Coronavirus: en medio de polémicas, Italia comienza a reabrirse desde el lunes

Elisabetta Piqué
·6  min de lectura
La gente se reúne frente al Palacio de Montecitori para participar en una protesta contra la obligación de vacunarse contra el coronavirus, en Roma
Cecilia Fabiano

ROMA.- El próximo domingo, 25 de abril, se celebra en Italia el día de la liberación del nazi-fascismo, fecha patria muy emblemática. Pero este año la verdadera liberación para los italianos será al día siguiente, el lunes 26 de abril. Después de meses de cierres y restricciones debido a la pandemia, aunque con limitaciones y protocolos varios, ese día los italianos podrán volver a sentarse a comer o cenar en restaurantes –hasta ahora solo abiertos para take-away, ahora permitidos solo al aire libre-, cines, museos, fútbol y varias otras actividades.

Según un nuevo decreto aprobado ayer sin el voto de la derechista Liga, en medio de peleas y polémicas, por el gobierno del prestigioso economista y expresidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, la reapertura solo se dará en las denominadas zonas amarillas, es decir, las de menor riesgo de contagio.

La India: la debacle que la llevó a romper el récord mundial de casos de coronavirus en un día

Para frenar una tercera ola que aún no concluyó y que hizo trepar el saldo de muertos por coronavirus a 117.997, desde el 15 de marzo pasado Italia se encuentra en un semi-lockdown que implicó nuevos cierres y solamente zonas rojas y naranjas en toda la península.

Aunque esto determinó una reducción de la curva de contagio que para los expertos aún no es suficiente (en 24 horas ayer se registraron 13.844 nuevos casos), presionado por revueltas de comerciantes, así como por la Liga de Matteo Salvini, que forma parte de su ejecutivo, Draghi finalmente decidió comenzar a aflojar las restricciones a partir del lunes próximo.

Protestas frente al Palacio de Montecitori contra la obligación de vacunarse contra el coronavirus, en Roma, el 21 de abril 2021.
Cecilia Fabiano


Protestas frente al Palacio de Montecitori contra la obligación de vacunarse contra el coronavirus, en Roma, el 21 de abril 2021. (Cecilia Fabiano/)

Según el nuevo decreto, que prolonga el estado de emergencia hasta el 31 de julio y que se da en plena campaña de vacunación (que solo alcanzó a poco más del 10% de la población), a partir del lunes 26 de abril en las zonas amarillas los italianos podrán volver a sentarse a una mesa de restaurante o bar para almorzar y cenar, pero solamente al aire libre.

En una mesa podrán estar solo cuatro personas (más, si son convivientes), que sólo podrán quitarse el barbijo a la hora de la llegada del plato. Aunque esta reapertura representó alivio para una de las categorías más castigadas por las cuarentenas, la de los gastronómicos, también causó polémicas porque más de la mitad de los restaurantes y cafés del país no tiene espacios externos. De hecho, muchas ciudades ya decidieron que los restaurantes que sólo tienen salas internas puedan colocar algunas mesas en espacios públicos como plazas.

La reapertura de los restaurantes también para cenar –aunque al aire libre- causó también una virtual ofensiva de varias regiones y partidos, entre los cuales la Liga de Salvini, para reclamar no sólo que también se pueda comer adentro, sino también la extensión hasta las 23 del actual toque de queda de 22 a 5, en vigor desde octubre del año pasado. Pero Draghi no quiso saber nada, el toque de queda seguirá hasta las 22 hasta el 31 de julio y la Liga, irritada, decidió abstenerse a la hora de votar la nueva disposición. Esto reflejó un primer quiebre en el gobierno de unidad nacional que formó Draghi para capear una de las peores crisis de la historia reciente y acusaciones a Salvini de “irresponsable” y “veleta”, porque el viernes pasado había dado su consenso a las nuevas medidas.

Día de la Tierra: las emisiones de carbono se recuperan de la pausa verde de la pandemia

Según el nuevo decreto, que sobre todo sirvió para darle una hoja de ruta a una población psicológica y económicamente extenuada por el coronavirus, en las zonas de bajo riesgo (amarillas) a partir del 1 de junio sí podrán reabrirse las salas interiores de bares, restaurantes y cafeterías, aunque solo hasta las 18. Después de esa hora, todo el mundo deberá estar afuera, al aire libre.

