Corrupción en Mendoza: tras el fallo de la Corte, detuvieron y enviaron a la cárcel al exintendente kirchnerista

·3  min de lectura
El exjefe comunal de Santa Rosa, Sergio Salgado, condenado por hechos de corrupción, regresará a la cárcel.
El exjefe comunal de Santa Rosa, Sergio Salgado, condenado por hechos de corrupción, regresará a la cárcel. - Créditos: @Archivo

MENDOZA.- Finalmente, Sergio Salgado, el exintendente kirchnerista de Santa Rosa, cumplirá la condena a cinco años de prisión por corrupción en la cárcel provincial. Luego de las recientes resoluciones de las cortes nacional y provincial, la Justicia mendocina decidió ordenar su detención y enviarlo a la Penitenciaría.

La confirmación llegó de la mano del Tribunal Penal Colegiado de la comuna de San Martín, que dispuso alojarlo por unas horas en la Comisaría del barrio San Pedro, de ese departamento del este provincial, para luego trasladarlo al penal durante la tarde de hoy.

“Lo estamos esperando en el penal. Le harán el programa de admisión y será alojado en el módulo 6B, del complejo número 2, San Felipe, donde él estuvo alojado anteriormente, y donde está ahora el exintendente de Guaymallén Luis Lobos. Es un espacio para exfuncionarios de Seguridad y de trascendencia política ”, explicaron a LA NACION fuentes del Servicio Penitenciario Provincial.

Esta semana, el máximo tribunal de Mendoza determinó que los delitos de corrupción no prescriben, sentando un precedente en la Argentina, por lo que era cada vez más inminente la detención del exfuncionario peronista, quien buscaba sortear la pena a cinco años de cárcel por malversación de fondos públicos y desobediencia, con la expectativa de alargar el proceso y que le redujeran la pena. Pero a fines de mayo, la Corte nacional ya había rechazado un recurso de queja del exintendente y dejó en firme la condena en su contra.

En el 2018, el exjefe comunal de Santa Rosa recibió la pena impuesta por el Tribunal Penal Colegiado Nro. 1 de la Tercera Circunscripción, que incluyó la inhabilitación absoluta para ejercer cargos públicos. Estaba acusado de los delitos de concusión, desobediencia, malversación de caudales públicos y fraude a la administración pública , en la modalidad de administración infiel.

Días atrás, desde la Justicia provincial indicaron a este diario que se desconocía cuándo se dispondría la detención de Salgado, ya que se esperaba que sus abogados volvieran a acudir al máximo tribunal de Justicia de la Nación, con un nuevo recurso de queja, sobre la prescripción de delitos, con el objetivo de dilatar aún más la resolución del caso. Sin embargo, el tribunal de San Martín se movió más rápido.

“El tribunal entendió que la condena finalmente está firme y ordenó la detención, antes de que la defensa presente la apelación. Entendemos que la defensa hará la presentación en la Corte nacional, más allá de que sería improcedente por estar detenido. Pero, es tan grande e importante el criterio de la imprescriptibilidad, que seguramente querrán escuchar a los supremos, para que den la última palabra”, indicaron a LA NACION fuentes del máximo tribunal local.

El exintendente fue condenado por exigir el pago de un cargo especial a quienes estacionaban sus autos en la feria local “La Salada”, que se instaló en el este provincial tras un acuerdo con el empresario Jorge Castillo, conocido como “El Rey”. Esa recaudación, que era controlada por Marcial Ibarra, uno de sus colaboradores, que recibió tres años de prisión, se colocaba en una caja y luego era entregada a Salgado, en su casa o en la intendencia.

Sobre la causa por desobediencia se resolvió que el exintendente no cumplió con un pedido de informes del fiscal adjunto de Investigaciones Administrativas de la Fiscalía de Estado sobre una licitación pública. Por su parte, en el hecho de malversación de caudales públicos se refiere a un depósito de un millón y medio de pesos para obras en sanidad agropecuaria que utilizó para otro fin. Salgado siempre afirmó que las causas estaban armadas con “recortes de diarios” y que era víctima de una persecución política.

El exintendente estuvo en el penal en 2016, cumpliendo una condena de seis meses por emitir cheques sin fondos. Pero, en ese momento, la Corte mendocina lo benefició con la revocación de la prisión preventiva. Previo a ese caso, había sido sentenciando a seis meses de prisión en suspenso en una causa de violencia de género contra su expareja, Bárbara Dorcemaine, exreina vendimial.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.