Coronavirus: cómo son los preparativos en Europa para celebrar una Navidad diferente

LA NACION
·6  min de lectura

PARÍS.- Navidad y Año Nuevo plantean desafíos adicionales este año para Europa, que atraviesa la segunda ola de la pandemia de coronavirus. Las fiestas, los viajes y las reuniones en interiores en esta época podrían agravar una situación que ya es complicada de por sí.

Frente a este panorama, los gobiernos de todo el continente preparan medidas y recomendaciones para celebrar unas fiestas diferentes.

España: ¿reuniones de hasta seis personas?

El ejecutivo español propone limitar las reuniones a seis personas en Navidad y un toque de queda a la una de la madrugada para los días 24 y 31 de diciembre, en un plan que será debatido hoy con los gobiernos regionales.

"Espíritu de cooperación": Xi Jinping felicitó a Biden por la victoria en las elecciones

Para las reuniones familiares se recomienda limitar la participación a los miembros que pertenezcan al mismo grupo de convivencia y, en el caso de que haya algún miembro no conviviente, las reuniones serían de hasta un máximo de seis personas.

El borrador del plan recomienda además no celebrar las Cabalgatas de los Reyes Magos. Sugiere además a los estudiantes universitarios que regresan a casa para las vacaciones navideñas que "limiten las interacciones sociales los días anteriores de su regreso a casa y que extremen las medidas de prevención".

Italia: sin esquí

Muchos italianos se dirigen a las pistas de esquí durante Navidad y Año Nuevo, pero el primer ministro Giuseppe Conte advirtió contra estas vacaciones tradicionales. "Es un precio que no podemos pagar", dijo.

Significa que las estaciones de esquí populares en los Alpes y Dolomitas probablemente perderán miles de millones de euros en ingresos festivos. Conte está buscando un consenso europeo sobre el cierre de las estaciones de esquí y otras medidas también. "Creo que es un problema europeo", dijo el mandatario a la televisión La7. "Si Italia decidiera cerrar todos sus remontes sin el apoyo de Francia, Austria y otros países, los turistas italianos se arriesgarían a ir al extranjero y traer el [virus] de regreso a casa".

Las estaciones de esquí de Francia también permanecerán cerradas y el líder en el estado alemán de Baviera respalda cierres temporales, pero los funcionarios de turismo austriacos creen que pueden ofrecer vacaciones seguras una vez que se alivien las restricciones el 7 de diciembre.

Por su parte, el ministro de Sanidad, Roberto Speranza, ha rebajado las expectativas de una apertura general en Navidad y señaló que la libertad de movimiento en el país para ese período solo será posible si todas las regiones son "zonas amarillas", es decir, las de menor riesgo de contagio de Covid-19. En la actualidad, la mayoría de las regiones de Italia son "zona roja", de alto riesgo, o "zona naranja", de riesgo medio-alto, de acuerdo al sistema de restricciones de tres niveles. "Debemos mantener alto el nivel de prudencia", afirmó Speranza. "Será una Navidad diferente y más sobria, en la que tendremos que evitar movimientos que no son esenciales", añadió en declaraciones a la televisión pública Rai.

Transición en EE.UU.: lejos de Washington, Ivanka Trump y Jared buscan un nuevo comienzo

El Gobierno está estudiando las reglas que se aplicarán para el periodo navideño, y que se incluirán en un nuevo decreto que entrará en vigor el 4 de diciembre, un día después de que expire el actual, por el que se estableció un toque de queda nacional a las 22:00 horas, el cierre de bares y restaurantes a las 18:00 y las tres zonas de riesgo, entre otras medidas.

Pero no todo son malas noticias: Conte ha asegurado a los niños que Babbo Natale (Papá Noel) definitivamente estará de visita, ya que está exento de las restricciones de viaje globales.

