Coronavirus: "Los niños no son supercontagiadores, las escuelas deben permanecer abiertas", aseguran pediatras españoles

LA NACION
·3  min de lectura

Pediatras españoles han determinado que es necesario que durante la pandemia los colegios se mantengan abiertos pues los niños "no son supercontagiadores". Además, desde las conclusiones a las que se llegó desde un congreso de esa disciplina, aseguran que si bien durante el confinamiento disminuyeron las urgencias pediátricas, aumentó de manera alarmante la gravedad de las patologías por falta de consultas médicas.

"Podemos afirmar que los niños no son supercontagiadores de Covid-19, así que creemos que los colegios deben permanecer abiertos aunque estemos en plena segunda ola, ya que su apertura no supone una carga epidémica" aseguró el doctor Juan Ruiz-Canela, vicepresidente de Atención Primaria de la Asociación Española de Pediatría (AEP) en el marco del Congreso Digital de Pediatría, que se celebra del 5 al 7 de noviembre, en España.

En ese sentido, y de acuerdo a lo que se detalla desde el sitio Niusdiario, Ruiz Canela destacó que "el coronavirus es importante, pero la educación y el cómo se relacionan los niños también lo es". El especialista, recomendó así que el cierre de escuelas solo se debe hacer si hay brotes "muy locales, pero nunca un cierre generalizado".

La presidenta de la AEP, la doctora María José Mellado, coincide en que los colegios deben de mantenerse abiertos y que en la primera ola de la enfermedad en España, su apertura sólo contribuyó un 4% a la pandemia.

En septiembre, España habilitó las clases presenciales en forma escalonada, en medio de restricciones y toques de queda en algunas comunas para evitar nuevos rebrotes ante la segunda oleada de Covid-19.

Menos consultas, pero más graves

Otro de los temas en los que los especialistas hicieron foco es que durante el confinamiento español disminuyeron hasta un 84% las urgencias pediátricas, pero aumentó un 66% la gravedad de las patologías. Otra investigación indica que la tasa de visitas a urgencias pediátricas, que requirieron ingreso hospitalario aumentó al 11%, siendo de un 6% antes de la pandemia. "Estos datos ponen de manifiesto la demora en el tratamiento de patologías graves y un aumento en la morbilidad de procesos urgentes habituales", explicó Ruiz Canela.

Es por eso que desde ese Congreso, en el que participan más de 4000 profesionales hispanohablantes, se quiere poner acento en que los niños han sido invisibilizados durante la pandemia.

Si volvemos a retrasar diagnósticos y el seguimiento de algunas enfermedades por estar centrados sólo en la patología grave y aguda, podría empeorar la salud de nuestros niños y adolescentesJosefa Rivera, especialista de la Asociación Española de Pediatría

"Que el Covid-19 haya afectado menos directamente a la población pediátrica no significa que no esté sufriendo sus consecuencias", aseguró Josefa Rivera, presidente del Comité de Congresos Científicos de la AEP. Y recalcó: "Es más, corremos el riesgo de visibilizar poco al paciente pediátrico. Si volvemos a retrasar diagnósticos y el seguimiento de algunas enfermedades por estar centrados sólo en la patología grave y aguda podría empeorar la salud de nuestros niños y adolescentes".

Por otra parte, Ruiz Canela hizo referencia a lo ocurrido en el invierno de los países del hemisferio Sur, y desde una visión positiva dijo: "Se espera que este invierno las patologías infecciosas que se transmiten por contacto disminuyan hasta en un 80% por las medidas higiénicas". Así es como desde el Congreso alientan que se refuercen y continúen las campañas para el uso de barbijos, alcohol, así como el distanciamiento social.