Coronavirus: la ocupación de las salas de terapia intensiva del sector público porteño ya llega al 80%

Mauricio Giambartolomei
·4  min de lectura
Las salas de terapia intensiva de los hospitales porteños están al borde del colapso
Aníbal Greco

En los últimos 15 días, la ocupación de camas de terapia intensiva en los hospitales públicos porteños tuvo una demanda que puso al sistema al límite de su capacidad para la atención de pacientes críticos con Covid-19. El creciente números de contagiados en la segunda ola de la pandemia, que hasta el momento no encuentra el techo en la Argentina, provocó que la disponibilidad de las Unidades de Terapia Intensiva (UTI) se achique cada día más y a una velocidad preocupante.

Según la última información oficial, ayer había una ocupación cercana al 80% de las camas disponibles en los hospitales públicos, con 359 de las 450 totales. Para pacientes leves y moderados los márgenes son más amplios, con 48% (720 de 1500) y 9,7% (487 de 5000) respectivamente. De esta forma se alcanzó el valor más alto desde el año pasado para pacientes con Covid-19, récord que desde el miércoles se fue superando día a día.

Coronavirus. Hasta cuándo pueden aguantar las Unidades de Terapia Intensiva

Hasta esta semana, considerada la más crítica en cuanto a la situación de las UTI, la ocupación más elevada se había registrado el 13 de agosto pasado con el 69% y 312 de 450 camas disponibles. El miércoles la demanda trepó a 323 (71,7%) y el jueves a 348 (77,3%) hasta llegar al valor máximo de ayer. Hay más: desde el 7 de abril, cuando había 205 camas con pacientes críticos (45,5%) la ocupación tuvo un incremento del 75%.

De mantenerse la frecuencia actual de ocupación, con un crecimiento diario del 4,3%, se estaría cumpliendo la proyección matemática realizada por LA NACION en base a la información oficial disponible. Con la misma cantidad de plazas disponibles la saturación del sistema en la ciudad de Buenos Aires podría comenzar la semana entrante. De todas formas en el Gobierno ya están pensando en cómo fortalecer las salas UTI en los próximos días.

Según adelantaron, desde el Ministerio de Salud porteño se prevén agregar unas 50 camas al sistema público para ampliar la disponibilidad hasta las 500. Para eso también habrá que sumar más recursos humanos, un bien también escaso por estos días, como había alertado la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) en la semana. “Veo un posible escenario de saturación si no se disminuye la circulación del virus, estamos al borde del colapso”, sostuvo Rosa Reina, presidenta de SATI. “A la limitación de la infraestructura en hospitales públicos y clínicas privadas debe sumarse la del personal de la salud, principalmente terapistas, que necesitan hasta cuatro años para capacitarse”, agregó.

Las clínicas y sanatorios privados están en una situación similar desde mediados de abril a pesar de haber sumado infraestructura casi a diario para darle mayor oxigenación al sistema. De acuerdo a fuentes del sector de la salud, el 15 de abril sobre 743 camas disponibles 624 estaban ocupadas (84%); un día después eran 794 y 664 (83,6%); el 19 de abril, 832 y 734 (88,2%); el 20 de abril, 895 y 782 (87,4%); y el 21 de abril, 910 y 809 (88.9%), respectivamente.

En el área metropolitana del AMBA, en los 40 municipios que la forman, de acuerdo a los datos provenientes del Ministerio de Salud de la provincia que contemplan la internación de los pacientes de todas las patologías (covid-19 y no covid-19), la demanda ronda el 80% en las áreas de cuidados críticos, entre camas del sector público y el privado. Mientras que en el interior bonaerense la ocupación es del 50% y en toda la provincia, del 67%, con la problemática que en algunos hospitales se encuentra por encima del 90%.

De acuerdo a la proyección de LA NACION y si se mantiene un crecimiento diario del 3,4%, con la misma cantidad de camas disponibles en todo el distrito, la semana crítica del sistema sanitario bonaerense sería entre el 4 y 11 de mayo, apenas días después de un posible colapso en la ciudad.

Alertados por esta situación ayer hubo una reunión de urgencia entre el presidente, Alberto Fernández, a su regreso de Rosario, y el gobernador de la provincia, Axel Kicillof, para evaluar la creciente crisis epidemiológica, revisar números y las proyecciones antes de tomar medidas. Durante más de dos horas, y mientras se conocía que el viernes 27.884 personas habían dado positivo de Covid-19 y 557 murieron a causa de la enfermedad, un nuevo récord, Fernández y Kicillof estudiando distintas alternativas y analizaron los datos de la ocupación de camas. La discusión sobre nuevas medidas de restricción se darán durante el transcurso de la semana.

La situación, según advierten los expertos y se analiza en los ministerios de Salud, es más compleja este año por una aceleración más veloz de la curva actual, la circulación de nuevas variantes de coronavirus, la ocupación de camas con pacientes de otras patologías cuando comenzó a crecer la demanda y las nuevas características de las personas que contraen la enfermedad.

En 2020 las salas de terapia intensiva recibían mayormente a personas de 70 años en adelante, o con patologías previas, y este año varía entre los 50 y 60 años, aunque también es cada vez más común las internaciones de personas más jóvenes sin comorbilidades.