Coronvirus: la tercera dosis en Israel muestra signos positivos para bajar los contagios por la variante delta

·5  min de lectura
Una trabajadora de la salud israelí administra una dosis de la vacuna Pfizer-BioNtech contra la Covid-19 en Clalit Health Service, Israel
Jack Guez

JERUSALÉN.- A menos de un mes del lanzamiento de las dosis de refuerzo, Israel empieza a notar signos de un impacto positivo con un descenso en la tasa de contagios de coronavirus, que se disparó hace un mes atrás impulsada por la rápida propagación de la variante delta, según funcionarios y científicos.

A pesar de tener uno de los lanzamientos de vacunas más rápidos del mundo, la variante delta llegó en junio al país y propulsó los contagios. Con una economía abierta y la mayoría de las restricciones eliminadas, Israel pasó de apenas unos pocos casos y cero muertes a 7500 positivos diarios la semana pasada, 600 personas hospitalizadas en grave estado y más de 150 personas muriendo en solo una semana.

En medio de la crisis, el director de la CIA se reunió en secreto con un líder talibán en Afganistán

Por esa razón, el 30 de julio se convirtió en el primer país en lanzar la aplicación de una tercera dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech a personas mayores de 60 años. El jueves amplió la elegibilidad a personas de 30 años en adelante, cuya segunda dosis se administró al menos 5 meses antes. Las autoridades prevén descender aún más el rango etario.

En los últimos 10 días, la tasa de propagación del virus entre las personas de 60 años o más comenzó a disminuir de manera constante y cayó por debajo de 1, lo que indica que cada persona infectada está transmitiendo el virus a menos de una persona, lo que evidencia que la reproducción del brote está disminuyendo.

Un trabajador de la salud aplica una tercera dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech a un adulto mayor en Israel
MENAHEM KAHANA


Un trabajador de la salud aplica una tercera dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech a un adulto mayor en Israel (MENAHEM KAHANA/)

Las cifras siguen siendo muy altas, pero lo que ha cambiado es que ha disminuido el altísimo aumento de la tasa de infecciones y casos graves, al igual que el ritmo al que se propaga la pandemia”, dijo Eran Segal, científico de datos del Instituto Weizman of Science y asesor del gobierno.

La tercera dosis no es lo único que ayudó a que la tasa de reproducción del virus esté bajando, aseguró Segal. “Es probable que esto se deba a las terceras inyecciones de refuerzo, una captación en las personas que toman la primera dosis y el alto número de personas infectadas por semana, posiblemente hasta 100.000, que ahora tienen inmunidad natural”, señaló.

Tragedia aérea en Uruguay: descartan problemas en los radares y ordenan exámenes toxicológicos a los cuerpos de los argentinos

Doron Gazit, miembro del equipo de expertos Covid-19 de la Universidad Hebrea que asesora al gobierno, indicó que el aumento de casos graves de la enfermedad en personas vacunadas de 60 años o más se ha ido desacelerando constantemente hasta detenerse en los últimos 10 días.

Atribuimos esto a las inyecciones de refuerzo y al comportamiento más cauteloso recientemente”, dijo Gazit.

Gente descansando tras recibir una tercera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el COVID-19 en un centro de vacunación en Tel Aviv, Israel
Gente descansando tras recibir una tercera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el COVID-19 en un centro de vacunación en Tel Aviv, Israel


Gente descansando tras recibir una tercera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el COVID-19 en un centro de vacunación en Tel Aviv, Israel

Más de la mitad de los mayores de 60 años han recibido su tercera inyección, según el Ministerio de Salud.

La tasa de nuevos casos graves entre los pacientes no vacunados de 70 años o más es ahora siete veces mayor que la de los pacientes vacunados, y la brecha seguirá creciendo mientras aumenten las infecciones, según Gazit. Entre los mayores de 50, esa brecha es cuatro veces mayor.

¿Nuevas restricciones?

Después de alcanzar una de las tasas de infección per cápita más altas del mundo este mes, la pregunta ahora es si Israel puede luchar para salir de un cuarto brote sin imponer otro bloqueo que dañaría su economía.

Evidencia demuestra que, si bien la vacuna sigue siendo muy eficaz para prevenir enfermedades graves, su protección disminuye con el tiempo. Pero no hay consenso entre los científicos y las agencias de que sea necesaria una tercera dosis, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que una mayor parte de la población mundial debería darse la primera dosis antes que otras personas reciban la tercera.

El insecto que captura y esclaviza a sus pares para que limpien su colonia y cuiden a sus crías

Estados Unidos ya anunció planes para ofrecer dosis de refuerzo a todos los estadounidenses, ocho meses después de su segunda dosis de la vacuna, citando datos que muestran una protección cada vez menor. Canadá, Francia y Alemania también han planificado campañas de refuerzo.

Aproximadamente un millón de los 9,3 millones de habitantes de Israel han optado hasta ahora por no vacunarse en absoluto y los niños menores de 12 años todavía no son elegibles para las vacunas. El jueves, los funcionarios de salud dijeron que habían identificado una disminución de la inmunidad entre las personas menores de 40 años, aunque relativamente pocos han enfermado gravemente.

Una mujer recibe la vacuna contra el COVID-19 en un centro de vacunación en Tel Aviv, Israel
Una mujer recibe la vacuna contra el COVID-19 en un centro de vacunación en Tel Aviv, Israel


Una mujer recibe la vacuna contra el COVID-19 en un centro de vacunación en Tel Aviv, Israel

Somos optimistas, pero muy cautelosos”, dijo el domingo el ministro de Salud israelí, Nitzan Horowitz, a la emisora pública Kan. “Nos da más tiempo, ralentiza la propagación y nos estamos alejando del bloqueo”.

Pero incluso si las dosis están desacelerando el ritmo de la pandemia, es poco probable que defienda a la gente contra la variante delta por completo.

Impactante: un adolescente intentó matar a su profesor, pero el arma se trabó y no pudo disparar

Dvir Aran, científico de datos biomédicos en Technion, el Instituto de Tecnología de Israel, dijo que si bien los casos están retrocediendo, se necesitan otras medias en conjunto para detener la pandemia.

“Tomará mucho hasta que suficientes personas reciban una tercera dosis y hasta entonces miles de personas más se enfermarán gravemente”, profundizó.

Un hombre recibe la segunda dosis de la vacuna contra COVID-19, Pfizer-BioNTech, en Tel Aviv, Israel, el 25 de enero de 2021.
AP Photo/Oded Balilty


Un hombre recibe la segunda dosis de la vacuna contra COVID-19, Pfizer-BioNTech, en Tel Aviv, Israel (AP Photo/Oded Balilty/)

El Gobierno que encabeza Naftali Bennett ha anunciado en las últimas semanas nuevas medidas para contener los contagios, entre ellas la obligatoriedad de presentar el “pasaporte Covid” para acceder a ciertos lugares, el uso de la mascarilla en interiores y restricciones a reuniones sociales. El Ejecutivo aspira a evitar un nuevo confinamiento - sería el cuarto - por el temor a sus efectos económicos colaterales.

Su política de “vivir con Covid” se pondrá a prueba en septiembre, cuando las escuelas vuelvan a abrir después de las vacaciones de verano y cuando comience la temporada de fiestas judías, con familias que tradicionalmente se reúnen para celebrar.

El Ministerio de Sanidad confirmó hoy casi 9900 nuevos casos de coronavirus, un balance diario sin precedentes desde el mes de enero y que sitúa al país ya por encima del millón de positivos desde el inicio de la pandemia.

Agencia Reuters y DPA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.