Coronavirus: en medio de las dudas, AstraZeneca rebaja en tres puntos la eficacia de su vacuna

·3  min de lectura
El laboratorio confirmó que el nivel de protección que alcanza la droga que desarrolló junto a la Universidad de Oxford es de 76 por ciento
El laboratorio confirmó que el nivel de protección que alcanza la droga que desarrolló junto a la Universidad de Oxford es de 76 por ciento

WASHINGTON.- En días en que se encuentra en la mira del mundo por varias razones, ayer la compañía AstraZeneca dio una pequeña marcha atrás respecto de la protección de su vacuna contra el coronavirus y anunció que no cuenta con un 79 por ciento de eficacia sino con un 76 contra las formas sintomáticas de la enfermedad.

Tras actualizar los datos de un ensayo clínico realizado en Estados Unidos, Perú y Chile, el laboratorio anglo-sueco emitió un comunicado en el que rebajó en tres puntos su efectividad frente al Covid-19, al tiempo que es acusado por la Unión Europea de no cumplir con los plazos de entrega de las dosis y mientras varios gobiernos dudan sobre su idoneidad en pacientes de más de 65 años.

Revuelo en Italia por el hallazgo de 29 millones de vacunas de AstraZeneca ocultas en un depósito

El laboratorio indicó igualmente que la eficacia de su vacuna era del 100% para prevenir los casos graves de Covid-19, una cifra similar a la anunciada previamente. AstraZeneca se había comprometido el martes a proporcionar en 48 horas cifras recientes al regulador estadounidense que supervisa estos estudios clínicos, quien había criticado los datos potencialmente “desactualizados” sobre su vacuna, anunciada previamente con una eficacia del 79% para prevenir los casos sintomáticos.

Utilizada por numerosos países, como en la Argentina (país al que llegaron dosis desarrolladas en la India y donde se desarrolla parte del proceso de producción latinoamericano), la droga desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford no fue aún aprobada en Estados Unidos, donde las autoridades pidieron más datos luego de que el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, que supervisa los ensayos clínicos de vacunas en Estados Unidos, expresara su “preocupación” respecto al hecho de que el laboratorio hubiera podido utilizar informaciones desactualizadas en sus ensayos.

Una dosis de la vacuna
AFP


Una dosis de la vacuna (AFP /)

Eso podría, según el instituto, derivar en una “estimación incompleta de la eficacia” de la vacuna, que EE.UU quiere adquirir para avanzar en la campaña y detener el avance del brote en el territorio, el más afectado por la pandemia.

Este mes fueron varios los gobiernos, de Alemania, Italia y Holanda, entre otros, que suspendieron la utilización de la vacuna de AstraZeneca por temor a que provocara coágulos sanguíneos, luego de que se registraran algunos pocos casos, incluso mortales. Sin embargo, la semana pasada la Agencia Europea de Medicamentos consideró la vacuna “segura y eficaz” y su utilización se retomó en algunos países.

A principios de semana la empresa había asegurado que ensayos en más de 32.000 personas en Estados Unidos habían mostrado que la vacuna era eficaz en 79% para prevenir el Covid-19 sintomático y en 100% para evitar las formas severas de la enfermedad y la hospitalización. Además había aseverado que no aumentaba el riesgo de coágulos sanguíneos.

¿Sálvese quien pueda? La desigual campaña de vacunación en América del Sur

El rechazo de Maduro

En medio de esta tensión, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo ayer que al país ingresarán solo las vacunas que sean aprobadas por las autoridades e institutos científicos locales, por lo que rechazó las dosis de AstraZeneca que el líder de la oposición y presidente interino, Juan Guaidó, había negociado con el sistema Covax.

En momentos en que aumentan los casos de coronavirus, Maduro señaló: “Solo vendrán las vacunas comprobadas científicamente en Venezuela que son seguras para el pueblo (...) No vamos a traer ninguna vacuna que esté causando estragos en el mundo, no voy a nombrar a ninguna”.

“Venezuela ha autorizado un conjunto de vacunas que son las que van a entrar al país. No va a entrar ninguna vacuna al país (...) que no haya sido autorizada por nuestros institutos científicos y autoridades sanitarias del país”, agregó el mandatario en una transmisión por la televisión estatal.

Antes en el mes la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, había afirmado que el país no autorizaría la vacuna AstraZeneca por “los efectos que tiene sobre los pacientes”.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
Federico Parra


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (Federico Parra/)

Agencias AFP y Reuters