pullella. Editado en español por Marion Giraldo)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Mexicanos incontrolables en Qatar: alcohol escondido y “ya se la saben, carteras y celulares”