Francia: mayor flexibilidad

Las tiendas, los teatros y los cines reabrirán a tiempo para Navidad y la gente podrá visitar a sus familias durante el período festivo. "Podremos viajar sin autorización, incluso entre regiones", dijo el presidente Emmanuel Macron en un discurso televisado.

Francia ha estado bajo un segundo bloqueo nacional desde finales de octubre. Pero el 15 de diciembre, esto será reemplazado por un toque de queda a nivel nacional de 21 a 7. Sin embargo, el toque de queda no se aplicará en Nochebuena y Nochevieja.

Los restaurantes y las escuelas no volverán a abrir hasta al menos el 20 de enero, y esto depende de que los casos diarios caigan por debajo de los 5000. Los bares y discotecas están cerrados indefinidamente. Los servicios religiosos retomaran la actividad a partir del 28 de noviembre con un límite de 30 personas.

Transición en EE.UU.: Biden afirma que el suyo "no será un tercer mandato de Obama"Alemania: encuentros pequeños y pocos fuegos artificiales

Alemania contempla para Navidad y Año Nuevo la posibilidad de reuniones con hasta diez personas de diferentes hogares, con niños menores de 14 años excluidos de este cálculo, según informan los medios locales.

Los jefes regionales, que este miércoles se reúnen con la canciller alemana, Angela Merkel, para presentarle sus propuestas en relación a posibles medidas adicionales para lograr una rebaja consolidada de los nuevos contagios, están de acuerdo en prolongar el actual cierre parcial de la vida pública hasta el 20 de diciembre. Su objetivo es mantener ahora las restricciones para poder relajarlas entre el 23 de diciembre y el 1 de enero. Para ello, proponen además que los ciudadanos se guarden antes de las fiestas en una cuarentena voluntaria de varios días.

Piden también a los empleadores estudiar la posibilidad de cerrar sus empresas entre el 21 de diciembre y el 3 de enero por vacaciones o bien ofrecer la modalidad de teletrabajo.

En lo que respecta al uso de fuegos artificiales en la última noche del año, los poderes regionales consensuaron una prohibición parcial, y recaerá en las autoridades locales determinar qué calles y plazas se verán afectadas.

Gran Bretaña: sistema de tres niveles

El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció este lunes que el próximo 2 de diciembre termina el confinamiento impuesto desde el 5 de noviembre en Inglaterra y ha explicado un nuevo sistema de alerta que incluye tres niveles distintos de restricciones que se impondrán por áreas geográficas.

Esta nueva regulación permitirá la reapertura de los comercios no esenciales, los gimnasios, las peluquerías y, en las zonas con menor riesgo, se autorizará la asistencia de hasta 4000 personas a eventos deportivos al aire libre. Además, se relajarán las restricciones durante la Navidad. Entre el 23 y el 27 de diciembre se levantarán los vetos a la movilidad y se permitirán los encuentros de personas de hasta tres domicilios distintos.

El Papa advirtió del peligro de convertir a la Iglesia en un partido político o una empresa

El Plan Covid de Invierno presentado por Johnson ante la Cámara de los Comunes es una versión "más dura" del sistema de niveles previo al confinamiento que prevé restablecer por ejemplo la 'regla de los seis' por la que se podrán celebrar reuniones de seis personas en público después de casi un mes de reuniones limitadas a dos personas.

Además podrán retomarse las celebraciones religiosas, las bodas y todos los deportes al aire libre, siempre cumpliendo la regla del distanciamiento social. También aplaza de las 22:00 a las 23:00 horas la hora de cierre de pubs, bares y restaurantes.

El nivel 1 de alerta prevé la obligatoriedad de trabajar desde casa siempre que sea posible. El nivel 2 obliga a cerrar a pubs y bares a menos que sirvan comidas sustanciales con las bebidas alcohólicas. El nivel 3 obliga a cerrar pubs, bares y restaurantes salvo para servicios para recoger y a domicilio. Los hoteles y las actividades de ocio en interior también deberán permanecer cerrados.