Coronavirus: los médicos renuevan la esperanza con tratamientos cada vez más confiables

LA NACION

LONDRES.- La doctora Gopi Patel todavía recuerda su sensación de impotencia al ver desbordado de pacientes de coronavirus el hospital neoyorquino Mount Sinai, a fines de marzo pasado. Se sabía poco y nada de cómo tratar la enfermedad, y los estudios médicos no siempre eran confiables. "Me sentía totalmente impotente", dice Patel.

Mucho ha cambiado en los seis meses transcurridos desde que el coronavirus empezó a barrer el planeta. Ahora los médicos dicen saber lo suficiente para resolver algunos de los problemas más graves que sufren los infectados.

Coronavirus: la OMS advierte que millones de personas podrían morir en una segunda ola

La tasa de mortalidad de los internados con Covid-19 en Nueva York en marzo era del 21%. Actualmente ronda el 10% debido a una combinación de tratamientos más tempranos y mejores, dice el doctor Thomas McGinn, director del Instituto de Investigaciones Médicas Feinstein.

A no confundirse: el mundo sigue siendo presa de un virus que arrasa. Y se espera que en los próximos días alcance dos hitos nefastos: 10 millones de casos, 500.000 muertos.

Si bien el conocimiento del virus ha avanzado, los médicos dicen que la mejor manera de sobrevivir a la pandemia, para empezar, es no contagiarse, mediante una buena higiene personal, tapabocas y pocas interacciones grupales.

El doctor Ramanathan Venkitswaran, director médico de Aster Hospitals, en los Emiratos Árabes Unidos, dice que el coronavirus probablemente tenga consecuencias permanentes en la medicina y la sociedad en general "sobre cuestiones básicas como el distanciamiento social, el uso de tapabocas y el lavado de manos".

Los médicos dicen que el mayor avance ha sido entender que la enfermedad pone a los pacientes en mayor riesgo de fabricar trombos y tener alteraciones en la coagulación de la sangre. Entre los más recientes hallazgos, los médicos descubrieron que el tipo de sangre del paciente puede influir en la reacción del cuerpo ante el virus.

Coronavirus: Bill Gates dio un duro diagnóstico y evaluó quién merece la vacuna

Muchos hospitales también informaron éxitos con la indicación de "pronar" al paciente, o sea acostarlos boca abajo para aliviar la presión de los pulmones, con la esperanza de no tener que entubarlo con los respiradores, lo que según muchos médicos hacen más mal que bien.

"No teníamos idea de cómo tratar a los pacientes graves después de entubarlos", dice el doctor Satoru Hashimoto, director de la unidad de terapia intensiva de la Facultad de Medicina de la Prefectura de Kioto, Japón. "Los tratábamos como se trata la gripe, pero esos pacientes desarrollaban graves complicaciones renales y digestivas."

En el mismo sentido, algunos de los tratamientos que inicialmente parecían más prometedores resultaron ser nefastos,como el uso de la píldora de hidroxicloroquina contra la malaria. Capturó la atención pública en marzo pasado, cuando Donald Trump , comenzó a promocionarlo.

Los primeros informes mostraron que el medicamento podría tener algún beneficio, y los hospitales, desesperados por encontrar soluciones, comenzaron a dárselo a pacientes críticamente enfermos. Pero los datos posteriores del ensayo contaron una historia diferente, lo que sugiere que el medicamento no es efectivo para el tratamiento o la prevención, e incluso podría causar daño.

Entre las cosas que sí funcionaron, los hospitales dicen que el aumento de testeos y la rapidez de los resultados mejoraron la situación.

Muchos hospitales dicen también tener éxito con el plasma donado por sobrevivientes de Covid-19 para tratar a los pacientes recién contagiados. La sangre de los sobrevivientes suele contener anticuerpos, que son proteínas que fabrica nuestro sistema inmunológico para combatir el virus. Y un componente de la sangre donde se alojan esos anticuerpos, llamado plasma de convaleciente, puede ser inoculado en nuevos enfermos.

El doctor Abdullatif al-Khal, director de enfermedades infectocontagiosas de la Corporación Médica Hamad, en Qatar, y codirector del equipo de respuesta ante la pandemia de ese país, dice haber comprobado la mejoría de varios pacientes que usaron plasma donado en la primera atapa de la enfermedad, antes de que su cuadro desmejorara.

El coronavirus se afianza en países muy poblados y se disparan a casi 10 millones los casos globales

Qatar también está probando un esteroide conocido como dexametasona. Pero Khal dice que prefiere esperar la publicación de los datos clínicos que sustenten un reciente estudio de Gran Bretaña que sugiere que la dexametasona reduce en hasta un tres por ciento la tasa de mortalidad de los pacientes más graves de Covid-19.

Algunos países, como Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos, informaron sobre éxitos con el uso de antirretrovirales contra el VIH, como el lopinavir y el ritonavir. Los ensayos clínicos, sin embargo, sugieren pocos beneficios con el uso de esas drogas.

El remdesivir, un antiviral desarrollado en California por Gilead Sciences, ha demostrado reducir el periodo de internación de los pacientes con Covid-19 en un 30%, pero no ha demostrado aumentar la supervivencia. Gilead ya le cedió la licencia a varios fabricantes de drogas genéricas, que pronto estarán autorizadas a comercializar la medicación en más de 100 países de bajos ingresos.

Aunque es mucho lo que todavía no se sabe de este coronavirus, los hospitales dicen que los mejores resultados de los últimos tiempos son gracias a un hecho crucial: el trabajo en equipo. Muchos médicos hablan de una especie de red informal de intercambio de información.

El doctor Lorenzo Dagna, del Instituto Científico San Raffaele, Milán, organiza videoconferencias con instituciones de Estados Unidos y otros países para compartir experiencias y anécdotas de casos y tratamientos.

Dagna dice que a medida que las instituciones iban subiendo sus experiencias a la web, "muchos empezaron a tomar nota y a probar lo que se hacía en otras partes".

Agencia Reuters

(Traducción de Jaime Arrambide)