El Supremo de EEUU sentencia que los trabajadores no pueden perder sus empleos por pertenecer al colectivo LGBT+

Por Oscar Lopez
Joseph Fons sostiene una bandera del Orgullo mientras corre delante del edificio de la Corte Suprema de Estados Unidos, después de que el tribunal dictaminó que una ley federal que prohíbe la discriminación en el lugar de trabajo también cubre la orientación sexual, en Washington.

Por Oscar Lopez

CIUDAD DE MÉXICO, 15 jun (Reuters) - Una sentencia del Tribunal Supremo de EEUU que protege a las personas homosexuales y trans de la discriminación en el trabajo fue aclamada por grupos LGBT+ como el momento más significativo de la lucha por la igualdad de derechos en Estados Unidos desde la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo.

En una votación 6-3, el tribunal decidió que las personas gay y transgénero están protegidas por el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohíbe la discriminación laboral en base a sexo, raza, color, origen o religión.

"Ninguna persona trans, lesbiana o gay puede ser despedida o discriminada por ser gay o transgénero, esa es la ley ahora", dijo Vandy Beth Glenn, quien fue despedida en 2007 cuando se declaró como mujer trans, a la Fundación Thomson Reuters. "Esta es una victoria para todos los estadounidenses".

Más de la mitad de los estadounidenses LGBT+ viven en estados en los que no hay una protección explícita en el lugar de trabajo, según el grupo de expertos Movement Advancement Project, lo que significa que podrían ser despedidos o acosados por ser gay o trans y tendrán pocos recursos legales para defenderse.

"Realmente no hay palabras para describir lo eufórico que estoy" dijo Gerald Bostock, un hombre de Georgia que perdió su trabajo como coordinador de servicios de bienestar de menores después de unirse a un equipo de softbol gay.

"Cuando fui despedido hace siete años me quedé hecho polvo", relató en un comunicado. "Hoy podemos ir a trabajar sin miedo de ser despedidos por quienes somos y a quienes amamos".

El caso de Bostock fue uno de los tres a los que se hizo referencia en la decisión de la corte.

En el fallo, el juez Neil Gorsuch escribió: "En el Título VII, el Congreso adoptó un lenguaje amplio que hace ilegal para un empleador tener en cuenta el sexo de un empleado al decidir despedirlo".

"No dudamos en reconocer hoy una consecuencia necesaria de esa decisión legislativa: un empleador que despide un individuo simplemente por ser gay o transgénero está desafiando la ley".

El grupo conservador cristiano Alianza por la Libertad calificó el fallo como "decepcionante".

"Redefinir 'sexo' para que signifique 'identidad de género' creará caos y enorme injusticia para mujeres y niñas en el atletismo, refugios para mujeres y muchos otros contextos", dijo John Bursch, abogado del grupo.

"Se implementaron leyes de derechos civiles que usan la palabra 'sexo' para proteger la igualdad de oportunidades para las mujeres (...) Permitir que un tribunal o burócratas del gobierno redefinan un término con un significado tan claro e importante socava esas oportunidades: las que la ley fue diseñada para proteger".



(Editado en español por Javier Leira; La Fundación Thomson Reuters es una unidad de Thomson Reuters que cubre temas humanitarios, conflictos, derechos humanos, asuntos de igualdad de género y de cambio climático. Visite http://news.trust.org para acceder a más artículos)