Coronavirus: una medida para reactivar la economía generó un descontrol en Colombia

Daniel Lozano

CÚCUTA, Colombia.- Cientos de miles de colombianos se lanzaron hoy a comprar de forma desenfrenada desde primera hora de la mañana, pulverizando en unas horas las imágenes de un pueblo recogido en sus hogares durante 86 días de cuarentena. Como si se tratara de un ritual colectivo de antes de la pandemia del coronavirus, aquellos tiempos en que las rebajas provocaban aglomeraciones masivas y filas gigantescas. El gran desmadre, según los más críticos.

Una tregua ciudadana al calor del primer día sin IVA decretado por el gobierno deIván Duquepara reactivar la economía ralentizada por el Covid-19. Los cálculos oficiales apuntan a que el consumo de este día será equivalente a entre 3 y 5 días de compras, cerca de 700 millones de dólares para el sector comercio cuando en los días de aislamiento sólo se estaba consumiendo un 20%. Una fiesta para el consumo favorecida además por la relajación de los protocolos en varias capitales.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades del 19 de junio

"Disciplina y autocuidado, es responsabilidad de todos", advirtió temprano el presidente colombiano. "Si realizas compras en este día sin IVA, procura hacerlo de manera virtual. Si decides hacerlo directamente en puntos de venta, respeta la distancia física de dos metros y cumple los protocolos dispuestos para este sector. No bajemos la guardia, si nos relajamos, nos podemos contagiar", precisó la presidencia a través de las redes sociales cuando ya el país había comprobado que ríos humanos colapsaban las zonas de compras en las principales ciudades del país y provocaban la reacción encolerizada de opositores y expertos.

"Hoy hemos vivido la desesperación de un pueblo al que solo le importa aprovechar el día sin IVA, sin temor al Covid-19, sin miedo al contagio. Los colombianos vivimos al día, asfixiados económicamente, y tenemos que aprovechar estos momenticos para ahorrar unos pesitos", resume para LA NACIÓN Leidy Lorena Mogollón, estudiante de 22 años, quien desde muy temprano hizo cola frente a un centro comercial en la fronteriza Cúcuta. "Logré comprar en cuatro horas el televisor que quería para mi tía y también comprobé cómo nadie ha cumplido con el distanciamiento social", añade Mogollón.

Coronavirus: como en Villa Azul, polémica en Colombia por el cierre de ciudades y barrios

A media mañana vídeos y fotografías actuaban como notarios en las redes sociales y disparaban la alarma social. "Covid Friday", ironizaron algunos al hacerse públicas situaciones tan parecidas a las del último Black Friday.

Sin sentido

"La decisión gubernamental no tiene sentido económico (distorsiona precios), sentido social (contradice meses de pedagogía de cuidado) ni epidemiológico (provoca concentraciones en sitios cerrados)", levantó su voz Claudia López, alcaldesa de Bogotá, quien esta semana protestó ante el gobierno porque todavía no han entregado a la la capital los respirladores prometidos para las unidades de cuidados intensivos. "Todo el esfuerzo de comercios y centros comerciales (hicieron pilotos seguros desde el 8 de julio son aglomeraciones) echado al traste", concluyó.

"No salgan a comprar por favor, los padres valen más que un televisor importado. No dejen ir a los niños y niñas al colegio en agosto. El gobierno está llevando a la sociedad a la enfermedad y a la muerte", criticó con dureza el líder opositor Gustavo Petro, que centró su discurso en señalar la supuesta alianza entre el gobierno y los grandes comerciantes y empresarios.

Más moderado, el dirigente verde Antonio Navarro Wolf aplaudió el primero de los tres días sin IVA porque "cumple una función anticíclica correcta y reactiva la demanda". Eso sí, sus dudas son las mismas: "Con el desorden que se ha visto hoy, activa los contagios por el Covid".

"El problema epidemiológico del día sin IVA es que multiplica las probabilidades de eventos que incumplen con las tres C, que sabemos que hay que evitar para minimizar (super) contagios: eventos concurridos con contacto cercano en espacios cerrados", sentenció el analista Jorge Galindo.

La aglomeración en centros comerciales superó las expectativas y provocó incluso el cierre de tiendas en Cali. Las últimas estadísticas gubernamentales arrojan más de 60.000 contagios por coronavirus y 1950 muertes, 86 de ellas ocurridas ayer jueves.