Coronavirus: "El terror mayor es que las medidas no resulten eficaces", advirtió el gobernador de Lombardía

Elisabetta Piqué

ROMA.- Attilio Fontana, el presidente de la región Lombardía, la más castigada de Italia y del mundo por el Covid-19, apareció hoy tranquilo en una entrevista a través de Facebook con los socios de la Asociación de la Prensa Extranjera. Su típico carácter "lombardo", duro, sobrio, luchador, no obstante, no evitó que durante más de 50 minutos de entrevista, no hiciera un desesperado doble llamado a todo el mundo.

El primero: "Ayúdennos porque lo necesitamos. Nuestros médicos y enfermeros están en el límite: tienen turnos increíble y siguen trabajando, demuestran un sentido de pertenencia a la región y de respeto de sus deberes profesionales y capacidad superior a cualquier situación análoga. Pero necesitan de ayuda, de un alivio. Necesitamos de médicos y de enfermeros, que nos den una mano. Es un llamado a todos los países", dijo agradeciendo la ayuda concreta ya recibida de Cuba, Rusia y Estados Unidos.

El segundo: "Díganle a los ciudadanos de sus países que renuncien a sus libertades para evitar la difusión del contagio. Quédense en casa, no estén en medio a la gente, eviten multitudes. Este virus maldito, entre otras cosas, es muy agresivo en su difusión y basta una nada para que pase de persona a persona: el único modo de combatirlo es que cada uno se quede en su casa, lejos de otras personas. Les doy este consejo, que es más que un consejo, es una realidad vivida en la piel de nuestros ciudadanos".

Presidente de la región Lombardía desde marzo de 2018, miembro de la derechista Liga, Fontana, de 67 años, no ocultó su preocupación, sobre todo porque hoy, después de días de tendencia a la baja, el número de contagios volvió a dispararse: "El terror mayor es que las medidas no resulten eficaces", reconoció.

Ante una pregunta de LA NACION sobre el caso de un argentino residente en Milán desde hace 20 años, que murió el domingo pasado en el hospital San Paolo de Milán y que según su pareja debió esperar dos días para que una ambulancia fuera a su casa, Fontana admitió retrasos. Pero negó que el sistema sanitario de Milán, la capital financiera de Italia, haya colapsado.

"No, no está colapsado. No sé en este caso qué puede haber pasado. Seguramente la respuesta ahora es más lenta porque el número de enfermos aumenta día por día. Pero normalmente todos los pedidos avanzados han recibido respuesta. Y todos los que necesitaron ser internados, mas allá del momento de dificultad y dramaticidad, han sido internados", aseguró.

-¿Cómo es la situación ahora?

-Lamentablemente, después de tres de que los aumentos de contagiados parecían estabilizados, con entre 1600 y 1800, hoy hubo un pico y subimos a más de 2500 casos de nuevos contagios. Es una noticia que me entristece porque el trend que esperábamos que se estabilizara, hoy tuvo un fuerte incremento. Quizás hay demasiada situaciones anómalas, demasiados ciudadanos que no respetan en forma rigurosa nuestras disposiciones.

-¿Cómo responde el sistema sanitario?

-Nuestra sanidad ha dado respuestas excelentes. Casi duplicamos el número de camas de reanimación porque el número de enfermos es muy alto. Lamentablemente el 10% de los contagiados terminan en terapia intensiva. Estamos haciendo un gran esfuerzo para darle una respuesta a todos pero necesitamos que los contagios se reduzcan, si no es una situación absolutamente difícil de controlar.

-¿Por qué no se hizo una zoa roja en provincia de Bérgamo, la más afectada?

-Es una pregunta que yo también me hago. Yo lo pedi, pero el gobierno no lo hizo, yo por otro lado no dispongo ni de ejército, ni de policía, es una decision que no podía tomar.

-¿Por qué no se hacen tests de hisopado a todos en Lombardía?

-Nosotros no hacemos otra cosa que respetar los protocolos impuestos por el Insituto Superior de la Salud de Italia y por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que dicen que debemos hacer el test sólo a los sintomáticos. En Lombardía somos 10 millones de habitante, es la región con más laboratorios de Italia y sólo podemos hacer 5000 tests por día. Harían falta años. Por otro lado la ciencia declara que hay tests que dan éxitos errados: un médico de Pavia hizo cuatro tests, todos negativos. Luego en terapia intensiva, el quinto fue positivo. Nuestra prioiridad es tutelar a los enfermos.

