El coronavirus es más mortal en Brasil que en la India, y nadie sabe bien por qué

Chris Kay, Andre Romani
·8  min de lectura
Cementerio reservado para las víctimas de la pandemia Covid-19 en el cementerio Nossa Senhora Aparecida en Manaos
Cementerio reservado para las víctimas de la pandemia Covid-19 en el cementerio Nossa Senhora Aparecida en Manaos

RÍO DE JANEIRO.- La India enfrenta un repentino aumento de casos de coronavirus y vuelve a convertirse en el segundo brote más grande del mundo, superando a Brasil, que había tomado la delantera en marzo. Pero detrás de esa sombría carrera estadística surge un enigma epidemiológico: ¿por qué el virus ha sido tanto más devastador en Brasil que en la India?

Si hablamos de la cantidad de contagios, ambos países son equiparables, con el número de casos bien por encima de los 14 millones y los hospitales de San Pablo y Bombay en un colapso de hecho, debido al aumento de las internaciones. Pero lo que desconcierta a los científicos es la gran diferencia en los fallecimientos. Brasil tiene una población de casi 214 millones, y tiene más de 365.000 muertos por Covid-19, más del doble del número de fallecidos que en la India, que tiene una población inmensamente mayor, de casi 1400 millones de habitantes.

En plena emergencia sanitaria, Uruguay refuerza la vacunación en la frontera con Brasil

Aunque las muertes por Covid-19 en la India han empezado a subir y amenazan con empeorar, la astronómica disparidad se mantiene y es emblemática de las diferentes formas que toma la pandemia en cada región del mundo. Los expertos dicen que el fenómeno desde ser estudiado y desentrañado, no solo para contener el actual brote global sino para evitar futuras crisis sanitarias.

Una trabajadora de la salud toma una muestra de hisopado en Bombay
Indranil Mukherjee


Una trabajadora de la salud toma una muestra de hisopado en Bombay (Indranil Mukherjee/)

Los índices de mortalidad en Asia del Sur, que incluye a la India, son sostenidamente más bajos que el promedio mundial, así como los índices en América Latina son sostenidamente más altos. Ante esa evidencia, los virólogos se ven obligados a brindar teorías explicativas de por qué el Covid tiene consecuencias más letales en la franja que va de Brasil a la Argentina.

“Una vez más, es como comparar peras con manzanas”, dice Bhramar Mukherjee, jefe de bioestadística de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan. Por el momento, dice Mukherjee, la India y Brasil “representan un enigma, un misterio epidemiológico digo de las dotes detectivescas de Sherlock Holmes”.

Brasil viene sufriendo oleada tras oleada de la enfermedad, que ha segado la vida de un alarmante número de jóvenes y que la semana pasada provocó un salto récord de 4000 muertes por Covid en un solo día. Por su parte, en los últimos días las muertes por Covid en la India superan los 1000 fallecidos y la semana pasada estaban muy por debajo de esa cifra. Según los datos recopilados por Bloomberg News, en la India el porcentaje de muertes por cantidad de casos confirmados es de 1,2% frente al 2,6% en Brasil.

Hay múltiples factores que podrían explicar esa brecha en la letalidad de la enfermedad, entre otros, la diferencia de la edad promedio de la población, que en la India es de 26 años y en Brasil de 33 años y medio.

Diez razones científicas que sostienen que el coronavirus se contagia por el aire

Además, hace tiempo que los expertos critican las estadísticas de letalidad de la India, especialmente las provenientes de las zonas rurales del interior del país. Según Mukherjee, ya antes de la pandemia, una de cada cinco muertes directamente no era informada a las autoridades. Pero eso no explica por qué la tasa de mortalidad en Brasil es más alta que en las naciones occidentales con poblaciones envejecidas y que también se han visto muy afectadas por la pandemia.

“La tasa de mortalidad en Brasil es todavía más impactante porque la población es mucho más joven que en otros países, como los europeos”, dice Alberto Chebabo, vicepresidente de la Sociedad Brasileña de Enfermedades Infecciosas.

El actual aumento de los índices de contagio y fallecimiento llega en momentos en que ambos países han acelerado el ritmo de la vacunación, después de un inicio más bien lento. La India logró administrar más de 117 millones de dosis de vacunas, en comparación con los casi 33 millones de Brasil, aunque el porcentaje de la población inoculada en Brasil es mayor.

Otras teorías que intentan explicar esa divergencia entre Brasil y la India se centran en las diferencias de entornos y de experiencias con la enfermedad en cada país.

Algunos científicos dicen que la exposición generalizada de la población de la India a toda una serie de enfermedades infectocontagiosas ha contribuido para que sus ciudadanos hayan desarrollado una resiliencia natural contra toda la familia de los coronavirus, a la que pertenece el Covid.

Inmunidad cruzada

Shekhar Mande, director del Consejo de Investigación Científica e Industrial de la India, es uno de los que han analizado esa posibilidad y es coautor de un estudio publicado al respecto. Su investigación reveló una posible correlación entre los países con peor higiene y una mayor resistencia al Covid-19.

