Coronavirus: Sin avances, Nación, ciudad y provincia comenzaron a analizar nuevas medidas

·4  min de lectura
El jefe de gabinete, Santiago Cafiero, recibe a su par porteño, Felipe Miguel, para consensuar la etapa que se viene;
Presidencia

Más allá de los roces y las diferencias públicas, la catarata de contagios logró lo que parecía imposible: repetir la postal de unidad entre el gobierno de Alberto Fernández, la provincia y la ciudad de Buenos Aires, que volvieron a reunirse para consensuar medidas de restricción a partir del sábado, cuando venza el DNU vigente. Durante poco más de una hora, el jefe de gabinete Santiago Cafiero repasó en Casa Rosada la situación junto a sus pares porteño, Felipe Miguel, y bonaerense, Carlos Bianco. Y más allá de las diferencias de criterio, las posiciones parecen acercarse mientras la ocupación de las camas de terapia intensiva y los contagios se reproducen de manera constante en la zona metropolitana.

“Fue una buena reunión de trabajo, donde analizamos todos los indicadores y la situación en general”, coincidieron desde la Casa Rosada y el gobierno porteño. “ Todos coincidimos en que estamos atravesando una situación difícil con muchos casos y una gran exigencia sobre el sistema de salud. También estuvimos de acuerdo en que todos tenemos que trabajar en la importancia del cumplimiento de todas las medidas de prevención”, ampliaron desde la ciudad, criticada por Nación por “no controlar” interiores de espacios públicos como locales gastronómicos o gimnasios. La coincidencia alcanzó también en que la curva de casos “comienza a descender lentamente” y quedó agendada una nueva reunión, con los mismos actores, para el próximo jueves.

Ninguno de los tres protagonistas dejó trascender discusiones subidas de tono o reproches, sobre todo hacia la ciudad, que dejó trascender críticas hacia la provisión de vacunas.

Luego de admitir en un zoom de Juntos por el Cambio que se había quedado “sin vacunas”, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, le bajó ahora el tono a la disputa con la Casa Rosada. Atentos al enojo que la difusión de esa frase causó en el gobierno de Alberto Fernández, en la gestión porteño deslizaron un “bache momentáneo” y prometieron retomar “mañana mismo” el plan de vacunación en la Ciudad de Buenos Aires. Mientras tanto, y a tono con la opinión de su ministro de Salud, Daniel Gollán, Bianco había elogiado el plan de vacunación y reiterado en conferencia de prensa que “hay que ir a una etapa de menor circulación” como modo de contener la expansión del virus.

Restricciones por el coronavirus en la Ciudad: las nuevas medidas que estudia el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta

“Lo que dijo Horacio fue que ayer y hoy estábamos sin dosis, y que mañana (por el miércoles) empezaremos a dar la segunda dosis de Sinopharm que prometieron entregarnos hoy”, afirmaron a LA NACION cerca del jefe de gobierno porteño. Las únicas inmunizaciones que se vienen dando en estos días en la ciudad son las que administra PAMI, y que motivaron un contrapunto la semana pasada entre la ciudad y la directora de ese organismo, Luana Volnovich.

El jefe de gabinete, Santiago Cafiero, junto a sus pares Felipe Miguel (ciudad de Buenos Aires) y Carlos Bianco (provincia de Buenos Aires)
El jefe de gabinete, Santiago Cafiero, junto a sus pares Felipe Miguel (ciudad de Buenos Aires) y Carlos Bianco (provincia de Buenos Aires)


El jefe de gabinete, Santiago Cafiero, junto a sus pares Felipe Miguel (ciudad de Buenos Aires) y Carlos Bianco (provincia de Buenos Aires)

Lo cierto es que la frase de Rodríguez Larreta, que surge de su informe a la cúpula de Juntos por el Cambio, despertó el enojo del Gobierno. “Las vacunas no se piden por los medios, están mal acostumbrados”, afirmaron cerca del Presidente. Recordaron, además, que la ministra de Salud, Carla Vizzotti, se comunicó con su par Fernán Quirós y le hizo saber que “no hay ni un pedido ni un mail ni un aviso de CABA a ningún área de Nación planteando una supuesta falta de vacunas” y que “llamativamente se olvidaron de hacer las cosas como se hacen siempre”.

Con altas dosis de ironía, otro funcionario nacional dijo que “Formosa también se quedó sin vacunas porque tiene un ritmo más alto de vacunación” y pidió a la ciudad “no poner más palos en la rueda”.

Restricciones

De todos modos, de uno y otro lado, se mostraron proclives a la negociación y a explorar “consensos” en torno a las restricciones que vienen. “Alberto va a convocar a todos los gobernadores. A todos”, enfatizaron cerca del Presidente. “Siempre vamos a estar dispuestos al diálogo”, dijo Miguel a LA NACION antes de confirmarse el encuentro con Cafiero, que empezó a despejar las incógnitas sobre el alcance de las nuevas limitaciones a la circulación y actividades que contendrá el DNU presidencial a partir del próximo sábado.