Coronavirus: la OMS defiende que las escuelas sigan abiertas pese a la segunda ola

LA NACION
·3  min de lectura

Europa atraviesa una segunda ola de coronavirus en momentos en que se acerca el invierno en el hemisferio norte y ante el alza de casos los especialistas se preguntan si es momento de cerrar las escuelas, como ocurrió en marzo, o si hay que luchar para contener el brote con los alumnos en las aulas. En este contexto, el director para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) defendió que las escuelas no cierren sus puertas.

"Debemos asegurar la enseñanza para nuestros hijos", afirmó Hans Kluge y resaltó que los niños y adolescentes no son grandes amenazas de contagio, por lo que una medida como esta no sería ciento por ciento efectiva.

Alberto Fernández imita a Néstor Kirchner, pero le sale Mauricio Macri

Según lo publicado por el diario La Vanguardia, Kluge admitió asimismo que los confinamientos son "una pérdida de recursos" y que provocan efectos secundarios, como daños a la salud mental o aumento de la violencia de género. Además, insistió en la necesidad y en la efectividad de las medidas sanitarias y dijo que si el uso de tapabocas supera el 90 % entre las personas, demás restricciones pueden evitarse.

Las declaraciones del funcionario de la OMS se dieron en momentos en que la discusión al respecto en la Argentina aumenta. En el país las escuelas se cerraron en marzo con la declaración del aislamiento obligatorio y si bien las clases continuaron de forma virtual, los resultados del año escolar a poco de terminarse son dispares.

En la Ciudad, el gobierno porteño espera el año que viene retomar la presencialidad a mediados de febrero, para hacer un análisis de situación y ver los conocimientos que los menores lograron adquirir durante el ciclo lectivo vigente. Sin embargo, la postura desde el gobierno nacional está más apegada a la llegada de una vacuna.

En el medio, varios adultos se quejan por las consecuencias de haber perdido ese espacio de conexión con pares. Desde Padres organizados, un grupo que comenzó a manifestar su descontento con la decisión de que los chicos sigan en casa y que en septiembre escribió una carta abierta dirigida al gobierno de la Nación para exigir la vuelta a las aulas de todos los alumnos, admiten que pese a que la Ciudad habilitó el regreso a la presencialidad de los alumnos de todos los niveles para comenzar una adaptación, los avances todavía son escasos.

En la Argentina no hay clases desde marzo de este año, cuando se declaró la pandemia
Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

¿Y en la provincia?

El ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, consideró ayer que en el próximo ciclo lectivo podría darse un escenario "prácticamente normal en términos de clases presenciales" si se logra avanzar con una vacuna contra el coronavirus en los primeros meses del año.

"Imagino que si tenemos a docentes y auxiliares vacunados, podremos tener una situación prácticamente normal en términos de clases presenciales", afirmó el titular de la cartera sanitaria aunque aclaró que la población deberá mantener los cuidados hasta tanto la vacunación sea masiva.

Gollan dijo que los docentes serán vacunados "en la primera tanda" y apuntó: "Los grupos de riesgo y esenciales (trabajadores de salud, de seguridad y personal docente) son 5.750.000 personas, por lo que la idea es vacunar a esa población en dos meses, o dos meses y medio", según lo publicado por la agencia Télam.

"Estamos esperando que las vacunas lleguen lo antes posible", remarcó y explicó que, "teniendo protegidos a los grupos de riesgo, la pandemia se transforma en otra cosa y permite tener actividades económicas, educativas y culturales".

En este sentido, indicó que debido a la posibilidad de vacunar a docentes y demás trabajadores de la educación, el ciclo lectivo 2021 será "un año en el que la presencialidad va a ser muy diferente".