"Cortaron cartucho cerca de mi cabeza", dice Raúl Chaparro

·2  min de lectura

NAUCALPAN, Méx., marzo 11 (EL UNIVERSAL).- "Cortaron cartucho cerca de mi cabeza", afirmó el presidente de la Asociación de Empresarios y Ciudadanos del Estado de México (ASECEM), Raúl Chaparro Romero, al denunciar que fue sometido por tres hombres armados, quienes lo obligaron a tirarse al piso para robarle su camioneta en Ciudad Satélite, asalto tras el que enfrenta el viacrucis de las víctimas para recuperar un vehículo robado.

Eran las 7:50 de la mañana del 9 de marzo, en que al llegar a su casa del gimnasio en Circuito Puericultores de Ciudad Satélite, "cuando tres hombres armados, dos de ellos me apuntaron con pistolas y cortaron cartucho, al tiempo que a gritos y con insultos me obligaron a tirarme al piso".

Un asalto violento al empezar el día, "no se lo deseo a nadie", menos aún con sujetos tan violentos que someten y denigran a las víctimas y que en cualquier instante pueden dispararte "dejando en tu mente como un eco sus insultos", afirmó Raúl Chaparro en entrevista con EL UNIVERSAL.

Después de quedar tirado en el piso, los sujetos subieron a la camioneta y huyeron, arrancando de forma violenta con riesgo de haberlo atropellado, aún con miedo ingresó a su casa y llamó al 911, donde de inmediato articularon una búsqueda y rastreo virtual.

La camioneta robada fue ubicada "a menos de 12 minutos de mi casa, en la colonia La Petrolera en la alcaldía Azcapotzalco, el mismo día y al poco tiempo del robo", afirmó el empresario.

Sin embargo, de la zona limítrofe con Naucalpan, el vehículo que no estaba desvalijado, fue trasladado hasta Cabeza de Juárez, en el otro extremo de la Ciudad de México a instalaciones de la Oficina Coordinadora de Riesgos Asegurados (OCRA), donde los automovilistas que "sufrimos el robo de nuestro vehículo pasamos por un viacrucis", afirmó Chaparro Romero.

Además de tener que ratificar el robo en el Ministerio Público de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), donde hay muchísimos conductores afectados por el robo de sus autos, "tenemos que ir a OCRA, en el Cabeza de Juárez a dos horas de distancia, cuando la camioneta la encontraron en el límite con Naucalpan", donde aún no es posible recuperar la camioneta, "porque está formando fila para que hagan un peritaje, que no es otra cosa que documentar el número de motor y de serie", lamentó el dirigente de ASECEM.

¿De qué sirve pagar un seguro de 36 mil pesos anuales, si en estos casos la aseguradora no realiza los trámites y somos las víctimas las que tenemos que enfrentar toda la tramitología?, cuestionó Chaparro Romero.