Coronavirus: polémica en Barcelona por un evento religioso en la Sagrada Familia

LA NACION
·3  min de lectura

MADRID (DPA).- En medio de la segunda ola de coronavirus que vive España, uno de los países más golpeados por la primera ola, que en abril llegó a registrar casi mil muertos en un día, un episodio en la Sagrada Familia de Antoni Gaudí genera indignación en todo el país debido al estado de alerta decretado por el gobierno y al aumento de casos.

Ayer en Barcelona, en la icónica basílica, uno de los lugares más turísticos de la ciudad, 600 personas se reunieron para celebrar con una ceremonia la beatificación de Joan Roig Diggle, asesinado en los inicios de la Guerra Civil por milicianos. El evento había sido permitido pese a las restricciones. Sin embargo ahora, por la polémica generada y las fotos que salieron a la luz del momento, se anunció que se investigará si cumplieron con el protocolo pactado.

Las autoridades sanitarias locales anunciaron que revisarán las medidas aplicadas ante "la gran movilidad que ha implicado el acto religioso", de acuerdo con lo informado por el diario La razón.

"El control se extenderá tanto al acto -que se celebró con un tercio del aforo, con mascarilla obligatoria para los asistentes y gel hidroalcohólico-como a la organización del evento", publica el periódico español.

De todos modos, los funcionarios recordaron que el decreto del estado de alarma no ordena el cierre de espacios religiosos sino solo reducir la cantidad de asistentes, por respeto a la libertad de culto como derecho fundamental. Pero avisaron que "este tipo de eventos masivos tienen un riesgo epidemiológico del todo injustificable dada la situación actual y, por tanto, se planteará reforzar las medidas de protección para que no vuelva a pasar".

En redes, tras la publicación de las fotos, tanto políticos como ciudadanos se quejaron por el evento y llamaron a tomar conciencia. "Incomprensible e inaceptable", escribió en Twitter Quim Torra, expresidente de la Generalitat de Cataluña.

Otro usuario de la red social indicó en otro post: "Nuestros médicos, enfermeras, etc. sin protección y cayendo como moscas. Gente que lo ha perdido todo, gente que se queda sin trabajo cada día, hospitales colapsados porque son insuficientes con los impuestos que pagamos, políticos que se suben el sueldo... Nosotros encerrados".

Diggle nació en Barcelona y fue martirizado por su fe el día 12 de septiembre de 1936. La ceremonia de beatificación estuvo presidida por el cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona; y concelebrada por el cardenal Lluís Martínez Sistach, arzobispo emérito de Barcelona, y el nuncio apostólico de la Santa Sede en España, monseñor Bernardito Auza.

El viernes pasado las comunidades autónomas notificaron al Ministerio de Sanidad 22.516 nuevos casos, 9150 de ellos diagnosticados en las últimas 24 horas. La cifra global de contagios en España se eleva a 1.328.832 desde el inicio de la pandemia, según las estadísticas oficiales. La incidencia acumulada en los últimos 14 días por 100.000 habitantes se sitúa en 525.