Coronavirus. ¿Qué pasará con los clubes deportivos durante el confinamiento?

·2  min de lectura
Deportes
Deportes

A la espera del decreto del presidente Alberto Fernández que defina las nuevas restricciones anunciadas por el Gobierno para frenar la segunda ola de coronavirus, los clubes de la ciudad de Buenos Aires anunciaron el cierre de sus sedes desde el sábado 22 hasta el domingo 30 de mayo. Ante la medida, algunas entidades ya anunciaron a sus socios la reprogramación de las clases y entrenamientos a través de una plataforma virtual.

Hasta el momento los clubes deportivos, que tenían espacios al aire libre, permanecían abiertos aunque con mayores restricciones. En el caso de las actividades, solo se podían realizar al aire libre, en grupo reducido -máximo de 10 personas-, con barbijo, manteniendo la distancia social y sin compartir materiales. En el último tiempo, tampoco permitían desarrollar actividades que impliquen contacto físico entre los usuarios.

Fuentes del gobierno porteño confirmaron a LA NACION el cierre efectivo de los clubes hasta el 30 de mayo y explicaron que la reapertura dependerá de “los números”.

La ayuda de la Ciudad

Por las fuertes restricciones a las actividades de los clubes, la Subsecretaría de Deportes de la Ciudad destinará $22.800.000 a los clubes de barrio y federaciones deportivas para ayudarlos a paliar las consecuencias de las medidas actuales.

“Los clubes de barrio son vitales para la comunidad barrial, tanto por su aporte deportivo pero sobre todo por su enorme compromiso social y la gran contención que brindan a los vecinos y vecinas, especialmente a los más chicos” afirmó el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, a dirigentes de clubes de barrio y federaciones deportivas, en una reunión realizada en la sede del Deportivo Mitre para conversar sobre la situación sector.

“Es un desastre. Estamos en la lona. Es muy injusto todo”, resaltó Stella Mari Pita, apoderada del club social y deportivo Mitre de Floresta. Explicó a LA NACION que desde el comienzo de la pandemia fue “muy difícil” la situación y ahora con la ayuda del Gobierno esperan poder soportar un poco más. “El Gobierno nos va a ayudar con 80.000 pesos para gastos corrientes y 250.000 para plan de obra”, dijo.

Según las fuentes de la Ciudad, si bien los subsidios siempre se entregaron con fines específicos, ante la emergencia, se dispuso la entrega excepcional de 80.000 pesos para que cada institución pueda utilizar los fondos en lo que más necesita para asegurar su continuidad.

Este desembolso es complementario a los subsidios ordinarios que cada año la Ciudad otorga a las instituciones deportivas a través Fondo del Deporte, en el marco de la Ley 1624 y que prevé distribuir otros $15 millones en el primer semestre. En estos casos, el otorgamiento es para ejecutar mejoras específicas en la infraestructura deportiva o desarrollar programas deportivos. En el caso de este año, por el contexto, priorizarán aquellos proyectos destinados a adaptar las instalaciones para poder entrenar con protocolos.