Corrupción salpica a gobernante Partido Popular

MADRID (AP) — El gobierno español del Partido Popular trató el viernes de distanciarse de una compleja trama de corrupción tras hacerse público que el ex tesorero del partido llegó a ocultar hasta 22 millones de euros (29,3 millones de dólares) en Suiza.

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría negó conocer las actividades de Luis Bárcenas, dijo sentirse "indignada y estupefacta" y pidió una investigación hasta las últimas consecuencias.

Sáenz de Santamaría también se desmarcó de un reporte de prensa del diario madrileño El Mundo según el cual Bárcenas pagó durante años fuertes sumas de dinero negro en sobresueldos a dirigentes del Partido Popular (PP).

"De haber visto el pago de sobres (con dinero) no me habría callado", dijo la vicepresidenta en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros casi monográfica por el interés que ha suscitado el caso.

El juez Pablo Ruz, de la Audiencia Nacional, investiga la relación de una red de empresarios que supuestamente pagaba a funcionarios públicos y autoridades vinculadas al conservador PP para obtener a cambio tratos de favor.

La Audiencia reveló el jueves que Bárcenas tenía cinco cuentas en Suiza, en las que llegó ocultar 29,3 millones de dólares. La información provocó una ola de críticas de la oposición, que exigió responsabilidades al gobierno.

Sin embargo, la defensa de Bárcenas rechazó el origen ilícito del dinero suizo y aseguró que procede de negocios legales en América Latina.

Unas 300 personas se concentraron frente a la sede del PP en Madrid en una protesta convocada a través de las redes sociales, que se han convertido en un hervidero de críticas hacia la clase política por este caso. Al grito de "ladrones" y "sinvergüenzas", los manifestantes mostraron el descontento con sus dirigentes, a los que acusan de enriquecerse mientras el país padece un desempleo del 25%, los rigores de la crisis económica, recortes y subidas de impuestos puestos en marcha por el gobierno para contener el déficit.

Bárcenas fue senador electo, pero sobre todo se le consideraba un hombre fuerte del partido en la sombra. Fue gerente del PP desde 1991. En 2008, fue ascendido al cargo de tesorero por el hoy jefe del gobierno Mariano Rajoy.

Dimitió en 2009 del cargo de tesorero y en 2010 del de senador, meses después de que su nombre apareciera entre los sospechosos de enriquecimiento ilícito citados por la Audiencia Nacional. Fue entonces, según la investigación, cuando Bárcenas fue a Suiza a vaciar sus cuentas.

La secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, recordó que las cuentas generales del PP están auditadas por el Tribunal de Cuentas y pidió que se aclare cuanto antes las fuentes de financiación de Bárcenas.

"En este partido, se defiende la honradez", afirmó De Cospedal. "En este partido quien la hace la paga".

Cargando...