Coronavirus: Taiwán pasó un año sin rasguños, pero ahora empieza a sufrir

·5  min de lectura
Personas hacen filas en un templo en Taipei, Taiwan
Personas hacen filas en un templo en Taipei, Taiwan

Hace apenas un mes atrás, las personas podían compartir un almuerzo en los restaurantes de Taipei sin necesidad de distanciamiento. Los chicos disfrutaban del aire fresco de los parques al salir de la escuela. Los cines y otros espacios de ocio mantenían sus puertas abiertas para recibir a los taiwaneses, que gozaban de una vida casi libre coronavirus. Incluso cuatro millones de personas formaron parte de un evento religioso en abril gracias a un “buen control de la epidemia doméstica”, como aseguraron los medios locales.

El modelo de éxito quedó atrás. Ante un aumento alarmante de los casos positivos, hoy la vida en Taiwán cambió radicalmente y la libertad se transformó en un duro confinamiento para contener el peor rebrote de coronavirus desde que comenzó la pandemia.

Conflicto israelí-palestino: ¿por qué Gaza aparece borrosa en Google Maps?

Taiwán registró hoy un récord histórico con 245 nuevos casos de coronavirus diarios, de los cuales 240 fueron clasificados como infecciones locales. Las autoridades de Taiwán elevaron a nivel 3 la alerta sanitaria ayer luego de que Taipei y Nueva Taipei se convirtieran en los focos de repunte con un aumento de la incidencia entre un 3 y un 10 porciento en apenas días.

De un total de 14 muertes desde que se desató la pandemia el año pasado, dos fueron registradas hoy por el Centro de Comando Central de Epidemias (CECC).

La vida en Taiwán ha vuelto en gran medida a la normalidad
Galarza Delfina (Contenidos Digitales)


Los ciudadanos disfrutaban de la vida sin coronavirus (Galarza Delfina (Contenidos Digitales)/)

Entre las restricciones que se pusieron en marcha en este nuevo paquete de medidas se encuentran el cierre de las escuelas y las guarderías, los centros deportivos, los cines y bares, y la mayoría de los espacios de ocio. Las reuniones al aire libre de más de 10 personas fueron canceladas, al igual que las de más de 5 en espacios cerrados.

El uso de la mascarilla pasó a ser obligatorio en todos lados, con una penalización para quien no lo respete de 3000 a 15.000 dólares taiwaneses (107 a 535 dólares). Las peregrinaciones y eventos religiosos también fueron cancelados.

El testimonio de un cura argentino en la Franja de Gaza: “Esto es una guerra sucia”

“El enfoque actual de utilizar el rastreo de contactos para contener la propagación del virus podría tener un efecto limitado, por lo que debemos tomar medidas de prevención de enfermedades en la comunidad y elevar el nivel de alerta de Covid-19 para controlar eficazmente este brote”, declaró el ministro de Sanidad, Chen Shih Chung.

El brote se produce después de que se dispararan los casos en un hotel de cuarentena cerca del aeropuerto de Taiwán el mes pasado. Más tarde, las autoridades descubrieron que el hotel había estado mezclando al personal de la aerolínea que estaba en cuarentena en el hotel con visitantes habituales en el mismo edificio. Unas semanas después, comenzaron a surgir otros casos locales en varias partes de Taiwán.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Tras la tranquilidad de una vida sin coronavirus, ahora Taiwán tiene que actuar rápido. Gran parte de los 23,78 millones de habitantes de la isla no se planteaba la necesidad de recibir las dosis de la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca y la Universidad de Oxford poco tiempo atrás. Con solo 2260 casos totales, la normalidad evidenciaba que se podía vivir sin las dosis.

Ahora, con 1000 nuevas infecciones en 10 días, muchos ansían conseguir vacunas cuanto antes, y las autoridades racionan los suministros de las 300.000 dosis disponibles, mientras dos vacunas de producción local permanecen en la segunda fase de ensayos y prevén su lanzamiento recién en julio.

“Estamos trabajando para adquirir dosis de vacunas del exterior y nuestro gobierno está haciendo todo lo posible para garantizar su entrega oportuna”, dijo la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, en sus redes sociales.

Lenta vacunación y poco aislamiento social: los científicos anticipan una tercera ola de coronavirus en Brasil

Manténgase alerta, sigan las pautas oficiales más recientes y vacúnense tan pronto como sea elegible”, recomendó la mandataria.

La isla tiene una de las tasas de vacunación más bajas registradas, con menos de 1% de la población con al menos una dosis. El gobierno está esperando grandes cargamentos de vacunas: cinco millones de dosis de Moderna, diez millones de AstraZeneca y cuatro millones del mecanismo Covax. Pero la necesidad de recibirlas se hace cada vez más urgente ante la situación actual.

Personas hacen filas en un templo en Taipei, Taiwan
Personas hacen filas en un templo en Taipei, Taiwan


Personas hacen filas en un templo en Taipei, Taiwan, antes del rebrote

Por favor, ayuden a Taiwán”, suplicó un usuario en Twitter. Si bien la situación epidemiológica de otros países en el mundo es mucho más severa, el brote de casos preocupa a los funcionarios de salud ya que la estrategia de contención del virus que logró posicionar a Taiwán como ejemplo durante el 2020 no está dando resultados.

Excluido de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ante los reclamos de China para que no sea tratado como estado independiente, gran parte del éxito que tuvo hasta ahora se debe a los controles fronterizos estrictos y tempranos, la prohibición de turistas extranjeros y cuarentenas obligatorias para todos los locales que volvieran al país.

España apuesta por la rehabilitación de los funcionarios corruptos

La proximidad de Taiwán con China, donde se considera que se desató la pandemia, instó a que las autoridades se concentraran principalmente en cerrar las puertas al exterior. Esto hizo que durante mucho tiempo no fuera necesario un confinamiento general local.

Tsai Ing-wen aseguraba en diciembre en una entrevista que “la unidad es la verdadera clave del éxito en la lucha contra el Covid-19”. Posicionado en el quinto puesto en el índice de resiliencia de Bloomberg entre los mejores países para pasar la pandemia, Taiwán estuvo más de 250 días sin casos el año pasado.

Hoy, el mensaje parece ser el mismo, pero con un escenario completamente diferente: “Mientras nos mantengamos alerta y trabajemos juntos para implementar medidas de prevención, podemos contener el Covid-19 y mantenernos seguros unos a otros”, aseguró.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.