Coronavirus: la OMS advierte que no habrá inmunidad de rebaño en 2021 pese a las vacunas

LA NACION
·3  min de lectura
No habrá inmunidad de rebaño en 2021
Fuente: LA NACION

En un comunicado oficial este lunes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que a pesar de que numerosos países estén administrando vacunas contra el Covid-19 a sus ciudadanos no se alcanzará este año la inmunidad de rebaño.

"No vamos a alcanzar ningún nivel de inmunidad de la población o inmunidad de rebaño en 2021", declaró Soumya Swaminathan, jefa de científicos de la OMS, en una rueda de prensa, haciendo hincapié en la necesidad de mantener las medidas de higiene y de distanciamiento y el uso de barbijo para frenar la pandemia de coronavirus.

Swaminathan alabó el "avance increíble" hecho por los científicos que participaron en el desarrollo no de una, si no de varias vacunas seguras y eficaces, contra el nuevo coronavirus en un año. Pero, recalcó, desplegarla "toma tiempo".

"Lleva tiempo aumentar la producción de dosis, no es solo cuestión de millones, sino que aquí estamos hablando de miles de millones" de dosis, señaló, pidiendo a la población que sea "un poco paciente".

Swaminathan afirmó que en algún momento "las vacunas llegarán. Llegarán a todos los países". "Pero, entretanto, no debemos olvidar que existen medidas que funcionan", recordó. Según ella, las medidas de higiene y distanciamiento contra el coronavirus deberían permanecer en vigor, "al menos, lo que queda de año".

Nueva oleada

"Las próximas semanas van a ser las peores semanas de esta pandemia", advirtió hace unas horas el principal consejero médico epidemiológico del gobierno británico, Christopher Whitty, a la BBC. El objetivo de las autoridades británicas es inmunizar a 15 millones de personas a mediados de febrero.

Las nuevas oleadas de contagios en Europa y Estados Unidos han llegado en un momento de administración de las vacunas contra el Covid-19, aprobadas y desarrolladas en un tiempo récord.

La empresa BioTech desarrollará 2.000 millones de dosis de vacuna junto a Pfizer hasta fines del año 2021, un objetivo superior al anterior de 1.300 millones de dosis.

Además, el laboratorio estadounidense Moderna, cuya vacuna fue la segunda en ser autorizada en la UE, empezó a hacer sus entregas en Europa, según anunció el lunes en un comunicado. Las vacunas se entregará en un punto central que cada Estado decidirá y a partir de ahí las autoridades nacionales coordinarán su distribución.

Otro aspecto importante es que la vacuna contra el coronavirus no es de efecto inmediato; es decir, los síntomas pueden presentarse hasta una semana después de haber recibido la aplicación. Los especialistas afirmaron que desarrollar la enfermedad en este lapso no es algo inesperado: se sabe que los efectos protectores de las vacunas tardan al menos un par de semanas en concretarse. Y señalaron que enfermarse antes de completar el programa de dos dosis de la vacuna no debe desvirtuar la eficacia del producto de Pfizer, el cual llegó con mucho éxito a la fase final de los ensayos clínicos.

Las vacunas tardan al menos unos días en desplegar sus efectos protectores. La fórmula de Pfizer está diseñada en torno a una molécula llamada ARN mensajero, o ARNm, la cual, una vez inyectada, entra a las células humanas y les da instrucciones de fabricar una proteína del coronavirus llamada espiga. Ninguno de estos componentes es infeccioso ni capaz de causar COVID-19. Pero actúan como impostores del coronavirus y le enseñan al cuerpo a reconocer al verdadero virus y combatirlo en caso de que llegara a entrar.

Se cree que la producción de la espiga ocurre a unas cuantas horas de la primera dosis. Pero el cuerpo requiere al menos varios días para memorizar el material antes de que pueda descargar todo su arsenal de armas de defensa contra el virus. Las células inmunitarias tardan este tiempo en analizar la proteína, madurar, multiplicarse y agudizar sus reflejos para identificar la espiga.