El coronavirus recién descubierto que proviene de los perros

·5  min de lectura
Un nuevo coronavirus canino detectado en un paciente con neumonía hospitalizado en Malasia en 2018 (Centro de Imágenes Moleculares y Celulares de la Universidad Estatal de Ohio a través de The New York Times)
Un nuevo coronavirus canino detectado en un paciente con neumonía hospitalizado en Malasia en 2018 (Centro de Imágenes Moleculares y Celulares de la Universidad Estatal de Ohio a través de The New York Times)

Los científicos han descubierto un nuevo coronavirus canino en un niño que fue hospitalizado con neumonía en Malasia en 2018. Si se confirma que el virus es un patógeno humano, sería el octavo coronavirus y el primer coronavirus canino conocido en causar enfermedad en humanos.

Los investigadores recalcan que aún no está claro si este virus en particular representa una seria amenaza para los humanos. El estudio no prueba que la neumonía haya sido causada por el virus, que podría no ser capaz de propagarse entre personas. 

Pero el hallazgo, que se publicó el jueves en la revista médica Clinical Infectious Diseases, hace énfasis en la necesidad de buscar más proactivamente los virus que puedan transmitirse de animales a humanos, explicaron los científicos.

“Creo que el mensaje principal es que estas cosas probablemente están sucediendo en todo el mundo, donde la gente entra en contacto con animales, sobre todo un contacto intenso, y no los detectamos”, dijo Gregory Gray, un epidemiólogo de enfermedades infecciosas de la Universidad Duke que es uno de los autores del estudio. Deberíamos estar buscando estas cosas. Si podemos detectarlos temprano y descubrir que estos virus tienen éxito en el huésped humano, entonces podemos mitigarlos antes de que se conviertan en virus pandémicos”.

Siete coronavirus que infectan a los humanos

Actualmente se conocen siete coronavirus que infectan a los seres humanos. Además del SARS-CoV-2, que es el virus que causa el COVID-19, existen coronavirus que causan el SRAG, el SROM y el resfriado común. Se cree que muchos de estos virus se originaron en los murciélagos, pero pueden pasar de los murciélagos a los humanos ya sea directamente o después de hacer una escala en otro huésped animal.

Durante décadas los científicos han sabido que los coronavirus pueden causar enfermedades en los perros, pero hasta ahora no hay evidencia de que los coronavirus caninos puedan infectar a las personas.

Los científicos aún no están seguros de si fue un perro el que transmitió el nuevo virus al paciente; probablemente fue un perro, explicó Gray, pero otro animal huésped intermedio, incluido un gato, pudo haber sido el responsable.

La nueva investigación comenzó la primavera pasada, después del impacto de la pandemia, cuando Gray le pidió a Leshan Xiu, un estudiante de doctorado, que desarrollara una herramienta de detección que pudiera ayudarlos a localizar todo tipo de coronavirus, no solo los que los científicos ya conocían.

Luego utilizaron la técnica, una variación de la prueba de PCR que es el criterio de referencia usado comúnmente para diagnosticar COVID, con el objetivo de analizar algunas muestras de viejos pacientes. Las muestras fueron tomadas con hisopos nasofaríngeos de 301 personas que habían sido hospitalizadas con neumonía en Sarawak, Malasia, en 2017 y 2018.

En ocho de los especímenes, detectaron lo que parecía un nuevo coronavirus, similar a los que son conocidos por infectar a los perros. Estos especímenes procedían principalmente de niños que vivían en entornos o áreas en las que el contacto con animales domésticos y salvajes era común.

Pensaron que era un error, pero no

Al principio, relató Gray, él y sus colegas pensaron que habían cometido un error. “Si examinamos a 300 pacientes y 8 de ellos muestran un coronavirus canino que nunca antes se había visto, sueles decir: ‘Esto debe ser un contaminante, esto debe ser… esto no puede ser cierto’”, dijo.

Así que enviaron las muestras a Anastasia Vlasova, veterinaria y viróloga de la Universidad Estatal de Ohio para una investigación más profunda. Utilizando una técnica de detección un poco menos sensible, confirmó que dos de las ocho muestras parecían contener un nuevo coronavirus canino. Además, la doctora descubrió que una de esas muestras demostró capacidad para causar daño a las células caninas.

Luego, Vlasova ensambló el genoma completo del virus a partir de esta muestra. Este genoma coincidía estrechamente con el de otros coronavirus caninos conocidos. “Es muy similar a varios coronavirus caninos previamente caracterizados, pero es una cepa nueva”, dijo la especialista.

Es demasiado pronto para determinar si este virus representa un riesgo para los humanos. Los investigadores aún no han demostrado que este virus sea la causa de la neumonía que envió a los pacientes al hospital. Y aún no han estudiado si las personas que pudiesen contraer el virus de animales podrían transmitirlo a otras personas.

“Tenemos que tener cuidado, porque todo el tiempo surgen cosas que no se convierten en brotes”, dijo John Lednicky, virólogo de la Universidad de Florida quien no participó en el estudio.

Sin embargo, el estudio es “extremadamente importante”, aseguró. “El hecho de que sea un coronavirus nos dice nuevamente que este es un grupo de virus que merece un estudio más a fondo”. Y añadió: “Debemos tomarnos esto en serio y buscarlo, porque si comenzamos a ver más casos, es cuando las alarmas deberían sonar”.

De hecho, una posibilidad es que los coronavirus se estén propagando entre humanos y otras especies, incluidos los perros, con mucha más frecuencia de la que se sabe.

“En este momento, realmente no tenemos ninguna razón para creer que este virus vaya a causar una pandemia”, dijo Vlasova. “La atención que queremos generar con esta investigación es que la transmisión de coronavirus de fuentes animales a humanos es probablemente un evento muy, muy, muy común. Y, hasta ahora, se ha ignorado en su mayor parte”.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2021 The New York Times Company

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) Los cementerios mexicanos ven la luz al final del túnel de la pandemia