Coronavirus: el país con 200 días sin casos de contagio local

LA NACION
·3  min de lectura

TAIPEI.- Taiwán alcanzó un récord de 200 días sin casos de coronavirus de contagio local, lo que subraya su éxito en mantener el virus bajo control a medida que aumentan los casos en gran parte del mundo.

Las autoridades taiwanesas actuaron temprano para detener la propagación de la enfermedad, implementaron estrictas medidas de control, incluidas dos semanas de cuarentena para cualquiera que llegase a la isla, y destinaron abundantes recursos a las pruebas y el testeo.

Caso Etchevehere: los ocupantes se retiraron del campo

Los controles de los viajeros que llegaban desde Wuhan, China, donde comenzó la epidemia, comenzaron a realizarse el 31 de diciembre, tan pronto como las autoridades sanitarias le dijeron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que estaban tratando casos de neumonía viral de origen desconocido.

La exposición previa de la isla a la epidemia de Sars (Síndrome Respiratorio Agudo Grave) significó que los preparativos fueron extensos y actualizados, y en la respuesta del gobierno seguramente ayudó que un epidemiólogo sea el vicepresidente, además de contar con un excelente sistema de salud pública.

Caso Etchevehere: así detuvieron a Dolores por negarse al desalojo

Los amplios vínculos económicos y culturales con China continental, donde surgió la enfermedad por primera vez el año pasado, y un gran volumen de viajes, significaban que Taiwán era particularmente vulnerable al comienzo de la epidemia.

Pero se registraron sólo 553 casos de Covid-19 y siete muertes desde que comenzó la pandemia en un país de 23,5 millones de habitantes, lo que lo hace aún más exitoso que otros países con un historial ejemplar de contener la enfermedad, incluidos Nueva Zelanda y Vietnam.

El Centro para el Control de Enfermedades taiwanés informó por última vez un caso nacional el 12 de abril. Los funcionarios de los CDC agradecieron al público por desempeñar un papel en el logro del hito, al tiempo que instaron a la población a seguir usando barbijos y lavarse las manos con frecuencia.

Aunque Taiwán parece haber detenido la transmisión nacional, sigue registrando nuevos casos en personas que llegan del extranjero. También quedan dudas sobre si está realmente libre de coronavirus. Los medios locales han estado prestando mucha atención a los informes de personas que dieron positivo después de salir del país.

Mientras China proclama su propio éxito frente al control de la pandemia, el logro de Taiwán es un recordatorio de que las democracias que tomaron medidas claves también pudieron controlar la enfermedad.

El 20 de enero, el gobierno inició formalmente el Centro de Comando Central de Epidemia para coordinar su respuesta entre varios departamentos y sucursales, antes de que China cerrara la ciudad de Wuhan.

La importancia de usar barbijos se comunicó de manera temprana y efectiva, y el gobierno se hizo cargo de la distribución, racionando los suministros para garantizar que toda la población pudiera acceder a las máscaras y evitando las compras de pánico o el aumento de precios.

Los controles fronterizos también comenzaron en enero, con los vuelos desde Wuhan suspendidos a fines del mismo mes, y se prohibió la entrada a los ciudadanos chinos que viven en la ciudad. Taiwán ahora tiene una cuarentena de 14 días para todas las llegadas, ya sean taiwanesas o extranjeras.

Agencia Reuters