-¿Por qué hubo un aumento de casos tan grande hoy?

-Nos gustaría saberlo. Yo también me lo pregunto, pero la evolución de este virus es algo que se le escapa a la ciencia. La única razón es que evidentemente las medidas más rigurosas adoptadas hace diez días aún no empezaron a dar respuesta.

-¿Qué impacto económico espera? ¿Cuánta gente perderá su trabajo?

-En este momento enfrentamos sobre todo el aspecto sanitario. La situación será seguramente muy difícil a nivel económico. No quiero hacer cifras, depende de la conclusión de esta pesadilla. Si milagrosamente mañana termina, sería grave pero no gravísimo. Cada semana que pasa, la situación es más negativa. Igual ya tenemos medidas listas para relanzar la economía, pero antes queremos devolverle salud y tranquilidad a nuestros ciudadanos.

-¿Tienen problemas de abastecimiento de tests de diágnóstico de hispoado?

-No, ése no es el problema. Tenemos problemas de abastecimiento de barbijos, indumentaria médica para quienes deben visitar enfermos, máscaras, ventiladores. Estos son pedidos que hacemos en todo el mundo. Lamentablemente es difícil porque muchos países están bloqueando las exportaciones para guardar estos bienes para sus ciudadanos.

-¿Le parece suficiente el monto de 25.00 millones de euros que dio el gobierno para enfrentar la emergencia, que parece una suma pequeña con respecto a las de otros países?

-Estoy convencido de que la cifra deberá ser mucho más alta y consistente si queremos dar una mano a la recuperación de nuestra economía. Son paños calientes para lo inmediato, deberán poner cifras mucho más relevantes y ayuda enseguida para los más débiles y frágiles. Dentro de poco esas franjas sociales tendrán problemas de supervivencia.

-¿Por qué se dio esta epidemia Covid -19 tan grave, cuáles fueron los errores?

-No creo que hubo errores: probablemente el virus inició a circular sin ser reconocido un mes antes del paciente 1 (detectado el 21 de febrero). Nadie se había dado cuenta y esto hizo lamentablemente que se difundiera... Cuando nos dimos cuenta, era demasiado tarde.

-¿Cuánto puede durar el bloqueo de las actividades productivas no esenciales, en teoría dispuesto hasta el 3 de abril?

-Esto deberá ser calculado por los expertos, los epidemiólogos, quienes saben cómo contrastar una epidemia... Pero hasta que no estemos seguros de que el contagio no se haya interrumpido, hay que seguir.

-¿En España la situación es peor a la de Italia: Para usted Europa subvaluó la epidemia en Italia? Cómo evalúa la respuesta de Europa en todo esto?

-Europa no sólo minimizó la epidemia en Italia. Europa, como un ave fénix, subvaluó todo, no hizo nada para dar una respuesta unitaria. Debería haber habido una respuesta de toda Europa, el contraste hubiera sido mejor, más eficiente y Europa habría demostrado ser un punto de referencia para todos las que la integran...

-¿Quiénes son los que no respetan las reglas?

-No existe una categoría. Lamentablemente demasiados italianos y lombardos por dos semanas se convencieron de que no era tan dramático, que era poco más que una gripe. Pero no es así. Hay que hacer entender, sin aterrar, que situación puede volverse muy peligrosa.

-¿El número de casos positivos y muertos fue minimizado?

-Estamos tratando de monitorear. Este virus es cobarde: algunos tienen tres días de fiebre, como le pasó a mi secretaria y se termina todo. Después existe la categoría de los asintomáticos, que lo tuvieron sin síntomas... Es claro que es posible que haya más casos positivos, pero no son los graves.

-¿Qué más teme en este momento?

-El terror mayor es que las medidas no resulten eficaces. Los problemas económicos son muy graves, pero conozco a mis ciudadanos y sé que los lograremos superar. Mi problema ahora es exclusivamente sanitario. Creo que en dos o tres días entenderemos si las medidas adoptadas son eficaces.

-¿Cómo vive esta situación desde el punto de vista personal?

-Es muy duro, fatigoso físicamente porque hay que trabajar 14 horas al día, hay un estrés continuo por la toma de decisiones, es muy duro por la angustia de ver ciudadanos al final muertos, es duro ver lo que pasa en nuestros hospitales y es duro ver que siempre hay alguien que especula... Pero el ánimo lombardo nos hará resistir.