La Corte Suprema insinúa que salvará el Obamacare

Agencia EFE
·3  min de lectura

Washington, 10 nov (EFE News).- La Corte Suprema dio indicios este martes de que mantendrá en pie al menos la mayor parte de la reforma sanitaria de 2010, conocida como Obamacare, durante una audiencia sobre los intentos de tumbarla del Gobierno del presidente saliente, Donald Trump, y de republicanos en varios estados.

El Supremo ya salvó en dos ocasiones -en 2012 y 2015- la pieza más importante del legado del expresidente Barack Obama (2009-2017), una ley sanitaria que ha dado cobertura a más de 20 millones de personas en Estados Unidos y que los republicanos llevan una década tratando de derogar.

Sin embargo, la corte que escuchó este martes los argumentos del nuevo desafío a Obamacare es la más conservadora que ha examinado nunca esa ley, pues cuenta con tres jueces nuevos, todos ellos nominados por Trump, incluida la magistrada recién incorporada al tribunal Amy Coney Barrett.

Ese factor atemoriza a los demócratas, pero la audiencia les dio razones para el optimismo, porque al menos cinco de los nueve jueces del Supremo dieron señales de que no están a favor de derogar el grueso de la ley, incluidos dos miembros de la mayoría conservadora del tribunal: John Roberts y Brett Kavanaugh.

"No es nuestro trabajo" tumbar la reforma sanitaria cuando el Congreso de EE.UU. no lo hizo, dijo Roberts, el presidente del Supremo, durante la audiencia de este martes, que se desarrolló por teleconferencia y duró unas dos horas.

La decisión del Supremo no se espera hasta la primera mitad de 2021, ya bajo el mandato del presidente electo, Joe Biden, quien ha prometido defender y ampliar el alcance de Obamacare, mientras que Trump ha tratado sin éxito de derogar esa ley sanitaria durante sus casi cuatro años en el poder.

Lo máximo que consiguió Trump fue que el Congreso, controlado por los republicanos, debilitara en 2017 uno de los pilares de la ley -la obligación de todos los estadounidenses de contratar un seguro médico-, al dejar en cero la multa económica que existía para aquellos ciudadanos que no lo hicieran.

El estado de Texas -que junto a otros 17 territorios liderados por republicanos y dos individuos pidió al Supremo revisar de nuevo la legalidad de Obamacare- argumenta que ese cambio convierte la ley en anticonstitucional.

En su primera revisión de la ley en 2012, el Supremo determinó que la obligación de contratar el seguro médico, y la multa correspondiente, podía contemplarse como un impuesto, y eso era constitucional bajo el poder del Congreso de imponer tasas.

Según los demandantes, al reducir a cero esa multa, ya no hay impuesto; pero quienes defienden la ley insisten en que el Congreso tiene en sus manos la posibilidad de volver a imponer esa penalización, y además alegan que, como ya no hay castigo, es innecesario derogar la ley.

"Parece bastante claro que el remedio adecuado sería eliminar la parte del mandato (que obliga a contratar un seguro médico) y mantener en pie el resto de la ley", afirmó durante la audiencia Kavanaugh, uno de los jueces nominados por Trump.

Al contrario que en los anteriores desafíos a Obamacare, ningún senador republicano ha expresado su respaldo a la demanda, en una muestra de lo polémico que sería derogar esa ley sin tener otra legislación para sustituirla y en plena pandemia de la covid-19.

(c) Agencia EFE