La Corte Suprema de El Salvador suspende la investigación sobre los sacerdotes asesinados en 1989

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: La Corte Suprema de Justicia de El Salvador, en San Salvador
FOTO DE ARCHIVO: La Corte Suprema de Justicia de El Salvador, en San Salvador

CIUDAD DE MÉXICO, 29 oct (Reuters) - La Corte Suprema de El Salvador dictaminó el jueves que no se debe investigar a los altos cargos sospechosos de tener vínculos con el asesinato en 1989 de seis sacerdotes jesuitas, entre ellos un expresidente, según indicaron los abogados de ambas partes.

El asesinato de los sacerdotes durante la guerra civil del país centroamericano fue uno de los episodios más notorios durante el conflicto, en el que murieron 75.000 personas y 8.000 desaparecieron.

En abril de 2018, un tribunal reabrió una investigación sobre los asesinatos y nombró en los documentos judiciales a seis oficiales militares y a un expresidente, Alfredo Cristiani, como sujetos de la investigación.

Pero Arnau Baulenas, un abogado de derechos humanos que ha estado representando a las víctimas en las audiencias de la Corte Suprema, dijo a Reuters que los jueces decidieron que la investigación no debía continuar.

"Los autores intelectuales de la masacre no deben ser investigados", dijo Baulenas, citando la decisión del tribunal.

Reuters no pudo obtener inmediatamente el fallo de la Corte Suprema, pero Lisandro Quintanilla, un abogado que representa a dos de los oficiales militares sospechosos de estar involucrados en las muertes, confirmó que la corte había detenido la investigación.

Cristiani ha negado en el pasado cualquier implicación en el asesinato, al igual que los oficiales militares identificados en los documentos del tribunal. El expresidente no respondió a la solicitud de comentarios.

Cinco de los sacerdotes asesinados eran españoles y en septiembre, un tribunal español condenó a un excoronel del ejército de El Salvador, Inocente Montano, a 133 años de prisión por su participación en el asesinato de los sacerdotes.

Montano había sido detenido en Estados Unidos y extraditado a España.

España también ha acusado a 20 exoficiales del ejército salvadoreño en relación con los asesinatos, que tuvieron lugar cuando un grupo de soldados del Batallón Atlacatl, entrenado por Estados Unidos, entró en el campus de la Universidad Centroamericana de El Salvador.

Uno de los sacerdotes asesinados era el padre Ignacio Ellacuría, destacado crítico del Gobierno de derechas de El Salvador y rector de la universidad.

(Información de Nelson Rentería; escrito por Drazen Jorgic; editado por Robert Birsel; traducción de Jorge Martínez)