El corsario inglés, amante de la botánica, que escribió uno de los primeros tratados sobre plantas de América

Alfred López
·2  min de lectura

En 1672, el inglés William Hughes publicó un libro sobre las raíces, plantas, árboles, frutos y vegetación en el continente americano titulado ‘The American Physitian’, que acabó siendo uno de los tratados sobre botánica más importantes de la época.

William Hughes fue un corsario inglés y amante de la botánica que escribió uno de los primeros tratados sobre plantas y alimentos de América (imagen vía Folger Shakespeare Library)
William Hughes fue un corsario inglés y amante de la botánica que escribió uno de los primeros tratados sobre plantas y alimentos de América (imagen vía Folger Shakespeare Library)

Su autor no tenía formación académica pero era un entusiasta de la botánica desde muy joven e incluso, según consta en los pocos datos biográficos que existen sobre él, hacia el final de su vida (falleció en 1683) estuvo trabajando como jardinero para la vizcondesa de Conway, Anne Finch, en las posesiones que ésta tenía junto a su esposo en el condado de Warwickshire.

Pocos eran quienes sabían que aquel sencillo jardinero era autor de una obra que, con el tiempo, se convirtió en un libro de consulta imprescindible para todos los amantes de la botánica.

Pero más sorprendente era el desconocimiento sobre su pasado y sus años de juventud, debido a que medio siglo antes (durante la década de 1630) William Hughes había decidido embarcarse rumbo al Nuevo Mundo en un barco que tenía ‘patente de corso’ (documento oficial expedido por el rey de Inglaterra que facultaba a una embarcación a poder atacar, abordar y robar a barcos con bandera de países enemigos).

Así fue como Hugues pasó unos cuantos años navegando como corsario por los mares del Caribe y visitando numerosísimas islas y poblaciones del continente americano, mientras se interesaba por su flora y vegetación de una manera totalmente autodidacta.

Llegó a entrar en contacto con nativos indígenas que le hablaron de las diferentes propiedades de las plantas, tanto medicinales como alimentarias y fue en aquel tiempo cuando descubrió por primera vez el cacao y la preparación del chocolate como bebida caliente, algo que él mismo denominaría años después en su libro como ‘el néctar americano’.

Ya instalado como colono en Norteamérica, siguió tomando nota y estudiando todo aquello de origen vegetal con lo que se fue encontrando, que posteriormente serviría para formar parte de su mencionado tratado sobre botánica, aunque parece ser que no estuvo demasiado tiempo en las denominadas Indias Occidentales y regresó unos pocos años después a Inglaterra, donde pasó sus últimos años trabajando como jardinero (gracias a sus amplios conocimientos de las plantas) y aprovechando para escribir su tratado ‘The American Physitian’, que no se haría famoso hasta después de su fallecimiento en 1683.

Fuentes de consulta e imagen: shakespeareandbeyond / folger / rarecooking / jnorman / christies

Más historias que te pueden interesar: