La Corte decidió que la justicia porteña sea la que investigue la denuncia contra José Alperovich por abuso sexual

·2  min de lectura
José Alperovich, senador tucumano de licencia, fue denunciado por su sobrina, que lo acusó de hechos reiterados de abuso sexual
José Alperovich, senador tucumano de licencia, fue denunciado por su sobrina, que lo acusó de hechos reiterados de abuso sexual

La Corte Suprema resolvió que la justicia porteña es la que debe investigar al senador y exgobernador de Tucumán José Alperovich, denunciado por su sobrina por abuso sexual con acceso carnal reiterado.

Los jueces Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti entendieron que el caso debía tramitar en el juzgado de instrucción porteño N° 35, a cargo de Osvaldo Rappa. En el mismo sentido había dictaminado la Procuración General de la Nación, en contra de los deseos de Alperovich.

El problema de competencia se había suscitado entre el juzgado de Rappa y el juzgado de Instrucción N° 2 de San Miguel de Tucumán. La denuncia que la joven de 29 años presentó contra José Alperovich fue por “hechos reiterados de abuso sexual” que se habrían cometido de manera continuada en ambas jurisdicciones: la ciudad de Buenos Aires y Tucumán.

La justicia porteña se había declarado incompetente y lo mismo ocurrió con la justicia tucumana. Por eso, el asunto lo tuvo que dirimir la Corte. Mientras tanto, la causa estuvo paralizada hasta ahora.

La denunciante, que además de ser sobrina fue colaboradora de Alperovich, se quejó por la lentitud de la Justicia. En una carta difundida por un equipo que la acompaña desde que realizó la denuncia, el 23 de noviembre de 2019, la joven reclamó celeridad y advirtió sobre las “demoras poco profesionales” en las que incurrieron los encargados de investigar el caso.

En otro párrafo del texto, la sobrina de Alperovich calificó de “perversa y contradictoria” la actuación del Poder Judicial, pues tuvo que declarar eternas horas ante la justicia tucumana y la porteña, reviviendo lo que había sufrido.

Alperovich está actualmente con licencia en su cargo como senador nacional. Dónde ocurrió el presunto abuso sexual es determinante para definir la competencia. En este caso la joven denunció que tanto en Tucumán como en Buenos Aires sufrió episodios de violencia sexual, física y psicológica.

La sobrina del exgobernador sostiene que los hechos denunciados ocurrieron entre diciembre de 2017 y mayo de 2019. Alperovich, de 66 años, estaba de vacaciones en Miami cuando se conoció la primera denuncia en Tucumán. El 25 de noviembre de 2019 pidió licencia sin goce de sueldo en el Senado. El 4 de junio intentó volver al Senado, pero los legisladores se lo impidieron y prorrogaron su licencia por tiempo indeterminado. El senador en uso de licencia tiene inmunidad de arresto por sus fueros parlamentarios.