La Corte Suprema brasileña comenzó a analizar la decisión que anuló las condenas a Lula

·3  min de lectura
Lula da Silva recibió un fallo favorable el 8 de marzo, ahora en discusión
MIGUEL SCHINCARIOL

BRASIL.- La Corte Suprema de Brasil comenzó a analizar este miércoles en sesión plenaria la anulación de las condenas por corrupción contra Luiz Inacio Lula da Silva, dictada por uno de sus jueces, que le restituyó al expresidente izquierdista los derechos políticos.

En este nuevo juicio con potencial de sacudir la política brasileña, los 11 magistrados también podrían pronunciarse sobre la decisión posterior de una sala de la Corte de declarar “parcial” al exjuez Sergio Moro en la condena por la que el exmandatario fue a la cárcel.

Pedro Castillo, el hombre del Perú profundo que pone nervioso al establishment

El juez Edson Fachin desató el 8 de marzo una tormenta al considerar que el tribunal de Curitiba que condenó a Lula, de 75 años, por dos causas no tenía competencia para hacerlo y que el exmandatario (2003-2010) debe ser juzgado nuevamente por la Justicia federal en Brasilia.

Esas causas, por las cuales Lula siempre se declaró inocente, están vinculadas con la investigación Lava Jato sobre sobornos pagados a políticos para obtener contratos en la estatal petrolera Petrobras. La Fiscalía General de la República (PGR) recurrió la anulación de las sentencias, pero Fachin rechazó el recurso y determinó que sea el pleno de la Corte quien decida.

Tensión en Brasil: Jair Bolsonaro echó al jefe de la Policía Federal y Sergio Moro queda a un paso de la renuncia
REUTERS


Sergio Moro y Jair Bolsonaro (REUTERS/)

La decisión de Fachin no tornó a Lula inocente, pero abrió la puerta para que desafíe en las elecciones de 2022 al presidente Jair Bolsonaro, su enemigo declarado, cosa que todavía no ha decidido. Si la Corte refuta ahora la tesis de Fachin, Lula perdería ese derecho.

Lula fue declarado culpable por Moro en 2017 de corrupción y lavado como beneficiario de un departamento en la playa ofrecido por una constructora. Tras ser condenado en segunda instancia, en 2018, estuvo detenido 18 meses y quedó fuera de la carrera presidencial ganada por Bolsonaro.

El exlíder sindical fue liberado después de que la Corte Suprema determinara en noviembre de 2019 que los condenados tenían derecho a agotar todos los recursos judiciales antes del cumplimiento efectivo de la pena. Ese mismo mes fue condenado a 17 años en segunda instancia por otro caso, acusado de recibir sobornos de constructoras bajo forma de obras en un sitio en Atibaia (Sao Paulo).

Duelo de magnates: Elon Musk volvió a cruzar a Bill Gates por el coronavirus con una caricatura que luego borró

Lula tiene pendientes otras dos denuncias en Curitiba, que por la decisión de Fachin también pasaron a Brasilia, así como por lo menos otras tres causas que ya se hallan en el Distrito Federal. La Corte podría pasar a analizar además si avala la decisión, también de marzo, de que Moro actuó con parcialidad en la condena en el caso del departamento.

Ese fallo es un nuevo revés a la investigación Lava Jato, de la que Moro era la principal figura y que llevó a la cárcel a decenas de empresarios de primer plano y a políticos de casi todos los partidos. Y tiene implicaciones políticas, porque Moro terminó siendo ministro de Justicia de Bolsonaro, hasta que salió del cargo tras enemistarse con el mandatario. Numerosos analistas lo sitúan en la carrera presidencial en 2022.