Corrupción en el Vaticano: fiscales allanan oficinas de la basílica San Pedro

Elisabetta Piqué

ROMA.- Sigue adelante la limpieza de las finanzas del Vaticano perseguida por el papa Francisco. Después de haber promulgado recientemente un nuevo código de contratos internos para evitar corrupción y nepotismo, el Papa decidió hoy intervenir y nombrar un comisario extraordinario para la Fábrica de San Pedro, el ente que gestiona la Basílica de San Pedro y las áreas que la rodean, uno de los mayores centros de gastos del pequeño Estado.

En este marco, fiscales del Vaticano allanaron y secuestraron esta mañana documentos y computadoras de sus oficinas. Según el diario Il Fatto Quotidiano, al centro de la investigación penal del Vaticano estaría la licitación de las obras de restauración en curso de la cúpula de la Basílica de San Pedro, ganada sin concurso.

Nuevo permiso para circular: cómo tramitarlo y actividades habilitadas desde esta semana

En un escueto comunicado, la Sala de Prensa informó que el Papa nombró "comisario extraordinario" para la Fábrica de San Pedro al exnuncio apostólico Mario Giordana, de 78 años, "confiándole el encargo de actualizar los estatutos, esclarecer su administración y reorganizar la oficina administrativa y técnica de la Fábrica". "En esta delicada tarea el comisario será ayudado por una comisión".

La Fábrica actualmente está a cargo del cardenal italiano Angelo Comastri, archipreste de la Basílica desde tiempos de Juan Pablo II y en su organigrama figuran un obispo como delegado y, además, un ejército de laicos en las estructuras técnicas y administrativas, según destacó el diario Il Sole 24 Ore.

El comunicado de la Sala de Prensa indicó que la decisión de la intervención se tomó luego de la promulgación del Motu Propio "Sobre la transparencia, el control, la competencia en los procedimientos de adjudicación de los contratos públicos de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano", el nuevo código de compras, a principios de este mes. Y explicó que también tuvo que ver "con una señalación proveniente de las oficinas del Revisor General, que ha llevado, esta mañana, al secuestro de documentos y aparatos electrónicos en las oficinas técnico-administrativas de la Fábrica de San Pedro". "Esta última operación fue autorizada por un decreto del Promotor de Justicia del Tribunal, Gian Piero Milano y su adjunto, Alessandro Diddi, previa informativa a la Secretaría de Estado", agregó el comunicado de la Santa Sede.

Investigación paralela

Este nuevo allanamiento y secuestro de material seguramente sensible se da justo en momentos en que, por voluntad de Francisco, el Vaticano tambiéninvestiga una oscura y millonaria inversión por 350 millones de euros de un lujoso inmueble de Londres, realizada en 2014 por la Secretaría de Estado con fondos reservados. Ylas cuentas del pequeño Estado se encuentran en rojo absoluto.

La Fábrica de San Pedro - en latín, Reverenda Fabrica Sancti Petri-, es un ente que fue creado en su momento para la gestión del conjunto de obras necesarias para la construcción y decoración artística de la Basílica de San Pedro. La Fábrica tiene a su cargo la compleja gestión de la iglesia más grande del mundo y de las estructuras sobre el territorio adyacente de su pertinencia. Su historia nace con el papa Julio II en 1506. Según la constitución apostólica Pastor Bonus de Juan Pablo II, la Fábrica de San Pedro se ocupa de todo lo que es necesario para la restauración y el decoro del edificio, así como de la disciplina interna de los custodios y peregrinos. Recientemente el Vaticano abrió los archivos de la Fábrica de San Pedro a los investigadores, donde se encuentran miles de notas, proyectos, contratos, recibos e incluso correspondencia entre artistas de la talla como Miguel Ángel y la curia, es decir, una documentación "sui generis" muy valiosa.