Coronavirus: en dos semanas, volvieron al país más de 35.000 argentinos y tuvieron escasos o nulos controles

José María Costa
·7  min de lectura
Llegada de pasajeros provenientes de San Pablo, Brasil, al aeropuerto internacional de Ezeiza
Fabián Marelli

La realidad epidemiológica de los países limítrofes, donde los casos de coronavirus Covid-19 se disparan y casi a diario se baten récords de fallecidos, derivó en que el Gobierno reduzca el número de vuelos entre el 10 y el 30% a diferentes zonas.

Brasil, donde la pandemia hace estragos y donde se detectaron dos nuevas variantes más contagiosas y letales de coronavirus que la que dio origen a la pandemia, es una de las rutas que más preocupa. Sin embargo, según datos oficiales de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM), al país regresaron 3850 residentes, con controles sanitarios internos que fueron escasos o nulos.

La situación parece repetirse. Hace un año, las propias autoridades sanitarias reconocían que el Aeropuerto Internacional de Ezeiza era la puerta de entrada de decenas de viajeros con coronavirus Covid-19. Según la DNM, además de los argentinos o extranjeros residentes en el país que regresaron entre el 8 y el 22 de marzo desde Brasil, otras 35.616 personas llegaron del exterior entre esas fechas.

Llegada de pasajeros provenientes de San Pablo, Brasil, al aeropuerto internacional de Ezeiza
Fabián Marelli


Llegada de pasajeros provenientes de San Pablo, Brasil, al aeropuerto internacional de Ezeiza (Fabián Marelli/)

Es responsabilidad de cada una de las provincias y de la ciudad hacer el control y seguimiento para que los que regresan del exterior hagan una cuarentena de siete días, más allá de haber ingresado con un PCR negativo”, detallaron a LA NACION fuentes que participaron del encuentro que ayer tuvieron los ministros Wado de Pedro, Mario Meoni y Sabina Frederic con los gobernadores de Jujuy, Salta, Misiones, Corrientes, Mendoza, La Rioja, Río Negro, Neuquén, Santa Cruz y Catamarca.

Además, en ese encuentro estuvieron el secretario de Interior, José Lepere, la Directora Nacional de Migraciones, Florencia Carignano, la secretaria de Acceso a la Salud, Sandra Tirado, la Directora Nacional de Epidemiología, Analía Rearte.

Los centros de telemedicina hacen un seguimiento diario de cada paciente. No es un momento ahora en el que nos estemos preocupando sobremanera porque no está circulando en forma comunitaria la nueva cepa. Pero puede ser una cuestión de días. Dependemos de que la gente cumpla con los siete días de aislamiento”, dijeron fuentes sanitarias bonaerenses consultadas por este medio.

Llegada de pasajeros provenientes de San Pablo, Brasil, al aeropuerto internacional de Ezeiza
Fabián Marelli


Llegada de pasajeros provenientes de San Pablo, Brasil, al aeropuerto internacional de Ezeiza (Fabián Marelli/)

Siete de cada 10 personas que regresan del exterior residen en la ciudad o la provincia de Buenos Aires. En el caso de la ciudad de Buenos Aires, el control tiene más pasos, pero aún sigue siendo permeable. En la actualidad, quienes regresan del exterior y son residentes o pasen más de 24 horas en la ciudad deberían hacerse un test de saliva cuando llegan a Ezeiza, y presentar una declaración jurada que se puede llenar online previo al viaje. Sin embargo, como el centro de testeos está fuera de la zona de arribos, decenas de personas se retiran de la terminal sin pasar por la carpa y dejar una muestra.

Consultado por estos datos, Eduardo López, médico infectólogo y jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, dijo a LA NACION: “La cepa ya entró, pero no se ha diseminado. Hubo un caso, pero no diseminación. Si no se hace un esfuerzo muy grande para controlar fronteras aéreas y terrestres, sobre todo de Brasil, Uruguay y Paraguay, vamos a adelantar el comienzo del brote para el mes que viene”.

Se debería armar un control de testeos dentro de los aeropuertos y no afuera como sucede en la actualidad. Está bastante estudiado que en la Argentina las personas no cumplen las cuarentenas domiciliarias. Se cumplen en forma parcial o irregular. No tiene ningún sentido mantenerlas”, analizó López, que ayer participó de un nuevo encuentro de asesores con autoridades sanitarias nacionales, en el que no estuvo la flamante ministra, Carla Vizzotti.

