Revés para Lula: la Corte rechaza dos pedidos de libertad provisional

LA NACION

BRASILIA.- El Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF) rechazó dos pedidos de habeas corpus que buscaban la liberación provisional del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva , que cumple una condena de ocho años y diez meses de prisión por una causa de corrupción vinculada a la operación Lava Jato.

La Sala Segunda del STF, la máxima instancia judicial del país, votó -por tres votos a dos- en contra de que Lula aguarde en libertad mientras se resuelve un pedido de anulación de la sentencia que lo halló culpable, en 2017, de recibir un departamento en la ciudad balnearia de Guarujá como soborno de una empresa constructora.

Según los abogados de Lula, Sergio Moro, entonces juez federal y actual ministro de Justicia del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro , actuó con "parcialidad" para sacarlo de carrera y evitar su candidatura al año siguiente. Condenado y encarcelado, Lula no pudo tomar parte de las elecciones para las que lideraba los sondeos.

La reciente difusión en el sitio web The Intercept de audios atribuidos a Moro y al fiscal federal Deltan Dallagnol, en los que discuten aspectos de la causa, aumentó la presión sobre el STF de los seguidores de Lula para la liberación . Con muchos vaivenes, después de anunciar el lunes que la discusión de los habeas corpus no entraría en la agenda del martes, los jueces volvieron sobre sus pasos y le dieron prioridad.

Gilmar Mendes y Ricardo Lewandowski votaron, según se esperaba, a favor de concederle la libertad a Lula, aunque los tres restantes -Edson Fachin, Celso de Mello y Carmen Lúcia- lo hicieron en contra.

Tampoco alcanzó la declaración de Cristiano Zanin, del equipo de abogados de Lula, que alegó que la condena fue una acción coordinada entre Moro y los fiscales. "La acusación es absolutamente descabellada. La condena fue injusta e ilegal, claramente con una actuación coordinada entre el juez y la acusación, con el desprecio de la defensa", afirmó.

Lula incluso había reforzado su defensa por otra vía, al apelar directamente a la opinión pública. En una carta difundida en la prensa brasileña, dijo que Moro tenía tomada la decisión de condenarlo "antes incluso de recibir la denuncia de los fiscales".

"Mandó invadir mi casa y llevarme por la fuerza para declarar sin haberme citado nunca. Mandó intervenir mis llamadas telefónicas, las de mi mujer, las mis hijos y hasta las de mis abogados, lo que es gravísimo en una democracia", dijo en el texto escrito desde la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba, en el estado de Paraná, donde cumple su condena.

"Si alguien aún tenía alguna duda sobre de qué lado el juez siempre estuvo y cuál era el motivo de mi persecución, las dudas terminaron cuando aceptó ser ministro de Justicia de Bolsonaro. Toda la verdad se aclaró: fui acusado, juzgado y condenado sin pruebas para no disputar las elecciones", insistió Lula.

En una tarde movida, el presidente del Senado, Davi Alcolumbre, calificó por su parte de "muy graves" los audios de Moro y los fiscales. Si esas conversaciones hubieran sido captadas a "un diputado o un senador él ya habría sido cesado y preso", señaló.

Moro continuó de visita oficial a Estados Unidos, donde debía reunirse con autoridades de agencias de inteligencia, como ya lo hizo en marzo durante su primera visita en calidad de ministro. La semana pasada, en una comparecencia en el Senado, Moro acusó a "un grupo criminal estructurado" de filtrar los mensajes con el objetivo de "invalidar condenas por corrupción y lavado de dinero".

Agencias AFP y AP y O Globo/GDA