"Coronavirus", la palabra que prohibió el excéntrico dictador de Turkmenistán

LA NACION
·2  min de lectura

ASJABAD.- De todas las ridículas órdenes que ha dado el estrafalario dictador de Turkmenistán, Gurbanguly Berdimuhamedow, como impedir que sus funcionarios se tiñan las canas, prohibir el uso de la palabra "coronavirus" posiblemente esté al tope de lista.

En plena pandemia, la disposición no solo es absurda, sino "verdaderamente peligrosa", indicó la organización sin fines de lucro Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Los medios controlados por el Estado ya no pueden usar la palabra e inclusose eliminó de los folletos de información de salud distribuidos en escuelas, hospitales y lugares de trabajo, según Turkmenistan Chronicle, una de las pocas fuentes de noticias independientes, cuyo sitio está bloqueado en el país.

Las personas que usan barbijos o hablan sobre el nuevo coronavirus en espacios públicos del país de Asia Central pueden ser arrestadas por la policía civil, según informaron los periodistas con sede en la capital, Ashgabat, para Radio Azatlyk, el servicio de idioma turcomano de la Radio Free Europe.

"Las autoridades turcomanas han estado a la altura de su reputación al adoptar este método extremo para erradicar toda la información sobre el coronavirus", dijo Jeanne Cavelier, directora de RSF en Europa Oriental y Asia Central.

"Esta negación de información no solo pone en peligro a los ciudadanos turcomanos en mayor riesgo, sino que también refuerza el autoritarismo impuesto por el presidente Gurbanguly Berdimuhamedow. Instamos a la comunidad internacional a reaccionar y sancionarlo por sus violaciones sistemáticas de los derechos humanos", añadió.

Los ciudadanos turcomanos solo tienen acceso a la información que brinda el gobierno sobre la pandemia de coronavirus, que hasta el momento no ha reportado ningún caso en el país, lo cual resulta sospechoso cuando la vecina Irán tiene 44.605 contagios hasta la fecha.