Coronavirus: Tokio declara nuevo estado de emergencia por récords de casos

LA NACION
·3  min de lectura

TOKIO.- Declaran nuevo estado de emergencia por el coronavirus hasta el 7 de febrero. Piden a la población no aglomerarse, y a los bares y restaurantes que cierren a las 20 horas. Los lugares que desafíen la solicitud aparecerán publicados en una lista mientras que los que la acaten podrán pedir ayudas gubernamentales. Los centros comerciales y las escuelas seguirán abiertos.

El primer ministro japonés Yoshihide Suga declaró el jueves un nuevo estado de emergencia por un mes en Tokio y su periferia, debido a la pandemia, en un momento en que el archipiélago, y en particular su capital, registran récords de casos.

Toque de queda: el Gobierno decreta esta tarde el cierre nocturno total para reducir la circulación

"Declaramos el estado de emergencia ya que se teme que la rápida expansión del nuevo coronavirus en todo el país tenga un importante impacto en la vida de sus habitantes y en la economía", declaró Suga durante una reunión con expertos.

Las medidas

Los restaurantes y bares deben dejar de servir alcohol después de las 19h00 y cerrar sus puertas a las 20:00. El gobierno también pide a los habitantes que eviten salidas innecesarias por la noche e incita a las empresas a favorecer el teletrabajo, con el objetivo de reducir los desplazamientos en un 70%.Las escuelas no van a cerrar, y se permitirán eventos públicos, pero con una capacidad máxima de 5.000 espectadores.El estado de emergencia, que afecta a la capital y a tres regiones adyacentes, comenzará el viernes y durará un mes. Otra región, Aichi (centro), tiene previsto solicitar su adhesión al plan.

A través de su cuenta twitter, el primer ministro japonés, Yoshihide Suga, aseguró: "Hoy, tras la propagación del nuevo virus corona, hemos emitido una declaración de emergencia a las prefecturas de Tokio, Saitama, Chiba y Kanagawa. Queremos expresar nuestro más sincero agradecimiento a todas las personas que han cooperado con la dolorosa solicitud de autocontrol en la lucha contra Corona durante casi un año".

La ley japonesa no prevé sanciones en caso de que no se respeten estas consignas, incluso bajo un estado de emergencia, pero el gobierno prepara una modificación de la ley que permitiría multar a las empresas recalcitrantes.

Ante la gravedad de la situación, varios expertos opinan que deberían tomarse medidas más drásticas. Pero Suga, cada vez más criticado por su gestión de la crisis sanitaria, "es más proclive" a apoyar la "reactivación económica", dado que Japón apenas se recupera de una brutal recesión, dice el economista Masamichi Adachi de UBS Securities.

A poco más de seis meses de la apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Suga reiteró esta semana que Japón está más que nunca determinado a que se celebren, como "muestra de la victoria de la humanidad contra el virus".

Tokio 2020 vuelve a barajar pero le teme a la palabra prohibida: cancelación

Pero los organizadores, que previeron exponer las llamas olímpica y paralímpica en varios lugares de la capital en enero, anunciaron el jueves que se postergaban de forma indefinida estos actos.

El impacto de la pandemia en Japón fue relativamente menor que en otros países, con unas 3700 muertes registradas oficialmente desde enero de 2020. Pero desde noviembre, el país vive una tercera ola cada vez más preocupante.

El jueves se registraron más de 7500 nuevos casos, incluyendo casi 2500 en Tokio, dos nuevos récords.

La zona metropolitana de Tokio, donde viven casi 37 millones de personas, el 30% de la población japonesa, concentra la mayoría de los nuevos casos diarios que se registran a nivel nacional.

Agencias AFP y AP