Corrupción: detuvieron a un comisario de la Policía Federal por extorsión

Gabriel Di Nicola

El jefe de la División Sustracción de Automotores de la Policía Federal Argentina (PFA), comisario Damián Merchan, fue detenido en Avellaneda, acusado de extorsión. En su poder tenía 2900 dólares y 40.000 pesos que, se sospecha, habría obtenido por presionar de forma espuria al dueño de un desarmadero de autos de la zona sur del conurbano.

Según informaron fuentes de la investigación a LA NACION, Merchan y su chofer, el sargento 1° Gustavo Catania, que también cumple funciones en Sustracción de Automotores de la PFA, fueron detenidos por personal de la policía bonaerense en plena vía pública, ayer a la tarde, en Cabildo y Aráoz. En el operativo estuvo presente el fiscal de Avellaneda Guillermo Castro.

"No vamos a tolerar hechos de corrupción. Estamos a disposición de la Justicia para colaborar con lo que sea necesario y seguiremos las investigaciones internas", dijeron fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación, del que depende orgánicamente la Policía Federal.

Calificadas fuentes con acceso al expediente explicaron que el dinero secuestrado en poder de Merchan sería el que habría entregado, bajo presión, la víctima de la extorsión.

Merchan tiene 48 años y vive en Burzaco, en tanto que Catania, de 51, reside en Longchamps. Ambas localidades están en el partido de Almirante Brown.

En el operativo, personal de la División Casos Especiales de la policía bonaerense secuestró un Chevrolet Cobalt gris perteneciente a la PFA, además de las armas reglamentarias y los teléfonos celulares de Merchan y de Catania.

Detuvieron a dos policías bonaerenses que hacían un operativo narco ilegal

Según informaron fuentes judiciales, la causa comenzó el viernes pasado, después de que Nicolás A., que tiene un desarmadero habilitado en la localidad de Piñeyro, partido de Avellaneda, hiciera una denuncia por extorsión ante la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°4 de Avellaneda.

La víctima sostuvo que le habrían exigido un pago de 50.000 dólares y "cuotas mensuales" para "no tener problema en su desarmadero".

Nicolás A. explicó que días atrás en el desarmadero de su hermano, situado en el partido de Lanús, personal de la Policía Federal ya había hecho un procedimiento.

"Una vez hecha la denuncia, se decidió que la víctima continuara en comunicación con los supuestos extorsionadores. Se hizo un primer pago y se concretó una segunda cita para el día de hoy, a la cual Merchan llegó acompañado por su chofer, el sargento primero Catania", afirmaron fuentes judiciales.

Las detenciones se concretaron cuando la víctima les entregó el dinero a los funcionarios policiales. "Es más, justo en el momento en que llegaron los sospechosos, en el desarmadero había unas cajas de vino y Merchan le pidió dos a la víctima, pero justo fue sorprendido por los detectives de la policía bonaerense", dijo una fuente con acceso al expediente.

Se profundiza la pesquisa

"Esto recién comienza. Podríamos estar ante una importante red de corrupción. El empresario que hizo la denuncia no habría sido la única víctima de las extorsiones", sostuvo a LA NACION una calificada fuente judicial que conoce la causa.

El denunciante, según explicaron los voceros consultados, recordó ante los investigadores que un empleado de su desarmadero le había dicho que días antes de que comenzaran las extorsiones había visto a una persona sacar fotos del local.

"En las extorsiones le dijeron que si no quería que le hicieran un allanamiento tenía que pagar un monto fijo y cuotas mensuales", confirmaron las fuentes consultadas.