Coronavirus: murió Matías Conte, cantante de Las Sabrosas Zarigüellas y La Descarga

·3  min de lectura
A causa de complicaciones derivadas del coronavirus, murió el cantante Matías Conte
INAMU

El cantante Matías Conte, conocido en la década del noventa por su participación en el grupo Las Sabrosas Zarigüellas y como líder, durante la última década, de La Descarga, murió hoy por complicaciones derivadas de un contagio de Covid-19. Tenía 47 años.

Así lo comunicó el Instituto Nacional de la Música en sus redes sociales: “Lamentamos el fallecimiento del músico Matías Conte. Fue cantante y compositor, lideró Las Sabrosas Zarigüellas y La Descarga. Falleció a los 47 años a causa del Covid-19. Enviamos nuestras condolencias a sus familiares y amigos en este difícil momento”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Promediaba la década del noventa y en las radios sonaba “El muerto se fue de rumba”, en la versión que Las Sabrosas Zarigüellas imponían como un hit veraniego. La música latina, la salsera, tenía por esos años a un gran representante local en aquella banda integrada por Pablo Salzman, Sebastián Fucci, Nahuel Conte y con la voz de Matías como signo distintivo.

No había muchas variantes posibles para el camino que Conte había elegido para comunicarse con los demás. El último año, durante una charla telefónica con Beto César, para el programa Radio Gaga, que conduce el humorista, confesaba que, a los 12 años, mientras que muchos de sus amigos escuchaban música en inglés él buscaba otra cosa, que encontró en un disco de Rubén Blades. Luego se topó en la escena local a músicos como Horacio Fontova y Rubén Rada. “Desde los 15 años me dedico a esto”, decía.

Pocos años después se convertía en el cantante de Las Sabrosas Zarigüellas, que además de “El muerto se fue de rumba” aportó temas como “No se va”, alineado con la estética Miami Sound Machine. Claro que también la banda marcaba la diferencia con otras apuestas, como versiones de temas de Litto Nebbia (”Solo se trata de vivir”) y poesía de Mario Benedetti musicalizada (”Las palabras”). La banda grabó tres discos hasta el final de esa década (Las Sabrosas Zarigüellas, Las Palabras y Páginas de Bar). Y luego de varios años de inactividad, en 2011 se reagrupó y publicó su cuarta producción, Vida.

Con la llegada del nuevo siglo, una vez que Matías tomó distancia de la banda se convirtió en papá y durante la última década se dedicó a un proyecto que también estaba enrolado en la producción de música latina local: La Descarga. Desde el comienzo de la pandemia hizo algunos shows vía streaming con La Descarga (un grupo numeroso, de 12 integrantes) y también como cantautor.

Fueron muchas las personas a las que tocó la partida de Matías Conte. Así lo despidió la dramaturga Florencia Aroldi: “Todo lo que aprendí de música lo aprendí de vos. Fuiste mi primer amor, mi primer novio. El que me cantaba esas canciones de amor. El que se diferenciaba de los demás por rebeldía, inteligencia y respeto. Tengo tantos recuerdos lindos. Tenías mi edad. Eras brillante. Te llevó el maldito covid. Estoy rota. Ojalá exista el más allá y sigas componiendo y cantando y riendo... No lo quiero creer, gracias por todo lo que me enseñaste a cuestionarme que todavía sigo tratando de entender. Gracias, Matías. Una de las canciones que me escribiste a mis 15 y a tus 15 decía algo así: ‘Tu cuerpo adolescente se impregnó de mujer, no quiero yo perderte quiero verte crecer... No, no, no te voy a olvidar’. Y yo tampoco, Mati, ni en mi propia muerte”.