Indocumentados en ayuno cabildean por reforma migratoria para los 11 millones

·2  min de lectura

Los Ángeles, 28 jun (EFE News).- Indocumentados que están en ayuno en Washington para impulsar una reforma migratoria que favorezca a los 11 millones de indocumentados en Estados Unidos realizaron visitas de cabildeo a congresistas demócratas para urgirlos a aprobar un proyecto que les abra el camino a la ciudadanía.

La huelga de hambre, que comenzó a principios de junio y en el que han participado un gran número de organizaciones de todo el país, se realiza en las instalaciones de la Iglesia Luterana de la Reformación, a pocas cuadras del Congreso.

La inmigrante mexicana Elizabeth Jiménez, una de las participantes del ayuno, tuvo la oportunidad de realizar cabildeo en el Congreso. La indocumentada fue parte del grupo que defendió la necesidad de una legalización inclusiva en una reunión con la representante Ilhan Omar.

“Le conté mi historia y cómo en 24 años no he podido arreglar mi situación a pesar de estar casada con un ciudadano (estadounidense) y ser mamá de dos ciudadanos”, dijo este lunes a Efe Jiménez, que es una trabajadora esencial de Los Ángeles que viajó la semana pasada a la capital.

Añadió que intercedió por los 11 millones de indocumentados y pidió a la congresista, que hace parte del ala progresista de los demócratas, que no abandone la idea de que todos ellos sean cubiertos por una reforma.

Tras la visita del grupo de inmigrantes, Omar dijo este lunes en su cuenta de Twitter que “debemos crear un camino hacia la ciudadanía para todas las personas indocumentadas que viven aquí”.

El mensaje estaba acompañado de una foto con el grupo que visitó a la legisladora por Minnesota.

El grupo de inmigrantes que viajó desde Los Ángeles también se reunió con legisladores hispanos como el congresista Chuy García.

Como parte de los esfuerzos, la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA) inició este lunes tres días de cabildeo para presionar a más de 40 representantes y senadores en Washington.

Luz Castro, abogada de política nacional de CHIRLA, explicó a Efe, que los esfuerzos se concentran en animar a los demócratas para que se utilice el proceso de reconciliación para aprobar una reforma migratoria.

Este proceso permitiría evadir la necesidad de tener 60 votos para la aprobación de la reforma en el Senado, y ha sido usado para evitar el obstruccionismo y, por tanto, permitir la aprobación de proyectos de ley con el apoyo de una mayoría simple (51 votos) en ese cuerpo legislativo, actualmente dominado por estrecha minoría por los demócratas.

Castro agregó que el cabildeo con los demócratas también es para que todos los miembros del partido estén en consonancia con el presidente Joe Biden y no se opongan a un proyecto que incluya a los 11 millones de indocumentados.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.