CORRECCIÓN: ¿Qué debemos hacer cuando la COVID-19 entra en casa?

·9  min de lectura
Requisitos de seguridad ante la COVID-19 en la Grand Central Terminal en Nueva York, 30 de marzo de 2022. (Hiroko Masuike/The New York Times)
Requisitos de seguridad ante la COVID-19 en la Grand Central Terminal en Nueva York, 30 de marzo de 2022. (Hiroko Masuike/The New York Times)

NUEVA YORK — Aunque he estado escribiendo sobre la COVID-19 para The New York Times durante los últimos dos años, todavía me sentí abrumado cuando enviaron a mi hijo de la escuela enfermo a mediados de marzo y dio positivo. De repente, estaba en un departamento desordenado de la ciudad de Nueva York con mi esposo, un alumno de primer y tercer grado, muchas partículas del virus y ningún plan claro.

Al principio, tratamos de aislar a los miembros de la familia que dieron positivo de los que dieron negativo y usamos cubrebocas, pero todos nos enfermamos de cualquier manera. La serie continua de infecciones duró cerca de tres semanas y mis síntomas incluyeron fiebre de 39 grados, dolor de garganta y congestión. Todos estábamos completamente vacunados, y a mi esposo y a mí nos aplicaron dosis de refuerzo.

¿Podríamos haber hecho un mejor trabajo para limitar el impacto del virus en nuestro hogar? Con el fin de responder esto, me puse en contacto con siete expertos para obtener consejos prácticos destinados a familias con niños pequeños que dieron positivo en la prueba de COVID-19, pues la subvariante ómicron BA.2 que está circulando es altamente transmisible.

A continuación, respuestas a algunas de las preguntas con las que lidié.

¿Debemos hacernos pruebas con hisopos en la nariz y la garganta?

La detección temprana es vital para ralentizar la transmisión, y en Canadá y el Reino Unido muchas autoridades recomiendan frotar la garganta y luego las fosas nasales para encontrar el virus antes. “Lo mejor es hacerlo por unos cinco segundos en cada lugar y en cada lado”, explicó Kashif Pirzada, médico de urgencias en Toronto. “Hay algunas investigaciones válidas que muestran una mejora con el enfoque combinado en la sensibilidad de estas pruebas”.

En Estados Unidos, sin embargo, no todos estuvieron de acuerdo. Varios expertos con los que hablé recomendaron no usar pruebas nasales rápidas para tomar muestras de la garganta, en gran parte porque la Administración de Alimentos y Medicamentos no lo ha autorizado. “Hemos visto falsos positivos en muestras obtenidas de frotis de garganta basados en la acidez de alimentos y bebidas consumidos recientemente”, aseguró Eric Ascher, médico de medicina familiar afiliado al Hospital Lenox Hill. Otros respaldaron probar ese método.

Un sitio de prueba emergente de COVID-19 en Nueva York, el 30 de marzo de 2022. (Hiroko Masuike/The New York Times)
Un sitio de prueba emergente de COVID-19 en Nueva York, el 30 de marzo de 2022. (Hiroko Masuike/The New York Times)

¿Es suficiente una prueba rápida?

Expertos coincidieron en que si los miembros de la familia dan positivo en una prueba rápida, es seguro suponer que tienen COVID, y deben comenzar a aislarse y tomar precauciones. Si dan negativo, deben volver a realizarse la prueba con frecuencia mientras están expuestos, si es posible, y asumir que son positivos si comienzan los síntomas.

“Es importante saber que algunas personas no dan positivo en los primeros tres días de la infección”, aseguró Michael Mina, una autoridad en pruebas de COVID-19 y director científico de Emed.

Los expertos discreparon sobre si era necesario hacerse también una prueba PCR para confirmar los resultados de la prueba rápida; varios dijeron que las pruebas rápidas eran suficientes. Pirzada señaló que la confirmación de los resultados con una PCR es aconsejable cuando el primer miembro de la familia obtiene un resultado positivo en la prueba rápida o muestra síntomas, pero no es necesaria después. Kevin Slavin, jefe de enfermedades infecciosas pediátricas del Hospital Infantil Joseph M. Sanzari, aclaró que prefiere que toda la familia se haga la prueba de PCR, que es más sensible. Sin embargo, la conclusión es que no hay que esperar a que los resultados de la PCR sean positivos para empezar a aislarse y tomar precauciones.

Todas las personas que presenten síntomas o den un resultado positivo deben empezar a aislarse durante al menos cinco días, y más si siguen teniendo fiebre o no mejoran. (Consejo profesional: el día uno es el día siguiente a la realización de la prueba que dio positivo o al desarrollo de los síntomas, según las normas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés).

En nuestro caso, después de que mi hijo diera positivo en una PCR, el resto solo usamos pruebas caseras. También volvimos a utilizar las pruebas rápidas para determinar cuándo dejábamos de ser contagiosos, algo que muchos expertos, aunque no todos, coinciden en que es la mejor práctica para mantener a los demás a salvo. La mayoría de las personas dan negativo en el día diez, pero ese periodo de tiempo puede oscilar entre cinco y catorce días, lo que significa que una persona podría ser contagiosa durante todo ese tiempo.

¿Debo usar cubrebocas en público si alguien en la casa está enfermo?

Sí. Pase lo que pase, una vez que alguien en el hogar tiene COVID-19, todos, incluso los vacunados que aún son negativos o asintomáticos, deben usar un cubrebocas de alta calidad y bien ajustado durante diez días en público, en lugares al interior o al aire libre con mucha gente.

