Coronavirus: murió el médico chino que había alertado sobre la enfermedad y no fue escuchado

LA NACION

El médico chino Li Wenliang, que había sido el primero en dar el alerta sobre la difusión del coronavirus pero no fue escuchado, murió contagiado por la enfermedad.

Li, un oftalmólogo de 34 años, había notado en diciembre siete casos de un virus que le recordaba al SARS en el hospital de Wuhan donde trabajaba.

Intentó sin éxito advertir a sus colegas, compartiendo su preocupación por los casos sospechosos, pero las autoridades locales le dieron a entender que debía abandonarlo.

Hace un mes Li contó su historia en un post, esta vez desde el lecho de hospital donde estaba internado tras haberse contagiado.

Su foto con máscara de oxígeno y la cédula de identidad se hizo viral en las redes chinas, porque entretanto se convirtió en un héroe: desafió al poder local por una "noble causa" en favor de la colectividad.

La carta y quedar en la mira policial

"Hola a todos, soy Li Wenliang, un oftalmólogo del Hospital Central de Wuhan", comenzaba diciendo su mensaje.

Se sospechaba que los casos provenían del mercado de pescados y mariscos Huanan, en Wuhan, y los pacientes fueron puestos en cuarentena en su hospital.

El 30 de diciembre, Li le envió un mensaje a sus colegas en un chat, en el que les advirtió del brote y les recomendó usar ropa protectora para evitar contagiarse.

Las autoridades obligaron a Li a decir, en una carta, que había difundido "comentarios falsos"Las autoridades obligaron a Li a decir, en una carta, que había difundido "comentarios falsos"

Li no sabía en aquel entonces era que lo que acababa de identificar era un coronavirus completamente nuevo.

Cuatro días más tarde, recibió una visita de funcionarios de la Oficina de Seguridad Pública, quienes le dijeron que firmase una carta.

En ella, lo acusaban de "hacer comentarios falsos" que habían "perturbado severamente el orden social".

"Le advertimos solemnemente: si sigue siendo terco e impertinente, y continúa con esta actividad ilegal, será llevado ante la Justicia ¿se entiende?".

Debajo, Li escribió: "Sí, entiendo".

Disculpas tardías

Él fue una de ocho personas que la policía dijo que estaban siendo investigadas por "divulgar rumores".

Al final de enero, Li publicó una copia de la misiva en Weibo, explicando lo que pasó.

Entretanto, las autoridades locales le ofrecieron una disculpa. Pero es una disculpa que llegó muy tarde.

En las primeras semanas de enero, las autoridades en Wuhan insistían en que solo aquellos que entraban en contacto con animales infectados podían contraer el virus.

En un principio, a los médicos no se les advirtió que usaran mascarillas o ropa protectoraEn un principio, a los médicos no se les advirtió que usaran mascarillas o ropa protectora

A los médicos no les dieron instrucciones para protegerse.

Y una semana después de que recibiera la visita de la policía, Li tuvo que tratar a una mujer que sufría glaucoma. No sabía que ella había contraído coronavirus.

En el texto que publicó en Weibo, el médico describió cómo el 10 de enero empezó a toser, que al día siguiente tuvo fiebre, y dos días más tarde estaba en el hospital. Sus padres también se enfermaron y fueron trasladados al hospital.

Con información de la agencia ANSA.