Coronavirus: se negó a cerrar su peluquería por la cuarentena y terminó presa

LA NACION

Pese a la orden de cuarentena y cierre, el Salon la Mode en Texas permaneció abierto

Una peluquería texana se negó a cerrar durante el aislamiento obligatorio dictado por el gobierno estadounidense a raíz del coronavirus y su dueña fue encarcelada.

.

Shelly Luther, propietaria del Salon la Mode en Dallas, rechazó una buena oferta del juez asignado a su caso, que le propuso excepturarla de ir a prisión si mostraba arrepentimiento por haber infringido la cuarentena.

Durante el juicio, el magistrado la trató de egoísta por no respetar las normas para evitar la propagación de la enfermedad y ella le respondió: "Alimentar a mis hijos no es egoísta. Tengo estilistas que pasan hambre porque prefieren alimentar a sus hijos".

"Entonces, señor, si cree que la ley es más importante que alimentar a los niños, entonces continúe con su decisión, pero no voy a cerrar el salón", agregó desafiante.

Luego de esa dura respuesta, finalmente el juez la sentenció a siete días de prisión, la misma cantidad de jornadas que ella continuó operando el salón a pesar de las órdenes de cierre establecidas, según informó el diario Dallas Morning News.

Según los informes, se le dijo a Luther que cerrara su salón el 22 de marzo, pero luego volvió a abrir para comerciar el 24 de abril a pesar de las órdenes de quedarse en casa. Sus abogados argumentaron que ella había estado operando el salón dentro de los protocolos de seguridad y que solo había traído un puñado de empleados, mientras que normalmente tenía 19 estilistas.

Ella argumentó que a los clientes también se les ofreció desinfectante de manos y tuvieron que esperar afuera hasta que su estilista estuviera listo, y que las estaciones se mantuvieron a seis pies de distancia entre ellas.