Coronavirus: Mauricio Macri y Elisa Carrió denunciaron "atropellos institucionales"

José María Costa

El expresidente Mauricio Macri y la diputada Elisa Carrió denunciaron hoy "atropellos institucionales" cometidos por el Gobierno en el marco de la pandemia por coronavirus. En una serie de mensajes publicados en sus redes sociales, dijeron que "ninguna pandemia era excusa para suspender la República".

"Estuve hablando largo y tendido con Lilita, con el afecto y el cariño de siempre. Hablamos del momento que vive nuestro país y compartimos nuestra preocupación por los atropellos institucionales que estamos viendo", indicó Macri, en medio de la expropiación de la cerealera Vicentin.

"También coincidimos en la importancia de consolidar Juntos por el Cambio y ampliarlo a todos aquellos que comparten nuestros valores de libertad y trabajo para todos los argentinos", agregó el exmandatario.

En el mismo sentido se expresó Carrió. "Tuve una larga y linda charla con Mauricio Macri, fue con mucho respeto, sinceridad y el afecto de siempre. Compartimos nuestra visión sobre el difícil momento que atraviesa nuestro país", dijo.

"Le expresé que ninguna pandemia era excusa para suspender la República. Ambos coincidimos en sostener y poner en valor la unidad de Juntos por el Cambio, y que teníamos el gran desafío de construir con la mayor cantidad de argentinos que defienden nuestros valores y principios", agregó.

Vicentin, la AFI y la "persecución político/judicial"

Desde el entorno de Macri brindaron detalles a LA NACION de la charla, que duró más de una hora. "Ellos vienen hablando ya. La de hoy fue otra de las conversaciones, pero fue larga. Duró una hora y pico. Fue larga y tendida, como dice el mensaje. Larga por el tiempo y tendida por los temas que abordaron", dijeron.

"Hablaron de todos los temas que tiene la agenda hoy. De las denuncias de espionaje de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), del tema de la persecución político/judicial que se nota en los últimos días en contra del expresidente...", agregaron desde el entorno del exmandatario, y dijeron: "Es lo que estamos viendo. Uno mira un poquito lo que está haciendo Cristina Kirchner, que sacó tres videos en contra de Macri la última semana, las escuchas ilegales...".

Lo que perciben es que la vicepresidenta esta "queriendo engordar un embate judicial". "Por otro lado, Macri está súper tranquilo por esa situación, porque nunca ordenó lo que ellos dicen que él ordeno. Está reapareciendo", indicaron.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades

En tanto, los allegados a Carrió agregaron a este medio que también se abordó el tema de la expropiación de la cerealera Vicentin: "Vienen por la producción y el campo y se van a querer quedar con todo". Luego, recordaron que Carrió se opuso a que uno de los directivos de la cerealera, Nardelli, fuera el candidato a gobernador de Santa Fe por la coalición de Juntos por el Cambio.

La charla telefónica ocurrió después del almuerzo. Macri estaba en la quinta familiar "Los Abrojos", en Los Polvorines y Elisa Carrio estaba en su casa en Exaltación de la Cruz.

El comunicado de Juntos por el Cambio por la cerealera

Juntos por el Cambio emitió esta semana un duro comunicado por la expropiación de Vicentin. "La intervención del Grupo Vicentin, anunciada por el Gobierno Nacional, es ilegal e inconstitucional, desautoriza al Congreso y el Poder Judicial, da un primer paso en el camino para estatizar el mercado agropecuario, repite experiencias anteriores que nos terminaron costando muy caras a los argentinos (como las expropiaciones de YPF y Ciccone) y confirma que las amenazas recientes al final eran compartidas por el resto del frente oficialista", decía el texto.

A la vez, a través de un documento titulado "Firme rechazo al plan de impunidad", decenas de dirigentes, así como también abogados, intelectuales y personalidades de la cultura, cuestionaron en duros términos las acciones del kirchnerismo en el terreno institucional adoptadas en las últimas semanas, que según el texto, están destinadas a "cobrar venganza".

"Abusando del poder que hoy detentan, en los últimos días promovieron falsas denuncias, operaciones judiciales y mediáticas en medios militantes afines, con el objetivo de calumniar, injuriar y hostigar a quienes oportunamente los denunciaron o aportaron pruebas en las causas de corrupción y lavado de activos que los involucran", indicó el documento.

En el último mes, la interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Cristina Caamaño formuló dos denuncias penales contra la conducción anterior de ese organismo, por presuntos actos de espionaje ilegal contra dirigentes políticos, periodistas y jueces. El comunicado en repudió a esas denuncias y las consideró "falsas".

"Se pretende así cobrar venganza de quienes los llevaron al banquillo de los acusados, y al mismo tiempo sembrar temor, desalentando futuras denuncias e investigaciones de jueces, fiscales, funcionarios, periodistas, o simples ciudadanos", dice el documento.