Consultado sobre cómo se debería controlar, el infectólogo respondió: “Creo que hay que hacer varias cosas: la primera es hisopar en cuanto lleguen, no basta el test que traen porque es una foto. También hacer georreferencias de esas personas cuando den positivo. Buscarlos en sus hogares y alojarlos en hoteles. Esto es algo político. Desde lo sanitario no hay mucha discusión. Una persona que llega desde un lugar donde hay alta circulación del virus tiene que llegar y hacer cuarentena de, al menos, siete días”.

Llegada de pasajeros provenientes de San Pablo, Brasil, al aeropuerto internacional de Ezeiza
Fabián Marelli


Llegada de pasajeros provenientes de San Pablo, Brasil, al aeropuerto internacional de Ezeiza (Fabián Marelli/)

La cepa de Manaos podría adelantar la segunda ola

El mayor problema que veo, en el corto plazo, es la circulación internacional terrestre. Ahí tenemos a todos los camioneros que no sé si se los hisopa. Si se les pide PCR. Pero si ingresan al país, están cuatro días circulando y recién le aparecen los síntomas y la PCR no se lo detectó porque estaba en período de incubación”, analizó López.

El médico sumó: “El otro tema es Fray Bentos, donde está el puente internacional con Uruguay y que es uno de los departamentos de ese país donde circula la cepa de Manaos. Creo que se debe hacer un plan de contingencia con los países que tienen un alto número de casos en la actualidad”.

En lo aéreo, prácticamente hay que tratar de cerrar el vínculo rápidamente con aquellos países donde circulan estas cepas. La Argentina no tiene vacunado un número suficiente de individuos, ni siquiera adultos mayores, para que no haya enfermedades graves. No tenemos vacunados un 16 o 17%. Tenemos la necesidad de vacunar a los mayores de 60 años lo antes posible por la circulación de la cepa de Manaos”, resumió López sobre un primer objetivo para hacer frente a la pandemia.

Cuál puede ser el impacto de la nueva variante del SARS-CoV-2

Luego contó que tuvieron un encuentro con la nueva cúpula del Ministerio de Salud: “Ayer nos reunimos con las nuevas autoridades. Hablamos de este tema, también de las vacunas y sobre el riesgo de la segunda ola que va a empezar ahora. Yo esperaba el brote para mayo, pero es clave frenar la cepa de Manaos. Los casos están aumentando lentamente, las últimas tres semanas. La media epidemiológica de siete días muestra una suba del 15% y eso es preocupante. Otro tema preocupante es que tenemos una mortalidad diaria alta”.

Llegada de pasajeros provenientes de San Pablo, Brasil, al aeropuerto internacional de Ezeiza
Fabián Marelli


Llegada de pasajeros provenientes de San Pablo, Brasil, al aeropuerto internacional de Ezeiza (Fabián Marelli/)

Aún hay 27.000 argentinos en el exterior

Según los registros migratorios, en la actualidad, alrededor de 27.000 argentinos se encuentran en el exterior y no se cuentan como personas varadas, como sí ocurrió un año atrás, cuando se había cerrado la frontera y solo se podía volver en vuelos especiales de Aerolíneas Argentinas.

“Están volviendo con normalidad. En algunos casos puntuales hay reprogramaciones de vuelos para el mismo día o días posteriores a raíz de la disminución gradual de vuelos que está realizando transporte en el marco de las medidas adoptadas la semana pasada. Estas reducciones, igualmente, están teniendo en cuenta la cantidad de argentinos que se hallan en el extranjero”, dijeron desde la cartera que dirige Carignano.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Tenemos que ser claros, a riesgo de parecer antipáticos, pero es preferible eso antes que lamentar consecuencias”, comentó ayer la titular de la DNM, y agregó: “Brasil y Paraguay se encaminan a una crisis sanitaria por el colapso de su sistema de salud. Chile declaró el toque de queda en su capital y Uruguay está en alerta máxima por la circulación de la cepa de Manaos en siete departamentos del país”.

La funcionaria reiteró: “No es momento de salir del país para hacer turismo. Si saliste, cumplí con la cuarentena. Falsificar la PCR es un delito grave contra la salud pública. Por más que las pruebas den negativas, la única manera segura 100% sigue siendo cumplir con los siete días de aislamiento después de viajar al exterior”.