Coronavirus: "progresiva" y "diferenciada", la estrategia de Francia para salir de la cuarentena

Luisa Corradini

PARÍS.- Confinada desde el 17 de marzo, Francia iniciará el 11 de mayo una primera fase de apertura "progresiva" y "diferenciada", en función de la intensidad con que circule el coronavirus en su territorio, y condicionada a la evolución de la epidemia, para evitar una nueva ola que podría echar por tierra los buenos resultados obtenidos hasta ahora.

Muy esperada por los franceses, la estrategia de desconfinamiento presentada por el primer ministro Edouard Philippe confirmó las pistas ya sugeridas en las últimas semanas dejando en suspenso, sin embargo, algunos puntos que fueron postergados, como el sistema de tracking numérico, la fecha exacta de reapertura de colegios secundarios, cafés y restaurantes.

"Es necesario proceder progresivamente, con prudencia, pero también con resolución a un desconfinamiento tan esperado como peligroso", dijo Philippe ante solo 75 de los 577 diputados de la Asamblea Nacional, debido a las medidas de restricción impuestas por la crisis sanitaria.

Si de aquí al 11 de mayo el número de casos cotidianos no estuviera "dentro de las cifras previstas, no desconfinaremos en esa fecha. O lo haremos con medidas más restrictivas", advirtió. Por el contrario, "si todo sale como esperamos, el 11 de mayo comenzará una fase que irá hasta el 2 de junio, cuando se iniciará una tercera etapa que durará hasta el verano (boreal)", precisó.

En ese marco, anunció que a partir del 11 de mayo dejarán de ser necesarias las certificaciones de circulación en un radio de 100 kilómetros del domicilio. Los franceses podrán ir más lejos únicamente por motivos imperiosos de orden familiar o profesional. También será posible practicar una actividad deportiva individual exterior más allá de un kilómetro del domicilio, "pero con prohibición de cambiar de región sin motivo válido".

Seguirán limitados los desplazamientos interdepartamentales e interregionales. Para viajar habrá que contar con una reservación obligatoria en todos los trenes. La idea del gobierno es que haya barbijos para todos los franceses, vendidos en farmacias, otros comercios o distribuidos por el servicio de correos a través de una plataforma de comercio electrónico a partir del 30 de abril. La utilización de barbijo será obligatoria en los transportes públicos.

Phlippe prometió que el país estará en "condiciones de masificar" la realización de tests de contaminación a partir del 11 de mayo. El objetivo fue fijado en "al menos 700.000 tests virológicos" por semana para esa fecha. Para lograrlo, los laboratorios de investigación y veterinarios estarán autorizados a practicarlos. "Todo debe ser fácil y rápido", dijo el primer ministro. La Seguridad Social se hará cargo del costo de los tests.

Teniendo en cuenta que la circulación del virus no es igual en todo el país, el ejecutivo optó por un desconfinamiento por departamento. El mismo será más o menos estricto en función de la situación sanitaria local. Los departamentos serán clasificados "verde" o "rojo" cada noche a partir del 7 de mayo. Las autoridades locales podrán adaptar el plan a las realidades del territorio.

Cuando una persona sea identificada como positiva, todos aquellos que hayan tenido contacto con ella serán testeados. El gobierno formará "brigadas" encargadas de identificar y contactar a esas personas, que serán "invitadas" -y no forzadas- a aislarse.

La apertura de las escuelas se hará en forma extremadamente progresiva y voluntaria. Primero el preescolar y los primeros grados. No más de 15 alumnos por clase, medidas de protección y distribución de alcohol en gel. Los maestros recibirán barbijos, contrariamente a los alumnos más chicos, cuyo uso está contraindicado. El resto de clases de la primaria recomenzará a partir del 18 de mayo.

Philippe pidió "paciencia" a los mayores de 65 años, particularmente frágiles frente al Covid-19. Sin prohibiciones, el primer ministro aconsejó prudencia. En cuanto a las reuniones, públicas o privadas, seguirán limitadas a diez personas, mientras que las ceremonias de cualquier naturaleza -religiosas, festivas e incluso bodas- seguirán prohibida hasta el 2 de junio.

Todos los comercios podrán abrir a partir del 11 de mayo, excepto los museos, cines, teatros, bares, restaurantes, playas y parques. La temporada deportiva profesional 2019-2020 se dio por concluida y todo acontecimiento que reúna más de 5000 personas será imposible antes de fines de septiembre.

El gobierno anunció su intención de mantener hasta el 1° de junio sus medidas de desempleo parcial con la que se benefician en este momento 10,8 millones de empleados del sector privado en Francia -o sea más de uno de cada dos-, aunque su supresión será progresiva, en función de la reactivación de la economía.

Tras la presentación del primer ministro, la Asamblea Nacional aprobó ampliamente el plan gubernamental mediante un voto consultativo: 368 diputados apoyaron la estrategia, 100 se manifestaron en contra y 103 se abstuvieron.