Coronavirus: el resort de lujo austríaco que propagó el contagio de Europa al mundo

LA NACION

El turismo extranjero en una estación de esquí contribuyó a dispersar el coronavirus

VIENA.- La elitista estación tirolesa de Ischgl, en Austria, que cuenta entre sus clientes a celebridades de los negocios, la vida política y la farándula internacional, se convirtió en uno de los principales focos de propagación del coronavirus por el norte de Europa.

La primera alarma saltó el 5 de marzo pasado en Islandia, tras detectarse varios casos de contagios en aviones que procedían de Munich y cuyos viajeros tenían en común que habían estado en esta estación de esquí, donde acuden famosos como Paris Hilton, Naomi Campbell o Bill Clinton.

Coronavirus: el segundo país con más casos por millón de habitantes del que nadie habla

Desde aquel día, las personas procedentes de la estación austríaca que llegan a Islandia deben cumplir una cuarentena, al igual que las que vienen de destinos de riesgo como China, Italia e Irán. Unos 500.000 visitantes acuden a esta estación de esquí cada temporada.

A pesar de que las autoridades islandesas advirtieron a las austríacas, estas no tomaron la primera medida hasta mediados de marzo. Y la estación se mantuvo abierta hasta el 14 de marzo pasado. Durante este tiempo, los bares de la estación siguieron abiertos, repletos de gente y, presumiblemente, dispersando el virus.

Se comprobó que muchos de los afectados habían pasado por el Kitzloch, uno de los restaurantes más concurridos de la estación, que se cerró el 9 de marzo después de que uno de sus camareros diera positivo. El resto de los bares cerraron al día siguiente.

Según la prensa alemana, uno de los juegos habituales en los bares de esta estación es el beer pong, que consiste en poner varios vasos de cerveza en una mesa y tratar de encestar una pelota de ping-pong lanzada con la boca en los vasos de los rivales.

Pelotas de ping-pong de boca en boca y de vaso en vaso: un paraíso para que un virus que se transmite por la saliva crezca de forma exponencial. El propietario del Kitzloch, Bernhard Zangerl, criticó que se pusiera el foco en su local y dijo que también sus empleados fueron contagiados.

Al menos cuatro continentes reportaron contagios vinculados con la estación de Ischgl, llegando a convertir a esta diminuta localidad de 1600 habitantes es uno de los principales vectores de contagio de la Covid-19. Noruega, Dinamarca, Islandia y Alemania rastrearon hasta 500 contagios vinculados con esta localidad.

El País