Siempre en las zonas amarillas, a partir del 15 de mayo podrán reabrir los shopping centers también los fines de semana, donde por supuesto habrá cupos y deberá utilizarse barbijo y medidas de distanciamiento social. Ese día también se reabrirán piletas al aire libre y balnearios.

Mujeres cruzan en bicicleta el puente de Sant'Angelo el 7 de abril de 2021 en Roma. Con sus siete colinas históricas, tránsito alocado, adoquines y carreteras notoriamente desmoronadas, Roma nunca ha sido la ciudad ideal para ciclistas, pero con la pandemia de coronavirus, las cosas están cambiando.
TIZIANA FABI


Mujeres cruzan en bicicleta el puente de Sant'Angelo el 7 de abril de 2021 en Roma. Con sus siete colinas históricas, tránsito alocado, adoquines y carreteras notoriamente desmoronadas, Roma nunca ha sido la ciudad ideal para ciclistas, pero con la pandemia de coronavirus, las cosas están cambiando. (TIZIANA FABI/)

Aunque el viernes pasado, para dar una señal importante de que la educación es una prioridad, Draghi había anunciado que a partir del lunes la escuela secundaria iba a volver a ser presencial al 100% en las regiones amarillas y naranjas, finalmente debió dar marcha atrás. Tanto rectores de institutos, como dirigentes y sindicatos se rebelaron a tal decisión porque en la mayoría de los casos aún no se resolvieron temas tan cruciales como el de los transportes –que no fueron potenciados-, como el de los espacios de las aulas. Así las cosas, a partir del lunes sólo volverán a ir al colegio presencial 7 estudiantes secundarios de cada 10. Se trata de una fuerte desilusión para los alumnos más grandes, a quienes les queda sólo un mes y pico de clase para terminar un año lectivo marcado por la detestada “dad” (didáctica a distancia).

Pero un consuelo es que, a partir del lunes, los adolescentes podrán volver a juntarse para jugar a fútbol cinco, básquet y demás deportes de contacto, algo vedado desde hace meses. Lo que seguirá prohibido es ducharse en los vestuarios después del partido.

EE.UU. promete bajar a la mitad su emisión de gases del efecto invernadero para 2030

Otra bocanada de oxígeno será la reapertura de museos, cines, teatros y demás espacios culturales y para conciertos a partir del lunes que viene, siempre en zonas amarillas. De este color pasarán a ser 13 de las 20 regiones de Italia, aunque eso se sabrá el viernes de acuerdo a la situación epidemiológica. Por supuesto que para ir a museos, cines o teatros habrá que reservar entrada, usar barbijos, mantener distancias y la capacidad de las salas será limitada.

Según el cronograma, que podría cambiar de acuerdo a los números del contagio, a partir del 1 de junio en las zonas amarillas también podrá volver a haber público en canchas, estadios y demás eventos deportivos, aunque también limitado y con protocolos estrictos.

Un trabajador sanitario administra una dosis de la vacuna COVID-19 a un anciano, en las instalaciones del Hospital Militar Baggio de Milán, Italia, el 4 de marzo de 2021
Claudio Furlan


Un trabajador sanitario administra una dosis de la vacuna COVID-19 a un anciano, en las instalaciones del Hospital Militar Baggio de Milán, Italia, el 4 de marzo de 2021 (Claudio Furlan/)

Otra novedad es que, si bien desde el lunes estará permitido desplazarse de una región amarilla a las del mismo color, para poder ir a una roja o naranja por cuestiones de turismo o para visitar parientes, será necesario tener un “green pass”, salvoconducto que también servirá para asistir a eventos con más de 1000 personas al aire libre. ¿Cómo obtener esta tarjeta verde, anticipo de una certificación similar de tipo europeo que deberá llegar en junio? De tres formas: después de una vacunación completa; con un certificado que indique que se superó la enfermedad de Covid, o con un hisopado negativo.

En este virtual ensayo general hacia un retorno a la normalidad que pasa por el respeto a las reglas, las visitas a parientes y amigos seguirán siendo limitadas: no más de una por día, aunque esta vez con cuatro personas en lugar de un máximo de dos. Las fiestas seguirán estando totalmente vedadas.