Corte absuelve a candidato presidencial chileno

·2  min de lectura

SANTIAGO (AP) — Un tribunal oral de Chile absolvió el miércoles al candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami del cargo de fraude al fisco durante su campaña electoral de 2013, cuando usó un avión privado facilitado por la empresa constructora brasileña OAS, protagonista del caso Lava Jato en Brasil y en otros países de la región.

Aunque el fallo es apelable, de momento Enríquez-Ominami tiene el camino despejado para competir en su cuarta aventura presidencial, en representación del centroizquierdista Partido Progresista. El excandidato podría restarle votos a Yasna Provoste, la candidata única de la centroizquierda.

El juzgado falló que hay “imprecisiones y falta de elementos de corroboración”, en la acusación contra el candidato, aunque sí declaró culpable al exasesor electoral de Enríquez-Ominami, Cristián Warner, por emitir facturas “ideológicamente falsas”, a la constructora brasileña OAS, lo que dio lugar al delito de fraude tributario.

“Imposible fue para el tribunal obviar las imprecisiones y la falta de elementos de corroboración y pruebas de todos los extremos de la acusación”, por lo que se presume inocente “en tanto no se demuestre a través de prueba precisa y concordante que el hecho propuesto por el persecutor ha ocurrido y en él ha correspondido participación culpable del imputado”, dijo el fallo del tribunal leído por la jueza Celia Catalán.

En junio, al inicio del juicio oral, la fiscal de la causa Ximena Chong afirmó que “es Enríquez-Ominami quien recibe como donación no declarada, enteramente omitida de parte de OAS, el uso de un avión privado, arrendado en Brasil por la matriz de OAS y puesto a su disposición durante 2013, costeando esa misma compañía los gastos de operación por varios millones de dólares”.

Según la fiscalía, Enríquez-Ominami no declaró ante el Servicio Electoral los gastos por el uso del avión y abultó sus gastos de campaña, por lo que recibió reembolsos abultados del órgano electoral.

El exdiputado abandonó el domingo último la alianza de la oposición de centroizquierda y al día siguiente se inscribió como uno de los nueve candidatos que buscarán el sillón presidencial en noviembre. En los comicios presidenciales de 2009 obtuvo un 20% de los sufragios, en 2013, un 11%, ubicándose en el tercer lugar. En 2017, con un 5,7% de los votos, llegó sexto.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.