Corte niega maniobra de Samark López por evadir pago de millonaria sentencia

·4  min de lectura

Una corte de apelaciones de Estados Unidos rechazó esta semana los esfuerzos del empresario venezolano Samark López por recortar en dos tercios un dictamen de $318 millones, parte de los cuales provendrían de sus activos, a ser entregados para compensar a tres contratistas estadounidenses secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

López, quien fue sancionado por Estados Unidos bajo la acusación de ser el testaferro del ex vicepresidente venezolano Tareck el Aissami, había introducido la apelación haciendo uso de un tecnicismo, alegando que el personal de la corte anterior se había equivocado al calificar el monto a ser desembolsado como un pago compensatorio, cuando la corte no había utilizado el término.

La designación es importante porque permitía triplicar el monto a pagar emitido inicialmente por la corte anterior de $106 millones para beneficio de las víctimas de las FARC. La corte también había decidido previamente que López formaba parte de una operación criminal que unía al régimen socialista de Caracas y la organización guerrillera.

Al reafirmar la sentencia de un juez del distrito Medio de la Florida emitido en el 2010, la corte federal de apelaciones señaló esta semana que la jurisprudencia utilizada para introducir la apelación – La Regla 60 (a) de la Ley Federal de Procedimiento Civil– sólo puede ser usada para corregir un dictamen de manera de hacerla corresponder a la verdad y no para llevarla a decir otra cosa diferente a lo originalmente establecido.

Lo solicitado en la apelación “es una alteración material a la naturaleza de los daños a pagar a los demandantes por la corte de distrito” que afectaría los derechos de los demandantes al recortar en más de $200 millones el monto de la decisión total emitida de $318 millones, dijo la corte.

Parte de ese monto, cerca de unos $53 millones, sería pagado por los activos de López que fueron congelados en Estados Unidos, luego que el empresario fuera sancionado por el Departamento del Tesoro.

López, quien meses atrás reportó que Estados Unidos le había congelado más de $160 millones como resultado de las sanciones, insiste en que es víctima de una conspiración mediática financiada por fines políticos y niega tener o haber tenido vínculos con el narcotráfico o con las FARC.

En un pronunciamiento enviado el año pasado a el Nuevo Herald, Lopez negó la noción de que sus operaciones empresariales estén de alguna manera vinculadas a las FARC o al denominado Cartel de Los Soles, organización compuesta por altos funcionarios del régimen venezolano que controla las operaciones de narcotráfico en Venezuela.

“A cinco años del anuncio de mis sanciones y de estar sujeto a un sin fin de investigaciones, ninguna fiscalía me acusa de narcotráfico o lavado de activos, porque simplemente no tengo ni tuve ninguna relación con ningún cartel u organización terrorista como las FARC”, dijo López en un breve mensaje enviado a el Herald.

“Ha sido todo una narrativa mediática diseñada y financiada con fines políticos. Pero como toda narrativa falsa, carece de hechos concretos y la realidad se impondrá en forma de justicia”, agregó.

El gobierno de Estados Unidos ofreció en el 2020 una recompensa de $5 millones por información que conduzca a la captura o sentencia del empresario venezolano, quien las autoridades sospechan se encuentra en Venezuela. López y El Aissami figuran en la lista de los más buscados de la Policía de Inmigración y Aduanas, ICE, y ha sido señalado públicamente por el gobierno estadounidense de estar relacionado con el narcotráfico.

El Aissami fue descrito por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos como un importante actor en las operaciones del narcotráfico internacional.

El Aissami “facilitó los envíos de narcóticos desde Venezuela, ejerciendo control sobre los vuelos que salían desde una base aérea venezolana y rutas de drogas a través de puertos en Venezuela”, resalta el portal del ICE, donde el número tres del régimen de Nicolás Maduro aparece entre los más buscados.

También “supervisó o era dueño parcial de envíos de narcóticos de más de 1,000 kilos desde Venezuela en múltiples ocasiones, entre ellos los que tenían como destino México y Estados Unidos”, agregó el portal.

El gobierno de Estados Unidos actualmente ofrece una recompensa de $10 millones por El Aissami.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.