Coronavirus. Trágico repunte de muertos en Italia: más de 3800 en siete días

Elisabetta Piqué
·4  min de lectura

ROMA.- A fines de septiembre Italia era elogiada en el mundo por su manejo virtuoso de la pandemia de coronavirus, sobre todo en comparación con sus vecinos europeos y debido a una situación bajo control y con números muy bajos de casos. Pero duró poco ese momento de orgullo. En octubre comenzó a haber un aumento exponencial de infecciones y, más allá de las restricciones impuestas quizás demasiado tarde por el gobierno -que implementó un toque de queda y dividió el país en zonas rojas, naranja y amarillas-, las cosas se descontrolaron. Y en los últimos días Italia volvió a liderar el sorpasso menos querido: no sólo volvió a ser uno de los países europeos con más contagios, sino a tener un nuevo y trágico "boom" de muertos. En los últimos 7 días se registraron 3842 decesos.

Si Italia había logrado en los últimos meses alejarse de la cima del ranking de los diez países con más víctimas mortales, ahora, con un total de 43.589 muertos, volvió a subir al sexto puesto, detrás de Reino Unido, México, la India, Brasil y Estados Unidos. "Es como si de repente hubieran desaparecido todos los habitantes de la ciudad de Rieti", graficó un editorialista de La Stampa.

Llamada desde el Vaticano: de qué hablaron el papa Francisco y Joe Biden

Según los últimos datos del Ministerio de Salud, en un clima cada vez más alarmante y mientras el gobierno de Giuseppe Conte es presionado para decretar otro confinamiento total, como el de marzo pasado, hoy se reportaron por segundo día consecutivo más de 600 muertos (hoy 636, ayer 623), cifras que no se daban desde el 4 de abril pasado, en la primera ola. Como explican los expertos, estas víctimas mortales son resultado de infecciones en verdad ocurridas hace tres semanas. Por lo que se teme que en los próximos días podrán seguir dándose estos números o incluso peores, más aún porque, como denuncian médicos de todas las regiones de la península, el sistema sanitario se encuentra otra vez al borde del colapso.

Aunque ayer muchos se ilusionaron con que se había llegado al pico y que la curva comenzaba a descender porque se habían registrado 32.961 casos, una cifra menor que el día anterior, hoy los contagios volvieron a trepar hasta los 37.978 en las últimas 24 horas -con un récord de más de 230.000 tests-, desconcertando a los optimistas. Algunos expertos dicen que el pico llegará a fines de noviembre, otros, en diciembre, por lo ya se habla de cenas de Navidad estrictamente limitadas a parientes de primer grado.

Lo más preocupante es que Italia también superó el récord de internados por Covid-19 de la primera ola, con 29.873 pacientes ocupando camas de hospitales de la península, que no ocultan estar cada vez más saturados y faltos de personal.

Fiel reflejo del descontrol que comienza a reinar de norte a sur, porque esta segunda ola afecta a todo el país, a diferencia de la primera, salió a la luz en las redes un terrible video donde aparece un anciano muerto en el piso de un baño de la guardia del hospital Caraderelli de Nápoles, en una imagen que causó gran conmoción y polémica. "Son abandonados en sus excrementos", denunció el video.

Según trascendió, se trata de una persona positiva de más de 80 años y con otras patologías, cuyo cadáver no fue descubierto por personal del hospital. "Fui yo quien forcé la puerta porque me di cuenta de que había pasado demasiado tiempo desde que había entrado", contó a la agencia Ansa Rosario Lamonica, el autor del video, que también se encontraba internado. "Vi que no podía respirar y trate de tirarle agua en la cara. Después pedí ayuda pero llegaron después de media hora y ya había muerto. Filmé esas imágenes para mostrar ese asco", denunció, indignado, Lamonica.

Coronavirus: alarma en Nueva Zelanda por un caso positivo misterioso

Aunque la región más afectada por la epidemia sigue siendo Lombardía, en el norte, también la situación de la región de Campania, cuya capital es Nápoles, "está fuera de control", como admitió el actual canciller italiano y exviceprimer ministro, Luigi Di Maio, oriundo de allí. De hecho, Campania se apresta no sólo a ser militarizada porque se enviarán efectivos del ejército, sino también a ser declarada "zona roja" por el gobierno de Conte. En las "zonas rojas" -las de riesgo más elevado y situación más grave-, está todo cerrado desde el viernes pasado salvo negocios esenciales, fábricas y escuelas primarias y está prohibido cualquier desplazamiento que no sea urgente.

Mientras Conte sigue insistiendo en frenar la segunda ola con este sistema de confinamientos por zonas de riesgo y colores -rojo, naranja y amarillo- y evitando el tan temido confinamiento total, Veneto, Emilia Romagna y Friuli aprobaron ordenanzas con nuevas restricciones que apuntan a que la gente se quede en casa. También en Roma se dispondrán más controles para que no vuelva a pasar como el fin de semana pasado, cuando, gracias al buen tiempo y temperaturas primaverales, la gente salió masivamente a las calles, creando assembramenti, totalmente prohibidos y más peligrosos que nunca.