Los miembros de la familia que hayan estado expuestos recientemente a la COVID-19 y aún tengan resultados negativos deben evitar ver a personas de alto riesgo. También deben tomar precauciones mientras viajan, según los CDC.

Decidir enviar o no a los niños sanos a la escuela si un miembro del hogar tiene COVID-19 es más complejo. Según los CDC, los niños no vacunados deben quedarse en casa durante al menos cinco días y luego hacerse una prueba de virus. La mayoría de los distritos permiten que los niños completamente vacunados asistan a la escuela a menos que presenten síntomas o den positivo en la prueba, pero deben usar cubrebocas de alta calidad y hacerse la prueba al menos el quinto día después de la exposición, preferiblemente todas las mañanas antes de ir a la escuela, afirmó Mina.

Si un niño vacunado está muy expuesto a la COVID-19 en casa, pero aún se encuentra sano, los padres podrían considerar mantener a ese niño en casa para proteger a los demás. Los cubrebocas se quitan en el almuerzo. Pero esta medida iría más allá de las recomendaciones federales, y solo un experto con el que hablé la recomendó.

¿Debería intentar reducir la exposición en el hogar, aunque parezca inútil?

Como saben los padres, el término “contacto cercano” adquiere un significado completamente nuevo con los niños pequeños, quienes parecen tener una extraña habilidad para estornudar en tu cara. Aun así, los expertos coincidieron en que de todas maneras vale la pena reducir la exposición a las enfermedades de los demás.

Hay una pequeña ventana de tiempo cuando eso es particularmente importante, entre la exposición y cuando el sistema inmunitario comienza a participar por completo.

Los padres tienen que cuidar a los niños, y algunos hermanos simplemente no pueden mantenerse separados. Aun así, hay medidas que puedes tomar. Quien se enferme primero debe estar en su propia habitación, si es posible. Pon un filtro HEPA allí, si tienes uno. Trata de que la persona enferma se quede allí para las comidas. Usa cubrebocas de alta calidad cuando los miembros de la familia estén juntos.

Abre las ventanas. Coloca otro filtro HEPA, si tienes dos, donde otros miembros de la familia estén pasando el tiempo. Otro consejo profesional: usa un higrómetro o un humidificador para medir el nivel de la humedad del aire, la misma debería estar entre un 40 y 60 por ciento, ya que ayuda a detener la transmisión por aerosoles, dijo Pirzada.

Los expertos coincidieron, y esto es una buena noticia, en que una vez que das positivo es poco probable que la exposición a otros miembros de la familia que también son positivos te enfermen más. Y no es probable que los miembros de la familia que se recuperan primero vuelvan a contagiarse a causa de los que todavía están enfermos.

Cinco días después de que haya enfermado el último miembro de la familia que dio negativo en la prueba de COVID-19, es casi seguro que otros en el hogar estén a salvo.

¿Cómo puedo proteger a los más vulnerables?

La COVID-19 se puede propagar antes de que comiencen los síntomas. Dentro de un hogar, eso puede significar que todos ya han estado expuestos incluso antes de la primera tos o prueba positiva.

Aun así, si hay una persona particularmente vulnerable en el hogar, como un abuelo, debes concentrarte en mantener a salvo a ese miembro de la familia, incluso fuera de la casa una vez que alguien da positivo. (Sin embargo, ten en cuenta que el miembro de la familia puede enfermar a otros si ya está infectado). Si la persona vulnerable se queda en la casa, coloca un filtro HEPA en la habitación si es posible y mantén al miembro de la familia separado de los demás. Ponte en contacto con un médico para conocer las posibilidades de tratamiento. Y, por supuesto, usa cubrebocas de alta calidad cuando interactúes y trata de mantener limpias las manos y las superficies.

Dado que ómicron es tan contagioso, el porcentaje de miembros del hogar que se enferman una vez que la COVID-19 ingresa a la casa es más alto que con cepas anteriores. Pero todavía no es del 100 por ciento (un estudio de los CDC lo situó entre el 40 y el 70 por ciento, dependiendo de las precauciones que se tomen). ¡Así que mantente positivo! Es posible permanecer sin infectarse.

¿Qué necesito tener a la mano?

Los expertos tenían algunas sugerencias para un plan que tener en cuenta cuando alguien se enferma:

Ten filtros HEPA listos, o una versión menos costosa que puedes hacer tú mismo, conocida como caja Corsi-Rosenthal. Decide qué habitación podría ser un espacio de aislamiento.

Ten a la mano cubrebocas cómodos, preferiblemente N95 o KF94 o KN95, para que toda la familia los use adentro hasta que se recupere.

Acumula algunos otros suministros. Es posible que desees considerar algunos: un humidificador, un termómetro, Mucinex para adultos, Tylenol o Advil, oxímetro de pulso, desinfectante, pruebas rápidas, toallitas desinfectantes, bebidas con electrolitos como Gatorade y vitamina D3 para aumentar la inmunidad.

Asegúrate de que los miembros de la familia estén al día con sus vacunas.

Ten a la mano el número de teléfono y los contactos de emergencia de tu médico. Si llamas inmediatamente después de que alguien da positivo, tu médico puede aconsejarte si el miembro de la familia califica para Paxlovid u otros tratamientos nuevos para ayudar en la recuperación. Los médicos también pueden decirte cuándo es el momento de buscar otro nivel de atención.

Si no tienes médico y vives en la Ciudad de Nueva York, llama al 212-COVID19. Ahora también hay sitios de “Pruebas y tratamiento” en todo el país.

© 2022 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.