Coronavirus: visitas de cuatro personas y hasta media hora en los comercios, la estrategia de Bélgica

LA NACION

BRUSELAS.- Los comercios en Bélgica, el país con la mayor tasa de mortalidad por coronavirus del mundo, podrán reabrir sus puertas el 11 de mayo pero con estrictas condiciones para limitar la propagación del brote, anunció este miércoles la primera ministra belga, Sophie Wilmès.

La segunda fase del desconfinamiento, a partir del lunes, se aplica a los comercios no esenciales, cerrados desde el 18 de marzo y que podrán recibir un cliente cada 10 metros cuadrados, que no puede permanecer más de 30 minutos.

El gobierno recomienda "encarecidamente" a los clientes el uso de barbijos y los empresarios deberán garantizar también el respeto del distanciamiento social de 1,5 metros entre sus empleados.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades del 6 de mayo

"Se puede hablar como de un contrato (...) La clave del éxito del desconfinamiento es el sentido de la responsabilidad de los ciudadanos", explicó la primera ministra belga en rueda de prensa.

Aunque las hospitalizaciones por la Covid-19 están en retroceso, las autoridades de este país de 11,5 millones de habitantes, donde se contagiaron 50.781 personas y murieron más de 8300, temen un "repunte" en caso de una rápida desescalada.

Asimismo, a partir del domingo, Día de la Madre en Bélgica, cada familia podrá recibir en su hogar a otras cuatro personas -familiares o amigos- a condición de que "siempre sean los mismos", precisó Wilmès.

Los paseos o la actividad física al aire libre con otras dos personas están autorizados a partir del lunes, así como algunos deportes individuales (partidos de tenis a dos en exteriores, golf, kayak).

Las concentraciones continúan en cambio prohibidas y, por el momento, no se fijó ninguna fecha para la reapertura de "lugares festivos y recreativos" como bares y restaurantes, destacó la primera ministra.

Las competiciones deportivas continuarán por su parte suspendidas hasta el 31 de julio, lo que abre la vía a un parón definitivo a la temporada de fútbol, como desean la mayor parte de clubes profesionales del país.

Las escuelas deben empezar a reabrir de forma gradual a partir del 18 de mayo, pero las comunidades lingüísticas -responsables de la educación- deben todavía definir las modalidades prácticas del regreso a clase.

Wilmés también ha avisado de que deja para el mes de junio la reflexión sobre los desplazamientos a segundas residencias y otros viajes porque dependerá de cómo evolucione la situación epidemiológica.

Estos asuntos "se abordarán en la fase tres", y no en la segunda etapa como estaba previsto, ha recalcado la primera ministra, en referencia al calendario que provisionalmente sitúa el tercer escalón de la desescalada en el 8 de junio como pronto.

Agencias AFP y DPA