“Nuestra hipótesis -y es estrictamente una hipótesis- es que al estar continuamente expuesto a diferentes clases de patógenos, incluyendo virus, el sistema inmunológico de nuestra población no reacciona desmedidamente ante la aparición de cada nueva variante”, dice Mande.

Son muchos los expertos que reconocen que la genética o la inmunidad cruzada estarían jugando un papel, ya que otros países del Asia del Sur, incluidos Bangladesh y Paquistán, también han experimentado muchas menos muertes que Brasil.

Además, 87% de los brasileños viven en áreas urbanas, mientras que más del 65% de los indios viven en zonas rurales, con abundante espacio y ventilación, factores que también podrían incidir, según Mukherjee, de la Universidad de Michigan.

A eso se suma que Brasil es donde se identificó, en diciembre, una de las mutaciones de coronavirus potencialmente más letales, la variante P.1. Los estudios sugieren que tanto esa cepa como las variantes que se observaron por primera vez en Sudáfrica y el Reino Unido son más contagiosas.

Filas para rellenar tanques de oxígeno en Manaos, Amazonas
Filas para rellenar tanques de oxígeno en Manaos, Amazonas


Filas para rellenar tanques de oxígeno en Manaos, Amazonas

“La variante P.1 se ha extendido simultáneamente por muchas ciudades y estados de Brasil, provocando el colapso del sistema de salud, lo que a su vez explica una tasa de mortalidad tan alta”, dice Chebabo, de la Sociedad Brasileña de Enfermedades Infecciosas. Brasil enfrenta en este momento una “tormenta perfecta”, agrega Chebabo, por su falta de un liderazgo político que implemente medidas efectivas, como los cierres y confinamientos.

La vertiginosa y sostenida propagación de la variante en Brasil tampoco permitió que el sistema de salud de Brasil tenga un mínimo de respiro, a diferencia de la pausa que hubo en la India en los últimos meses de 2020, que dio tiempo a que se recuperaran los hospitales y los trabajadores de la primera línea de contagio.

Fosas en el cementerio de Vila Formosa, en San Pablo
MIGUEL SCHINCARIOL


Fosas en el cementerio de Vila Formosa, en San Pablo (MIGUEL SCHINCARIOL/)

“En más de un sentido, estamos mucho mejor preparados para manejar esta segunda ola”, doce Suneeta Reddy, directora general de Apollo Hospitals Enterprises Ltd. “Incorporamos y aprendimos los protocolos clínicos para tratar el Covid, y ahora podemos usar nuestros recursos y camas de manera mucho más eficiente”.

Secuenciación genómica

Tal vez ahora la India enfrente un aumento de casos empujado por las cepas mutantes que sea peor que la primera ola, aunque es difícil de decir, dado que la nación asiática apenas ha realizado la secuenciación genómica de menos del 1% de sus muestras positivas de Covid.

India está estudiando la nueva variante del virus, pero por ahora no está claro si es la responsable de la ola actual de infecciones de covid-19, dice Aparna Mukherjee, científica del Consejo Indio de Investigación Médica.

La propagación desenfrenada y al aumento de las tasas de mortalidad en ambos países, Brasil y la India, también ha sido atribuida a la mala gestión y a la fatiga pandémica. El presidente brasileño Jair Bolsonaro se ha opuesto durante mucho tiempo a las restricciones, chocando públicamente con los gobiernos locales por las medidas para frenar la pandemia y ridiculizando el uso de barbijo.

En la India, la disminución de casos diarios durante meses desde el primer pico, en septiembre, sumada al levantamiento de las restricciones a las reuniones sociales, hizo que la gente bajara la guardia. Muchos también se volvieron indiferentes a los peligros del Covid después de ver que amigos y familiares con síntomas leves se recuperaban y que los propios políticos ignoraban los protocolos de cuidado.

“Brasil es un absoluto desastre en términos de liderazgo político, y la India se volvió autocomplaciente después de la disminución inicial de casos”, dice Madhukar Pai, titular de investigaciones en epidemiología y salud global de la Universidad McGill en Montreal, Canadá.

Es demasiado pronto para saber si la India seguirá escapando al destino más letal de Brasil. Si bien algunas regiones de la India han impuesto cierres selectivos, actualmente hay procesos electorales en cinco estados, con actos de campaña multitudinarios, a lo que se suma la peregrinación hindú de un mes de duración que arrastra a millones hasta las riberas del Ganges.

Concentración de gente en el río Ganges durante el Kumbh Mela
Karma Sonam


Concentración de gente en el río Ganges durante el Kumbh Mela (Karma Sonam/)

Esos factores amenazan con neutralizar cualquier beneficio derivado de la redoblada campaña de vacunación. Las muertes diarias en la India ya se han más que duplicado -más de 1000 fallecidos por día, la semana pasada-, y en muchas regiones los crematorios funcionan en continuado, apilando cuerpo sobre cuerpo.

“Ambos países la India y Brasil, deben aumentar considerablemente la cobertura de la vacunación y trabajar sin descanso para imponer otras medidas de salud pública”, dijo Pai. “Lo importante es que cada país haga lo que hace falta para frenar la pandemia”.

Bloomberg

Traducción de Jaime Arrambide